Sección NFL | Más Deporte | Diario AS

    Devin Hester y Matt Forte volverán a ser Bears

    Devin Hester y Matt Forte volverán a ser Bears


    Es muy difícil encontrar en el mundo deportivo actual a grandes jugadores que hagan toda su carrera en el mismo equipo. La naturaleza del negocio lo impide. Más allá de algunos privilegiados, lo normal para todos es que, a pesar de haber sido...

    Es muy difícil encontrar en el mundo deportivo actual a grandes jugadores que hagan toda su carrera en el mismo equipo. La naturaleza del negocio lo impide. Más allá de algunos privilegiados, lo normal para todos es que, a pesar de haber sido legendarios, llegue un momento en que sean caros, no entren en los planes futuros del equipo, sean sustituidos por jóvenes hambrientos (y baratos) o, sencillamente, el amor se rompa y todo el mundo quiera explorar destinos diferentes. Es por eso que tiene sentido, al menos estético, esa tradición de las franquicias norteamericanas de hacer contratos de un sólo día para que se retiren con el equipo aquellos que lo hicieron grande.

    Es el caso de leyendas de los Chicago Bears. Matt Forte y Devin Hester han anunciado este año que se retiran definitivamente de la NFL y, aunque llevaban algunas temporadas alejados de la franquicia en la que brillaron, firmarán contratos de un día para que su retirada sea donde debe. que sean Bears en el último instante.

    La afición lo agradecerá. Porque se trata de dos tipos que hicieron su parte en el campo, y de qué manera, pero, además, se ganaron el corazón de Chicago con una actitud profesional y de liderazgo que no admite dudas.

    Devin Hester fue seleccionado en el draft 2006 en la segunda ronda. Aquel año fue mágico para él y para el equipo. Los Chicago Bears jugaron la Super Bowl XLI frente a los Indianapolis Colts y la perdieron. Una de las grandes historias del año fue este tremendo rookie que se pasó la temporada consiguiendo retornos increíbles. Tanto como para sumar tres touchdowns desde punt y dos desde kickoff. Es más, la Super Bowl XLI se abrió con un retorno de kickoff del propio Hester que ponía a su equipo 7-0 en el marcador.

    Ocho años estuvo Hester en los Bears, donde intentaron reconvertirle en receptor para sacar más jugo a sus evidentes habilidades como retornador. Tras dejar el equipo en 2014 jugó también para los Atlanta Falcons y los Baltimore Ravens.

    Matt Forte también fue una segunda ronda, pero del año 2008. Como rookie sumó 1238 yardas y ocho touchdowns y desde ese mismo momento quedó claro que iba a ser uno de los jugadores más importantes de la plantilla para las siguientes temporadas. Lo fue. Y, es más, llegó a convertirse en la cara de la franquicia, en el gran favorito de la grada.

    Tras estar ocho campañas con sus Bears firmó con los New York Jets donde ha estado en sus dos últimas temporadas en la NFL. Deja la liga con 9796 yardas terrestres recorridas y 4672 yardas aéreas, amén de habiendo anotado 75 touchdowns.

    Devin Hester y Matt Forte. Dos Bears de pata negra. Que se retiren en Chicago es de justicia. Bien por ellos, bien por la franquicia y bien por los aficionados que, sin duda, aplaudirán a rabiar esta decisión.

    Diario de As América #596: Massachussets, Jesús

    Diario de As América #596: Massachussets, Jesús


    La concordancia de grandes equipos en la ciudad de Boston en esta época es francamente llamativa. Y sorprendente. Los Patriots, Celtics, Red Sox y Bruins están, en mayor o menor medida, peleando por el título de la NFL, NBA, MLB y NHL. No deja de ser...

    La concordancia de grandes equipos en la ciudad de Boston en esta época es francamente llamativa. Y sorprendente. Los Patriots, Celtics, Red Sox y Bruins están, en mayor o menor medida, peleando por el título de la NFL, NBA, MLB y NHL. No deja de ser una gozosa coincidencia para los seguidores del deporte de una ciudad esencial para entender la cultura deportiva norteamericana ¿Aparece en el horizonte algo parecido para Los Angeles? Sí, así lo creo. Charlo con Sergio Andrés y Manuel de la Torre acerca del tremendo partido que ganan los Jazz ayer en Oklahoma City, de la peligrosísima imagen que dejan los Cavalaeirs en su victoria ante los Pacers y sobre que esta noche se juega el partido más importante de la historia baloncestística reciente en Nueva Orleans, un Pelicans-Blazers capaz de cambiar cursos de franquicias enteras.

    Le'Veon Bell cumple su amenaza y no se entrena con los Steelers

    Le'Veon Bell cumple su amenaza y no se entrena con los Steelers


    Le'Veon Bell no se ha presentado a los entrenamientos voluntarios de los Pittsburgh Steelers que se están celebrando esta semana. El running back se está ejercitando por su cuenta en el estado de Florida y no tiene ninguna intención de unirse a la...

    Le'Veon Bell no se ha presentado a los entrenamientos voluntarios de los Pittsburgh Steelers que se están celebrando esta semana. El running back se está ejercitando por su cuenta en el estado de Florida y no tiene ninguna intención de unirse a la disciplina del equipo. Tal y como ya había anunciado, por otra parte.

    De hecho, Le'Veon Bell no va a pasar por las instalaciones de los Steelers porque no quiere firmar su contrato "franquicia" y, por lo tanto, en puridad no tiene relación laboral con el equipo en estos precisos momentos.

    Los Pittsburgh Steelers tienen hasta el próximo 16 de julio, viva la Virgen del Carmen, para tratar de llegar a un acuerdo con Bell para las próximas temporadas. Hasta entonces, lo que hay sobre la mesa es el contrato "franquicia", que quieren aplicar por segunda temporada consecutiva al corredor.

    Bell firmaría, de no llegar a otro acuerdo más estable y a largo plazo, esa oferta y le haría cobrar 14,5 millones de dólares, el running back mejor pagado de la liga con enorme diferencia. Sin embargo, quiere más. No por año, porque es imposible, sino asegurar entre tres y cuatro temporadas a un precio algo menor pero similar. El mercado de running backs no paga eso, ni siquiera al que es considerado uno de los mejores.

    La estrategia del jugador va a ser similar a la del año pasado. En 2016 también rechazó lo que los Steelers le ofrecían y jugó bajo la etiqueta de jugador franquicia, por 12 millones de dólares. Eso le permitió no presentarse con el equipo hasta la primera semana de septiembre, apurando al máximo los plazos.

    El estar ausente de todos los programas de entrenamiento de primavera y veraniegos no le impidió presentar unos imponentes números finales: 1291 yardas de carrera y 655 yardas de recepción con 11 touchdowns totales.

    Y en esas mismas está en la presente temporada. Si para el 16 de julio, viva la Virgen del Carmen, no ha firmado un contrato multianual, aguantará hasta la semana antes de que comiencen los partidos de la liga regular 2018, firmará sus 14,5 millones de dólares, jugará para los Pittsburgh Steelers y en marzo de 2019 será libre por completo, porque lo que es seguro es que no va a recibir un tercer contrato franquicia que le pagase 18 millones de dólares en la próxima temporada.

    No es sorpresa, pues, que Le'Veon Bell no esté con los Pittsburgh Steelers. Lo hizo el año pasado y ya avisó que lo haría este año. Que no le esperen por las instalaciones del equipo en el futuro próximo.

    Los rumores vuelan sobre la figura de Tom Brady

    Los rumores vuelan sobre la figura de Tom Brady


    Los New England Patriots son la gran dinastía de esta era en la NFL, ergo son el equipo más interesante y sobre el que más se habla de toda la competición. Por eso mismo son también los que tienen, ahora mismo, más seguidores. Dos y dos son...

    Los New England Patriots son la gran dinastía de esta era en la NFL, ergo son el equipo más interesante y sobre el que más se habla de toda la competición. Por eso mismo son también los que tienen, ahora mismo, más seguidores. Dos y dos son cuatro.

    Tom Brady es el quarterback de ese equipo. Es el pasador con más anillos de la historia y es considerado, casi que de manera unánime, el mejor jugador que ha pisado jamás un emparrillado. Es, por lo tanto, el que más interés despierta de todos cuantos habitan en la NFL. Nadie va a cambiar esos hechos.

    Es por eso que los rumores vuelan sobre su figura en gran número y con gran insistencia. Ayer, por ejemplo, fue un día increíble acerca de un personaje que, por lo general, guarda muy bien sus secretos, truco aprendido de su entrenador, Bill Belichick, y de la casa en la que trabaja, los propios Patriots, siempre a prueba de filtraciones.

    La apertura de las compuertas del embalse, que llevó a la gran riada, la celebró Adam Schefter. El periodista de la NFL, uno de los tres o cuatro "insiders" más respetados de la industria, afirmó que en el entorno del jugador no está tan claro que vaya a jugar en la temporada 2018. Que lo más probable es que sí lo haga, pero que no es algo tan definitivo como en otras ocasiones. En seguida Albert Breer, uno de los escritores de cabecera de Sports Illustrated, secundó a Schefter.

    Para añadir más sal al tema, Gotham Chopra, el productor del documental "Tom vs. Time" parecía unirse a esa teoría al subrayar en twitter un "no comment" al respecto. En la última escena de ese documental se veía a Brady reflexionando sobre la complicación de volver a jugar tras una derrota como la de la Super Bowl, en un sentido abstracto, por supuesto, y el propio Chopra, preguntado en un pdcast de Peter King, de Sports Illustrated, había dicho "esto es cosa mía, no de Tom ni de nadie, pero no me lo imagino jugando mucho tiempo más. Creo que las próximas semanas y meses serán críticas para él".

    Parece de todo punto descabellado, la verdad, porque, entre otras cosas, Tom Brady ya ha organizado su habitual grupo de trabajo para los meses más duros de la offseason, a dónde acuden sus receptores y trabajan juntos unas semanas.

    Por eso, y tras los rumores de retirada, comenzaron a aflorar los de su descontento con el contrato actual, y que eso es lo que realmente busca. Fue en la NFL Network donde Ian Rapoport y Mike Garafolo, otros dos muy conocidos miembros del star system periodístico de la liga, explicaron que a Brady no le agrada estar cobrando 14 millones de dólares este año, y también el que viene.

    Pongamos en perspectiva esa cifra: si descontamos a los QBs que están en contrato rookie y, por lo tanto, cobrando lo prefijado, tan sólo A.J. McCarron de entre los titulares de la liga cobra menos que él.

    Cierto que estos 14 millones son parte de un contrato que le ha pagado, en media, más de 20 millones de dólares por campaña, pero eso sigue siendo poco para el mercado de quarterbacks y menos aún para el mejor de todo ellos. Y el más importante, que no son dos cosas que tengan que ir de la mano necesariamente, pero sí lo hacen con Tom Brady.

    Dijo Robert Kraft hace poco menos de un mes que "el contrato de Tom Brady no es un problema ahora mismo. Y si se convierte en un problema, lidiaremos con él".

    No se ha caracterizado jamás Brady por pedir, ni por poner en jaque al equipo, así que ésto tampoco parece que se sostenga con la historia personal del jugador y la franquicia. Ahora bien, no existe una sola persona sobre el planeta tierra que no quiera que la valoren como lo que cree que merece. Ni una. Y sumados todos los rumores, de gente que se juega mucho prestigio poniendo sobre la mesa estas supuestas informaciones, o supuestas filtraciones, quizás ahí esté la explicación a tan extraño día como vivimos ayer.

    Deshaun Watson y un estilo de juego totalmente definido

    Deshaun Watson y un estilo de juego totalmente definido


    Los novatos tomaron la NFL en 2017 y uno de ellos fue Deshaun Watson, quien no logró hacerlo por completo. El quarterback de los Texans comenzó la temporada en la banca, aunque rápidamente tomó la titularidad del equipo. Las esperanzas de Houston...

    Los novatos tomaron la NFL en 2017 y uno de ellos fue Deshaun Watson, quien no logró hacerlo por completo. El quarterback de los Texans comenzó la temporada en la banca, aunque rápidamente tomó la titularidad del equipo. Las esperanzas de Houston estaban puestas en él, pero una lesión lo dejó fuera de los emparrillados en lo que pudo ser una temporada inigualable.

    Pero su mentalidad es la de un joven que quiere destacar desde el inicio. Watson seguirá con el mismo estilo de juego con el cual generó éxtasis dentro de la NFL. Un modo que combina a la perfección su agilidad mental con la física para mover las cadenas por la vía aérea y la terrestre.

    "Mi juego no cambiará", expresó en una entrevista para ESPN. "Lo que hayan visto el año pasado seguirá igual, incluso será mejor. He luchado con la adversidad anteriormente, me he lesionado. Eso no me retrasó. Si algo ha cambiado ha sido mi actitud hacia el deporte".

    Watson se lastimó el ligamento anterior cruzado de la rodilla derecha durante un entrenamiento a mitad de temporada. Dicha lesión ya la había sufrido anteriormente en su etapa colegial con los Clemson Tigers, por lo cual es una situación en la que él ya había estado. "Conmigo en el sistema durante todo el año y en la pretemporada, hay mucho que podemos hacer con la ofensiva que teníamos el año pasado", añadió el mariscal de segundo año.

    Von Miller:

    Von Miller: "Bradley Chubb es una suma de Khalil Mack y yo"


    Bradley Chubb es uno de los mejores prospectos defensivos de cara al próximo Draft. El exlinebacker de N.C. State tiene las expectativas muy altas, y ahora Von Miller pudo haber añadido un poco más de peso en la balanza. El defensivo de los Denver...

    Bradley Chubb es uno de los mejores prospectos defensivos de cara al próximo Draft. El exlinebacker de N.C. State tiene las expectativas muy altas, y ahora Von Miller pudo haber añadido un poco más de peso en la balanza.

    El defensivo de los Denver Broncos habló sobre su homólogo y lo llenó de elogios. "Es un gran jugador", afirmó. "Me encantaría tenerlo en mi equipo. No te encuentras con jugadores de esa calidad tan seguido. Tenemos el pick número cinco en el Draft y, aunque no quiero tener una selección tan alta por mucho tiempo, si podemos robar a un deportista como él [Chubb], estoy totalmente de acuerdo".

    Durante el NFL Combine, Chubb, como muchos otros jugadores, recibieron la misma pregunta: ¿En quién basas tu estilo de juego? El linebacker expresó que trata de tomar lo mejor de Khalil Mack (Raiders) y de Von Miller y ponerlo en una misma persona. Y 'Vonster' concuerda completamente con él: "Es como si nos juntaras a Mack y a mí", sentenció el número 58 de Denver.

    Durante su época colegial, Chubb registró 25 capturas al quarterback; un cazamariscales nato. Tanto Miller como Mack son expertos en derribar a los pasadores, por lo cual muchos especialistas comparan a estos tres jugadores y los colocan como los mejores para adueñarse de la liga en un futuro próximo.

    Oficial: Chiefs vs. Rams en el Azteca será en Monday Night

    Oficial: Chiefs vs. Rams en el Azteca será en Monday Night


    Ahora es oficial. El partido entre los Kansas City Chiefs y Los Angeles Rams, en el estadio Azteca, será en Monday Night Football y en un nuevo horario, adelantó Michael Signora este miércoles por la noche. El 19 de noviembre es la fecha en la que se...

    Ahora es oficial. El partido entre los Kansas City Chiefs y Los Angeles Rams, en el estadio Azteca, será en Monday Night Football y en un nuevo horario, adelantó Michael Signora este miércoles por la noche.

    El 19 de noviembre es la fecha en la que se llevará a cabo el cuarto juego de campaña regular de la NFL en el Coloso de Santa Úrsula, y el kickoff se dará a las 19:15 horas, 15 minutos antes del horario acostumbrado por la liga para un juego de lunes por la noche.

    Los Rams fungirán como el local administrativo, por lo que sólo tendrán siete partidos como locales en el Los Angeles Memorial Coliseum.

    “El sur de California y México comparten fuertes lazos históricos y culturales, y este juego brindará la oportunidad de celebrar la conexión especial entre estas dos regiones”, dijo el dueño de los Rams, E. Stanley Kroenke. “México tiene una de las mayores bases de fanáticos de la NFL en el mundo y estamos muy contentos de llevar a los Rams a esos millones de fanáticos”.

    Será el tercer juego nocturno de temporada regular en el Azteca y segundo en el tradicional Monday Night Football, que se transmite en Estados Unidos por la cadena ESPN.

    En México, el partido podrá verse tanto por ESPN como por Televisa, dueña del estadio.

    En 2005, el duelo entre los Arizona Cardinals y los San Francisco 49ers -el primero de temporada regular fuera de Estados Unidos- se jugó en domingo por la noche.

    Aquel 2 de octubre se impuso un récord de asistencia para un juego de la NFL, con 103,467 aficionados en el estadio Azteca.

    Los Cardinals ganaron 31-14.

    El 21 de noviembre de 2016, la NFL regresó a la Ciudad de México, cuando los Houston Texans y los Oakland Raiders se midieron en el Coloso de Santa Úrsula en el primer partido de lunes por la noche fuera de territorio estadounidense.

    En esa ocasión, los Raiders se impusieron 27-20.

    El año pasado, Oakland enfrentó a los New England Patriots en el Azteca, pero el juego inició a las 15:25 horas del domingo 19 de noviembre.

    El de 2018 será el décimo partido de la NFL en la Ciudad de México, en un romance que inició en 1978, cuando los New Orleans Saints vencieron 14-7 a los Philadelphia Eagles en el entonces Estadio de la Ciudad de los Deportes, hoy Estadio Azul, que por cierto está a punto de ser demolido.

    Entre 1994 y 2001, el Azteca recibió cinco juegos de pretemporada, conocidos como American Bowls.

    El 5 de agosto de 1996, México fue sede de otro American Bowl, pero en Monterrey, donde Kansas City derrotó 32-6 a los Dallas Cowboys. Esa fue la única visita de los Chiefs a México.

    “Estamos encantados de ser parte de las iniciativas internacionales de la NFL una vez más, y entusiasmados de enfrentar a los Rams en el histórico estadio Azteca”, agregó Clark Hunt, presidente de los Chiefs. “El apoyo a la NFL en México ha crecido significativamente desde nuestro viaje inicial en 1996. Esperamos volver a México y conectarnos con una nueva generación de fanáticos esta temporada”.

    Los Rams nunca han jugado en suelo mexicano.

    La NFL anunciará este jueves por la tarde el calendario de la temporada regular 2018.

    Podcast Zona Roja NFL #144: No entendemos a los Cowboys

    Podcast Zona Roja NFL #144: No entendemos a los Cowboys


    No acabamos de ver con buenos ojos el despido de Dez Bryant en los Dallas Cowboys. Puede entenderse como que cobraba mucho más de lo que decía su rendimiento, que es verdad, pero el resultado final es que el equipo, al menos a simple vista, parece un...

    No acabamos de ver con buenos ojos el despido de Dez Bryant en los Dallas Cowboys. Puede entenderse como que cobraba mucho más de lo que decía su rendimiento, que es verdad, pero el resultado final es que el equipo, al menos a simple vista, parece un poco peor que el año pasado, sin haber mejorado de verdad en ninguna parte del campo. Y, además, no nos fiamos nada de Jason Garrett. Mariano Tovar, Pepe Rodríguez y Michel López de Toro charlamos de eso, de la tumultuosa offseason de los New England Patriots, al menos en la rumorología y en los medios, y de la locura pre-draft en la que vivimos instalados.

    ¡No te lo pierdas... Y no te olvides de dejar tu comentario y reseña en nuestra página de iTunes!

    Para escuchar y suscribirse en iTunes pinche aquí.

    Para escuchar y suscribirse en Stitcher pinche aquí.

    Para escuchar y suscribirse en TuneIn pinche aquí.

    Para escuchar y suscribirse en iVoox pinche aquí.

    Para escuchar y suscribirse en Podbean pinche aquí.

    ¡Comente en nuestro Twitter @NFL_AS usando #ZonaRojanfl y entre en la fanpage del podcast en Facebook!

    Dallas espera batir el récord de asistentes al draft de la NFL

    Dallas espera batir el récord de asistentes al draft de la NFL


    El draft de la NFL no ha parado de crecer en seguimiento en los últimos tiempos. De lo que era el proceso de selección de rookies en los años 80 a lo que era a principios de siglo XXI va un mundo. Pues lo que va del inicio de los 2000s a la actualidad...

    El draft de la NFL no ha parado de crecer en seguimiento en los últimos tiempos. De lo que era el proceso de selección de rookies en los años 80 a lo que era a principios de siglo XXI va un mundo. Pues lo que va del inicio de los 2000s a la actualidad va un universo entero. La explosión ha sido tan despanpanante que asuntos como la Combine han pasado a ser espectáculos televisivos con producciones dignas de cualquier partido mundial de cualquier deporte, los expertos que se dedican única y exclusivamente al draft son legión, las webs de análisis y predicciones se cuentan por miles, y el dinero llega a espuertas a la liga.

    Es por eso que sorprendió, en un principio, que la liga se mostrará tan lenta a la hora de explotar el acontecimiento con todas sus consecuencias. El hecho de que siempre se celebrase en un recinto como el Radio Music City Hall de Nueva York era una rémora del pasado, de cuando ésto lo seguían cuatro locos y los profesionales de la competición, y nadie más.

    Así que a nadie cogió por sorpresa que en 2015 decidieran irse a Chicago, por probar. Y, de ahí en adelante, tras la respuesta masiva de los aficionados, quedó claro que el draft pasaba a convertirse en un evento rotatorio con espíritu de circo ambulante para los seguidores más fanáticos de la NFL. Y como de éso esta liga tiene para aburrir, el resultado es que las cifras empiezan a ser brutales.

    2015 en Chicago, 2016 también en Chicago, 2017 en Philadelphia y, ahora, 2018 en Dallas, han visto como, en cada ocasión, el récord de asistentes al draft iba cayendo con contundencia. No olvidemos que iban ni 3.000 personas a ver ésto en Nueva York. El año pasado en Philadelphia hubo 250.000 espectadores presenciales en los tres días de draft. Y Dallas espera llegar a 270.000 este año.

    De entrada, el sorteo de entradas gratis para la fiesta que se montará en el exterior del estadio de los Cowboys ya ha sobrepasado todas las previsiones. Son 108.000 tickets los que se sortearán y las peticiones exceden esa cantidad por mucho. Por supuesto, no el mismo ir el jueves, en la primera ronda, que pasarse por allí el sábado, para las rondas entre la cuarta y la séptima. El jueves habrá lleno absoluto.

    Dentro del estadio, la NFL tiene que montar toda la infraestructura para el show televisivo y para acoger a los 32 equipos, con sus respectivas "war rooms", gigantescos despachos de trabajo, amén de a los jugadores y sus familias. Después de todo ese entramado, le han quedado 25.000 entradas para los aficionados.

    Y lo que van a hacer es venderlas de manera equitativa entre todas las aficiones para que haya 32 huecos diferenciados para ellas, de manera que puedan actuar en conjunto aplaudiendo a sus elegidos y, en el caso de los Jets, silbando a los suyos, que hay tradiciones que no se deben perder.

    El espectáculo, por lo tanto, estará también en las gradas y en las afueras del estadio, con un verdadero parque temático de celebración de la NFL. El draft ha pasado de ser un proceso de ejecutivos y entrenadores para convertirse en un punto más de máximo interés de la liga, y lo están llevando a su máxima exposición.

    En Dallas habrá récord de espectadores. Apuesto a que también habrá récord de audiencia televisiva, duplicando los playoffs de la NBA y más aún a los de la NHL, que se disputan al mismo tiempo, dejando a una distancia sideral a la jornada de la MLB en este aspecto. Y la bola no parará de crecer. Para 2019 y 2020 las ciudades que aspiran a acoger el acontecimiento son Las Vegas, Denver, Kansas City, Tennessee y Cleveland (Canton). Todas ellas quieren un pedazo de la abundancia que siempre reporta la NFL, incluso en un espectáculo de un señor en corbata diciendo nombres de chavales y equipos.

    Diario de As América #595: No a los jugadores/GMs

    Diario de As América #595: No a los jugadores/GMs


    Puede que Aaron Rodgers esté enfadado con los últimos movimientos de los Green Bay Packers. Puede que no. En el fondo, no tiene importancia, porque está atado con ellos hasta el final de su carrera o, al menos, hasta los 37 años. Y lo que si tiene...

    Puede que Aaron Rodgers esté enfadado con los últimos movimientos de los Green Bay Packers. Puede que no. En el fondo, no tiene importancia, porque está atado con ellos hasta el final de su carrera o, al menos, hasta los 37 años. Y lo que si tiene importancia es el debate de si los jugadores deben ser preguntados, ejercer casi como general managers. Mi opinión es un categórico no, por favor, que cada cual se dedique a lo suyo. Además, tuvimos un partidazo de playoffs NBA en Portland, y Juanma Rubio nos habla de él. Con Dani García charlo sobre la catastrófica última titularidad de Shohei Ohtani, relevado ayer tras la segunda entrada en el partido contra los Boston Red Sox; Boston Red Sox que son una de las grandes historias de inicio de temporada.

    La Spring League da sus primeros frutos para la NFL

    La Spring League da sus primeros frutos para la NFL


    El año que viene comenzará una nueva competición de fútbol americano profesional que se llamará la "Alliance of American Football". Será una liga auspiciada por la propia NFL, se disputará desde febrero y a lo largo de la primavera y pretende ser...

    El año que viene comenzará una nueva competición de fútbol americano profesional que se llamará la "Alliance of American Football". Será una liga auspiciada por la propia NFL, se disputará desde febrero y a lo largo de la primavera y pretende ser una especie de cantera, de liga de formación, de su hermana mayor (de su hermana gigante). Quizás sí, quizás no, tengamos tambián en marcha la XFL, un concepto similar pero que nace como oposición a la NFL y que podría debutar en 2019 o 2020.

    Sin embargo, y aunque no concita interés ni para que se retransmitan sus partidos en televisión (se supone que hay un servicio de stream que los emite, pero yo no he podido encontrarlo), ya existe una especie de remedo competitivo de fútbol americano en primavera y se llama The Spring League. Es conocida, sobre todo, porque este año ha jugado en ella Johnny Manziel en su intento de retorno a la NFL. Se trata de cuatro equipos que juegan dos partidos cada uno. De hecho, ya los han jugado.

    Y el resultado es que uno de los participantes en esta competición ha encontrado trabajo, lo cual es un éxito en sí mismo, porque ese era el objetivo primordial de esta The Spring League.

    Se trata del tight end Beau Sandland, que ha firmado con los Arizona Cardinals. Estará en la plantilla de 90 jugadores que aforntarán la pretemporada y, por supuesto, su objetivo será meterse en los 53 que pelearan el año para la franquicia del desierto.

    Sandland jugó en los Carolina Panthers, así que el hecho de que Steve Wilks, que era coordinador defensivo de ese equipo, sea ahora el entrenador jefe de los Cardinals seguro que ha tenido que ver en la decisión.

    No resta méritos eso al jugador ni tampoco a la competición como elemento de atracción en el futuro para otros profesionales que no tengan equipo en ese momento. Ya el año pasado celebraron partidos, aunque de la decena de jugadores que consiguieron que la NFL se fijara en ellos ninguno acabó siendo parte de las plantillas finales. Sí que dos de ellos, McLeod Bethel-Thompson y Josh Robinson, jugaron en la CFL (la liga canadiense de fútbol americano).

    ¿Seguirá Johnny Manziel a Beau Sandland? A esta alturas, no parece probable, pero lo que sí resulta cada vez más creíble es que el fútbol americano de primavera va a experimentar un crecimiento sostenible en el futuro próximo.

    El draft muestra su verdad: las opciones de quinto año

    El draft muestra su verdad: las opciones de quinto año


    De hoy en ocho, que se dice en mi tierra, seremos testigos de la primera ronda del draft de la NFL 2018. Todos los chicos elegidos se llevarán grandes alabanzas. Todos tienen enorme potencial. Raro será el que se lleve una crítica y cada equipo...

    De hoy en ocho, que se dice en mi tierra, seremos testigos de la primera ronda del draft de la NFL 2018. Todos los chicos elegidos se llevarán grandes alabanzas. Todos tienen enorme potencial. Raro será el que se lleve una crítica y cada equipo pensará que tiene entre sus filas a un Hall of Famer más. Es así como debe ser. La primera ronda del draft es una ronda de ilusión desbordante para todo el mundo.

    La realidad, por supuesto, es que poco más de la mitad de esos chicos serán relevantes en la NFL. Tenemos el ejemplo todos los años. Un buen baremo para medir esto es sobre cuantos de estas primeras rondas los equipos ejercerán su opción de extenderles el contrato por un quinto año.

    Los contratos rookies son de cuatro temporadas y a un precio fijado de antemano. Los elegidos en primera ronda pueden, además, ser objeto de una extensión de un año más sin que puedan oponerse. Los equipos, de esta manera, se protegen ante la posibilidad de que sus mejores hombres, formados con ellos, se les escapen en la agencia libre demasiado pronto. A cambio, el salario de ese quinto año, que también es prefijado, sufre un aumento monumental con respecto al de los cuatro primeros años, multiplicándose por cuatro, cinco y, en algunos casos, por más, dependiendo del puesto en el que fuera elegido el jugador y la posición en la que juegue.

    Ahora mismo estamos en la época en la que los equipos han de decidir si ejercitan esa opción de quinto año sobre sus primeras rondas del año 2015. Y, como veremos, algo más de la mitad conseguirán ese dinero... y los demás no, aunque entonces pareciese que se iban a comer el mundo.

    Ayer los Tampa Bay Buccaneers anunciaban una evidencia: harían extensible el contrato de Jameis Winston por un quinto año. 20 millones de dólares para que juegue para ellos en 2019. Aquí no sólo no había duda, sino que es muy probable que no juegue bajo esas condiciones; lo normal es que tenga un contrato de larga duración firmado antes de que comience la campaña 2019.

    Se une Winston a Brandon Scherff, el jugador de la línea ofensiva de los Washington Redskins, y Andrus Peat, también OL pero de los New Orleans Saints, como los tres jugadores que, hasta el momento han visto como su equipo les daba más de diez millones de dólares por estar con ellos un quinto año sin poder decir ni esta boca es mía.

    Si miramos al draft de 2015, hay otros muchos que es seguro que recibirán esta extensión: Marcus Mariota (QB, Tennessee Titans), Leonard Williams (DT, New York Jets), Vic Beasley (DE, Atlanta Falcons) o Todd Gurley (RB, Los Angeles Rams) entre ellos. De hecho, me salen una docena de seguros.

    Sin embargo, hay otros tantos cuyo futuro es complicado. Por ejemplo, hay cinco jugadores ya traspasados en la primera ronda de este draft y, salvo Marcus Peters, ninguno de ellos parece que vaya a conseguir el dinero del quinto año asegurado y tendrán que enfrentarse al cruel mercado. El resto vive en una indefinición que hará a los general managers devanarse los sesos con ellos.

    Es lo habitual. En el draft de 2014, por ejemplo, 23 jugadores recibieron la extensión de quinto año. En el del 2013, fueron 18. El número de 2015 rondará los 20.

    Y el de 2018 no estará muy desencaminado. Así que el jueves que viene habrá mucha, mucha alegría en equipos, jugadores y aficionados. Una decena de ellos, cuatro años después, serán considerados como un error. Así es la verdad del draft.

    Patrick Mahomes toma control de los Chiefs bajo presión

    Patrick Mahomes toma control de los Chiefs bajo presión


    Al menos seis equipos iniciarán la próxima temporada con un nuevo quarterback titular detrás del centro. Y ninguno de ellos lo hará con mayor presión que el inexperto Patrick Mahomes con los Kansas City Chiefs. El enorme contrato de Kirk Cousins con...

    Al menos seis equipos iniciarán la próxima temporada con un nuevo quarterback titular detrás del centro. Y ninguno de ellos lo hará con mayor presión que el inexperto Patrick Mahomes con los Kansas City Chiefs.

    El enorme contrato de Kirk Cousins con los Vikings, conlleva una buena dosis de presión, mismo caso con Case Keenum en Denver. Pero ambos son quarterbacks veteranos, bien empapados de la responsabilidad de ser líderes y bien habituados a la velocidad del juego colegial.

    Ninguno de los pasadores que, se asume, se apoderen de buena parte de la primera ronda del próximo Draft, tampoco llegarán a una situación de presión como la de Mahomes, incluso con las enormes expectativas que han generado. ¿Por qué? Porque de ellos no se espera que generen resultados inmediatos.

    De Mahomes sí. Con una sola temporada bajo el cinturón, apenas un irrelevante juego en la semana 17 de experiencia, la décima selección global del año pasado, toma las riendas de la sexta mejor ofensiva de la liga. Una unidad plagada de talento de la que se espera que mantenga al equipo en posición de aspirar a playoffs, pero que solo llegará tan lejos como Mahomes los lleve.

    Tanto o más importante que la presencia de Travis Kelce, Tyreek Hill o Kareem Hunt en el desempeño inmediato del egresado de Texas Tech, está la ausencia del coordinador ofensivo Matt Nagy, quien transformó a Alex Smith de un simple administrador del juego en una de las armas más verticales de toda la NFL.

    Mahomes tendrá que trabajar con el nuevo coordinador ofensivo, Eric Bienemy, un excorredor en la NFL y excoach de esa posición con los Chiefs. Es lógico que Bienemy se aferre a lo que mejor sabe en esta nueva experiencia y se enfoque en Hunt y la ofensiva terrestre, lo que si bien puede restarle presión a Mahomes, también podría cortar su desarrollo y dejarlo expuesto en otras áreas.

    Los obstáculos que enfrenta Mahomes no son pocos. La presión por ganar ahora, no en uno o dos años como muchos pasadores con su nivel de experiencia, mantener involucrada a una ofensiva con tantas piezas talentosas y acostumbrarse a un coordinador ofensivo que pudiera tener otras prioridades.

    Sin embargo, la buena noticia para el equipo y sus aficionados es que Mahomes ha encarado el reto con la experiencia de todo un veterano. Semanas antes de iniciar esta semana con el programa de pretemporada, Mahomes reunió a la mayoría de sus compañeros de la ofensiva para sesiones informales en donde los objetivos principales era reiterar el conocimiento de la ofensiva y construir química y “timing” con sus receptores.

    No es normal ver ese compromiso, dedicación y liderazgo en un jugador tan joven, pero siendo hijo de un deportista profesional, Mahomes aprendió a temprana edad que el único camino al éxito es la disciplina y la constancia.

    NFL prohibirá ciertos cascos para disminuir las conmociones

    NFL prohibirá ciertos cascos para disminuir las conmociones


    La NFL dio un paso adelante en su lucha contra las conmociones. La liga y la Asociación de Jugadores (NFLPA, por sus siglas en inglés) acordaron prohibir ciertos modelos de cascos por el alto riesgo que presenta utilizarlos dentro del terreno de...

    La NFL dio un paso adelante en su lucha contra las conmociones. La liga y la Asociación de Jugadores (NFLPA, por sus siglas en inglés) acordaron prohibir ciertos modelos de cascos por el alto riesgo que presenta utilizarlos dentro del terreno de juego.

    Los golpes en el futbol americano, como en la mayoría de los deportes, son inevitables. Sin embargo, el contacto en esta disciplina ha provocado que existan discusiones alrededor acerca del riesgo que se vive dentro de los emparrillados. Múltiples exjugadores, incluido Brett Favre, han revelado problemas de memoria, habla y motrices por los daños a la cabeza, una situación sumamente preocupante.

    Más de 100 jugadores han tenido CTE (Encefalopatía traumática crónica, por sus siglas en inglés), una enfermedad degenerativa que provoca trastornos, cambios de humor repentinos y otra serie de problemas mentales. Algunos son incapaces de darse cuenta sobre su estado y, cuando lo hacen, llega a ser muy tarde para poder ser atendidos médicamente.

    Por ello, la liga y la NFLPA optaron por remover definitivamente diez tipos de casco; seis de manera inmediata y cuatro gradualmente a partir de 2019.

    ¿Por qué no hacerlo inmediatamente?

    Desde hace un par de años, la NFL está probando nuevos modelos para poder incluirlos en los partidos, pero los prototipos han demostrado que no son del todo seguros para ya ser urilizados. No pueden cortar todos los tipos de cascos porque cada jugador utiliza uno diferente dependiendo de sus necesidades y faltarían una vez que eliminen los no aptos.

    Joe Montana: “Todo es más fácil para Tom Brady”

    Joe Montana: “Todo es más fácil para Tom Brady”


    Cuando Joe Montana habla de Tom Brady se puede percibir un dejo de envidia. Joe fue un símbolo de la NFL en las décadas de los 80 y 90, mientras Tom es la cara de la dinastía que ha dominado la liga desde 2001. Montana se retiró a los 39 años de...

    Cuando Joe Montana habla de Tom Brady se puede percibir un dejo de envidia.

    Joe fue un símbolo de la NFL en las décadas de los 80 y 90, mientras Tom es la cara de la dinastía que ha dominado la liga desde 2001.

    Montana se retiró a los 39 años de edad, después de 15 temporadas en la NFL: 13 con los San Francisco 49ers y dos más con los Kansas City Chiefs.

    Brady tiene 40 años y 18 en la liga, sin mostrar señales de que la edad sea un impedimento para continuar con su carrera.

    En una entrevista con Sports Illustrated le preguntaron a Montana cuánto tiempo más considera que Brady podría seguir jugando a un buen nivel.

    Y Joe respondió que es más fácil para Brady, porque ahora la NFL protege más a los quarterbacks.

    “Mientras no lo golpeen, es mucho más fácil seguir adelante”, dijo Montana. “Mientras [la NFL] trate de proteger al quarterback, hace esa progresión mucho más fácil”.

    Joe no debe tener un buen recuerdo del campeonato de la Conferencia Nacional en 1990, cuando los New York Giants derrotaron 15-13 a los 49ers.

    En ese partido, Montana salió conmocionado luego un brutal golpe por la espalda de Leonard Marshall, cuando el quarterback de San Francisco trató de extender una jugada en el último cuarto.

    Joe dijo en la entrevista que en su época los defensivos tenían permitido golpear a los quarterbacks después de que éstos lanzaban el balón, algo que en estos días está prohibido.

    “Ya no ves esa clase de golpes estos días. Y con justa razón: hay mucho dinero invertido en estos jugadores, mucho más que en el pasado. Sigan adelante, mantengan la beca lo más que puedan”, dijo.

    Efectivamente, las reglas han cambiado y la NFL ha enfatizado la protección a los quarterbacks. La regla dice que “después de que el balón ha salido de la mano de un pasador, ningún jugador defensivo puede correr hacia él después de que el segundo pie del defensivo haya tocado el suelo”. También está prohibido golpearlos debajo de la rodilla, el cuello, la cabeza o la cara.

    “Ahora no pueden. No pueden tocar a los quarterbacks. No recibir esos duros golpes realmente hacen una diferencia en la manera en la que juegas y en la habilidad para durar más tiempo”, dijo Montana.

    “Me retiré a los 39 años de edad y pese a las lesiones que tenía, creo que pude haber jugado otros dos años”, aseguró.

    Joe Montana se retiró al final de la campaña 1994. Fue MVP de los Super Bowls XVI, XIX y XXIV. Ganó cuatro títulos de la NFL, todos con los 49ers; fue invitado a 8 Pro Bowls y tres veces fue nombrado All-Pro.

    Las comparaciones con Brady generan polémica.

    El quarterback de los Patriots ha ganado cinco Super Bowls, aunque tiene tres derrotas. Brady posee los récords del Super Bowl de apariciones (8), pases (357), completos (235), yardas (2,576), pases de touchdown (18) y más yardas por aire en un solo partido (505).

    Brady también comandó el regreso más grande de la historia del Super Bowl, hace un par de años, cuando los Patriots perdían 28-3 ante los Atlanta Falcons y ganaron 34-28 en tiempo extra.

    Brady es el único jugador de la historia que ha sido nombrado MVP de cuatro Super Bowls: XLIX, XXXVIII, XXXVI y LI.

    Suma 13 invitaciones al Pro Bowl y tres veces ha sido nombrado primer equipo del All-Pro.

    Los Seahawks cortarán a su primera elección del draft 2017

    Los Seahawks cortarán a su primera elección del draft 2017


    Según informó el periodista de NFL Network Ian Rapoport, los Seattle Seahawks cortarán en los próximos días a Malick McDowell, el que fuera su primera elección del draft del año pasado. McDowell sufrió un accidente con un quad en plena offseason...

    Según informó el periodista de NFL Network Ian Rapoport, los Seattle Seahawks cortarán en los próximos días a Malick McDowell, el que fuera su primera elección del draft del año pasado.

    McDowell sufrió un accidente con un quad en plena offseason de la NFL 2017. Las lesiones le tuvieron apartado de la competición durante toda la campaña. Se dijo que se había hecho una conmoción cerebral y diversas heridas en la cara y en el cráneo. Él dijo que podría jugar y, sin embargo, eso no llegó a suceder.

    El problema es que el equipo nunca supo muy bien del todo lo que ocurrió, y que el jugador no colaboró con ellos. Pete Carroll, entrenador de los Seattle Seahawks ha dejado aquí y allá, cada vez que le han preguntado, perlas de que se encontraba decepcionado con la situación y que no era capaz de aportar información porque no la tenía.

    Es éste último aspecto, al parecer, lo que llevaría al corte, al despido. Porque nada se ha dicho sobre su capacidad para seguir jugando al football o no, sobre la verdadera gravedad de sus heridas.

    Malik McDowell jugó en la universidad de Michigan State. Era un defensive tackle capaz de ser el ancla central de una defensa, sobre todo contra la carrera.

    Fue elegido en el puesto #35 global, al principio de la segunda ronda. Para conseguirlo, los Seahawks no hicieron ningún esfuerzo. Bien al contrario. El equipo de Seattle tenía la elección número #26 y se la dio a los Atlanta Falcons a cambio de irse al #31, más una tercera y una séptima.

    En ese #31, los Seahawks tampoco eligieron a nadie y siguieron bajando. Los San Francisco 49ers les ofrecieron una cuarta ronda para subir desde la #34, más una cuarta, y les pareció bien.

    De nuevo, en el #34 recibieron una llamada y siguieron bajando. Fueron los Jacksonville Jaguars los que quisieron escalar un puesto, desde el #35, y les dieron una séptima ¿Por qué no, dijeron los Seahawks, sin especial apego por ningún jugador?

    Así que, al fin, tras tres intercambios hacia abajo, los de Seattle usaron el #35 para elegir a Malik McDowell. El jugador, de carácter algo complicado al parecer, estaba considerado un talento de primera ronda y uno de los mejores DTs de toda la promoción. Resulto sorprendente que cayese tanto y que los Seahawks pudiesen hacerse con él.

    Hoy, se arrepienten de esa elección, y aún no sabemos si es por un desafortunado accidente o por algo más. Lo sabremos con exactitud en breve: si algún equipo apuesta por McDowell es que sus lesiones no le impiden jugar al football; sino, estaremos hablando del final de una carrera que nunca llegó a comenzar.

    Diario de As América #594: Las grietas de los Patriots

    Diario de As América #594: Las grietas de los Patriots


    ¿Se quiere ir de verdad Rob Gronkowski? ¿En serio es Tom Brady el hombre que está detrás del movimiento contracultural que pretende que Bill Belichick no siga siendo el Sargento de Hierro? Muchas cosas han pasado en los últimos tres meses entorno a...

    ¿Se quiere ir de verdad Rob Gronkowski? ¿En serio es Tom Brady el hombre que está detrás del movimiento contracultural que pretende que Bill Belichick no siga siendo el Sargento de Hierro? Muchas cosas han pasado en los últimos tres meses entorno a los New England Patriots, y en la mayoría de ellas se puede leer una tendencia hacia la erosión de las relaciones personales entre los arquitectos y ejecutores de la gran dinastía de esta era en la NFL. Me parece cada vez más evidente. Pero hay playoffs a mansalva, así que hablo de los de la NBA, y del viejo Dwayne Wade decidiendo partidos, con Sergio Andrés, y de cómo marcha la pelea por la Stanley Cup, junto a Carlos Forjanes.

    Los Dallas Cowboys no se olvidan de Earl Thomas

    Los Dallas Cowboys no se olvidan de Earl Thomas


    Cuando comenzó la agencia libre y los equipos se lanzaron en loca carrera a reconstruir sus plantillas, quedó claro que los Seattle Seahawks estaban en un periodo de transición. Con la marcha de jugadores importantes, y figuras imprescindibles en su...

    Cuando comenzó la agencia libre y los equipos se lanzaron en loca carrera a reconstruir sus plantillas, quedó claro que los Seattle Seahawks estaban en un periodo de transición. Con la marcha de jugadores importantes, y figuras imprescindibles en su historia como la de la Richard Sherman, hicieron saber al resto de la liga que estaban abiertos a cualquier tipo de negocio. En concreto, escuchaban ofertas por uno de los jugadores más impresionantes de la NFL: el safety Earl Thomas.

    El destino más obvio eran los Dallas Cowboys. Los motivos abundaban. El principal es que es un jugador enorme en una posición de gran necesidad en el equipo ahora mismo. El segundo es que Kris Richard, el que fuera coordinador defensivo de los Seahawks, es ahora el jefe de la defensa en los Cowboys. El tercero es que Thomas es de Texas.

    Tan obvio, que los de Dallas fueron los que llamaron e insistieron en el traspaso. No alcanzaron el precio que pedían los de Seattle: una primera y una tercera ronda del próximo draft. Sencillamente inalcanzable entonces, así que las discusiones se pararon.

    Pero no murieron. Es por eso que es interesante ver qué sucede en los próximos días, hasta el inicio del draft del próximo jueves 26 de abril, porque podrían producirse algunos traspasos, algunos movimientos, sorprendentes, y el de Earl Thomas no debería descartarse.

    Para añadir más leña al fuego, los Dallas Cowboys han confirmado en las primeras sesiones de entrenamiento del año que Byron Jones jugará de cornerback el año que viene. Es un movimiento importante, en mi opinión.

    Jones fue un producto de la Combine del año 2015. Llegaba al fin de semana de evaluación de rookies siendo conocido, claro, pero más bien por debajo del radar. En la universidad de Connecticut había firmado unos buenos años para nada que pareciese que le iba a llevar a ser considerado como digno de una primera ronda. En la Combine se salió. Llegó a romper el récord del evento en cuanto a salto vertical. Y los Dallas Cowboys se gastaron su primera ronda, un #27 global, en él.

    En su primera temporada jugó como cornerback. Sin embargo, su altura hizo que fuese cambiado a la posición de free safety y ahí es donde mejor rindió, en el año 2016, su mejor campaña. Obligado a jugar un poco más como strong safety en 2017, su nivel bajó.

    La llegada de Kris Richard le va a devolver a su posición original. A Richard no sólo no le parece que su tamaño sea un "problema", sino que le gusta usar a estos perfiles en los puestos exteriores de la secundaria. Jones ha dicho que le encanta, claro; siempre es más agradecido jugar donde te formaste y, tampoco es baladí ésto con una futura renovación en el horizonte, los coners cobran bastante más que los safeties.

    Sin embargo, ésto deja el puesto central de la secundaria con un serio boquete en los Dallas Cowboys y, por eso, no puede descartarse que hagan un último intento por Earl Thomas, a ver si los Seattle Seahawks se muestran más receptivos a una oferta sensata y no la barbaridad que pidieron en primera instancia.

    Así como en el caso de Rob Gronkowski en los Nen England Patriots, el tema de Earl Thomas sólo va a depender de una cosa: el precio. Y los Dallas Cowboys bien podrían ser los que acertaran con él en última instancia.

    Los Vikings entran en la fase más compleja de su proyecto

    Los Vikings entran en la fase más compleja de su proyecto


    Los Minnesota Vikings han renovado a su excelente linebacker Eric Kendricks para los próximos cinco años por 50 millones de dólares, 25 de ellos garantizados y 15 a cobrar ya mismo. Ésto sitúa al jugador como el tercer linebacker de la liga que más...

    Los Minnesota Vikings han renovado a su excelente linebacker Eric Kendricks para los próximos cinco años por 50 millones de dólares, 25 de ellos garantizados y 15 a cobrar ya mismo. Ésto sitúa al jugador como el tercer linebacker de la liga que más dinero garantizado ha recibido con su extensión de contrato, sólo por detrás de Luke Kuechly de los Carolina Panthers, unánimemente considerado como el mejor jugador en la posición, y Anthony Hitches, que se benefició del mercado libre al pasar de los Dallas Cowboys a fichar por los Kansas City Chiefs el mes pasado. En salario anual, Kendricks queda sólo por detrás del citado Kuechly, Bobby Wagner de los Seattle Seahawks y Alec Ogletree, cuyo enorme sueldo fue la clave de ser traspasado desde Los Angeles Rams a sus actuales New York Giants.

    Kendricks ha sido una pata fundamental de la defensa que, según las estadísticas (valen tanto las clásicas como las avanzadas), sólo puede ser situada detrás de la de los Jacksonville Jaguars como la mejor de la temporada pasada. Tras ser elegido en segunda ronda del draft en 2015, el linebacker ha sido el líder en placajes de los Vikings cada temporada. No se puede entender el éxito de esta unidad y, por lo tanto, del equipo sin él.

    Por lo tanto, el movimiento no admite dudas por ninguna de las partes. El jugador merecía ser pagado y seguir siendo parte de este grupo. El equipo no iba a escatimar a la hora de pagar a uno de los suyos y, además, alguien que lleva escrito el ideal de "capitán de la defensa" en la frente.

    Lo que también nos cuenta esta extensión de contrato es que los Minnesota Vikings han entrado en la parte más complicada de todo proyecto NFL, que no es otra que la de pagar a los grandes jugadores que has conseguido en el draft, que te han traído hasta la dulce posición de aspirante al anillo de forma permanente, pero que ya pasan a ser estrellas. Y a todos no se puede pagar.

    Los Vikings han creído dar el volantazo definitivo esta agencia libre con el fichaje de Kirk Cousins. Esos 28 millones de dólares al año, 84 totalmente garantizados en tres años, son la guinda al proyecto y, a la vez, la que obligará a tomar decisiones complicadas en los próximos años. Bien es sabido que no existe mayor activo en un equipo NFL que un quarterback titular en contrato rookie, pues es entonces cuando aún tienes margen para pagar estrellas en otros puestos. Una vez que pasas ese Rubicón la ingeniería financiera se complica enormemente. Los Vikings ya lo han pasado.

    Junto a Kendricks, Harrison Smith, Xavier Rhodes y Everson Griffen ya están pagados. Eso deja a Anthony Barr como la pieza clave a renovar en el próximo turno. Lo mismo pasa con Danielle Hunter. Ambos son esenciales en el pass rush y el primero, además, puede competir como jugador más talentoso de la defensa junto a Rhodes y Smith.

    En ataque, de manera análoga, Stefon Diggs pedirá lo suyo en breve, pues acaba contrato en este 2018. Y tal y como se ha puesto el mercado de receptores, con más de 15 millones de dólares pagados a Sammy Watkins, o a un jugador de slot como es Jarvis Landry, es fácil imaginar que las negociaciones serán un dolor de cabeza.

    Ahora mismo, los Vikings están en una posición sana con respecto al espacio salarial. Aún con la renovación de Kendricks están unos ocho millones de dólares por encima del límite, así que tienen margen como para planificar el futuro sin apuros. Pero los habrá, sin duda los habrá. Es el precio a pagar por tener un equipo aspirante a ganar la Super Bowl, y al que le añades 28 millones para cada uno de los próximos tres años en la posición de quarterback. Por supuesto, bendito problema a tener.

    ¿Saquon Barkley a Denver? C.J. Anderson deja los Broncos

    ¿Saquon Barkley a Denver? C.J. Anderson deja los Broncos


    El backfield de los Broncos se debilita. C.J. Anderson fue cortado por el equipo este 16 de abril, por lo cual Denver tendrá que buscar un sustituto para el corredor. Sin un running back estelar, el conjunto del Oeste de la AFC podría negociar para que...

    El backfield de los Broncos se debilita. C.J. Anderson fue cortado por el equipo este 16 de abril, por lo cual Denver tendrá que buscar un sustituto para el corredor. Sin un running back estelar, el conjunto del Oeste de la AFC podría negociar para que Saquon Barkley llegue en el Draft 2018 con el pick número cinco que tienen en las manos.

    Anderson únicamente pudo participar dos de las cuatro temporadas que había firmado en 2016 por $18 millones de dólares. Esto le ahorra al conjunto de Colorado un total de $4.5 millones en su tope salarial. Aunque intentaron cambiarlo, sus esfuerzos fueron en vano y tuvieron que mandarlo a la agencia libre.

    Con 27 años de edad, Anderson tratará de que su historial sea lo suficientemente bueno para que los equipos de la NFL se interesen en él. C.J. fue una pieza clave en el campeonato de los Broncos del Super Bowl 50 ante los Panthers, pero su nivel bajó debido a diversas lesiones. La temporada pasada apenas superó las 1,000 yardas por la vía terrestre, así que Denver optó por nuevos aires.

    ¿Saquon Barkley es una opción?

    En el Draft todo es posible. Los Broncos tienen el pick global número cinco y, en caso de que el excorredor de Penn State esté disponible, no pensarán dos veces en añadirlo. Browns (dos veces), Giants y Jets se encuentran antes de Denver en el orden de selecciones, y los primeros dos tienen fuertes intenciones de sumar al mejor running back de la clase 2018.

    James Harrison se despide de la NFL después de 15 años

    James Harrison se despide de la NFL después de 15 años


    El término de la era de James Harrison de los emparrillados llegó bajo los colores de los Patriots. El linebacker de New England anunció por redes sociales que dejará de jugar futbol americano de manera profesional tras 15 años dentro de la NFL. La...

    El término de la era de James Harrison de los emparrillados llegó bajo los colores de los Patriots. El linebacker de New England anunció por redes sociales que dejará de jugar futbol americano de manera profesional tras 15 años dentro de la NFL.

    La historia de James Harrison está plagada de anécdotas de superación. Diversos aficionados de los Steelers lo consideran como uno de los más grandes emblemas del equipo en los últimos años; otros como un traidor. Llegó a Pittsburgh en 2002 como el caballo negro y demostró que las franquicias de la NFL se equivocaron al no seleccionarlo en el Draft de ese año.

    Su carrera inició a los 24 años, pero en su año de debut únicamente pudo participar en un juego con los 'acereros'. Después de ese momento, Harrison se aferró a la titularidad y convenció a Mike Tomlin de su calidad. Sin embargo, en 2013 hubo un cambio. Los Steelers necesitaban hacer espacio en su roster y lo dejaron libre. Enojado con el conjunto de Pennsylvania, James firmó con los Bengals, eternos rivales de su antigua escuadra.

    Harrison regresó un año después, pero ya no era el mismo de antes. Tomlin optó por utilizarlo menos: inició únicamente 12 juegos en tres temporadas. Incómodo por el rechazo de su entrenador, el cazamariscales decidió partir de nuevo. Los Patriots lo recibieron con los brazos abiertos, pero su participación fue escasa.

    "Me he perdido por mucho tiempo... y ya terminé. Muchas gracias a mi familia, entrenadores, los aficionados, y todos los que jugaron un papel en mi vida en el futbol americano", sentenció Harrison en un post de Instagram.

    Que los Rams no esperen a Donald hasta nuevo contrato

    Que los Rams no esperen a Donald hasta nuevo contrato


    Dijo Les Snead, general manager de Los Angeles Rams, allá por enero que el equipo quería hacerle un contrato multianual a Aaron Donald para asegurar su futuro en la franquicia, pero que el asunto no estaba en la cima de su lista de prioridades. Es...

    Dijo Les Snead, general manager de Los Angeles Rams, allá por enero que el equipo quería hacerle un contrato multianual a Aaron Donald para asegurar su futuro en la franquicia, pero que el asunto no estaba en la cima de su lista de prioridades.

    Es lógico. El general manager tenía por delante una agencia libre clave para convertir a un equipo de playoffs, que ya lo eran, en un aspirante absoluto a ganar la Super Bowl, que lo son hoy, al menos sobre el papel, tras su trabajo de este par de meses. Y, además, tiene el draft a diez días vista y, aunque se ha gastado un enorme capital futuro para fichar a jugadores veteranos y este draft parece poca cosa para ellos, siempre es importante y crucial en el trabajo de los general managers.

    Sin embargo, esa lista se ha ido achicando y hoy comienza el dolor de cabeza Aaron Donald en el despacho del señor Snead.

    El defensive tackle no acudirá hoy a los primeros entrenamientos del año. Son voluntarios, así que ya era de esperar esta decisión. Para Aaron Donald los próximos meses son cruciales de cara a conseguir su objetivo y, por lo tanto, presionará con todo al equipo, y la mejor manera es estando ausente de cualquier actividad organizada por la franquicia.

    ¿Y cuál es el objetivo de Aaron Donald? Ser el jugador no quarterback mejor pagado de la historia de la NFL. Superar en ese ranking a su actual compañero, Ndamukong Suh, que consiguió eso mismo hace tres temporadas con los Miami Dolphins. Suh, al igual que Donald, es defensive tackle y, mira tú, ahora comparten vestuario. De hecho, y por increíble que parezca, Suh es el jugador con el salario más alto de los Rams, con 14,5 millones de dólares en 2018.

    Donald busca un contrato de unos 20 millones de dólares anuales y unos 60 garantizados, y probablemente más en el caso de que el equipo quiera hacerle un contrato de cinco o seis años. Y ya demostró el año pasado que no piensa ponérselo fácil a los Rams. De hecho, con este mismo objetivo se pasó de "huelga" hasta el inicio de la temporada regular, pues fue el siete de septiembre cuando se unió al grupo.

    Claro, que viendo que, aún así, se alzó con el premio a defensor del año, que ha sido Pro Bowler, como en todas y cada una de las cuatro temporadas de su carrera, y que ha sido considerado All Pro por tercera vez, quizás no haya necesidad de apurarle en la pretemporada.

    Desde el punto de vista contractual, sí que la situación es más complicada esta temporada porque al jugador sólo le queda un año de contrato, a razón de 6,9 millones de dólares, así que la urgencia es mayor por parte de la franquicia. No obstante, lo normal es que no piensen en esto hasta el verano y, entonces, cuando hayan pasado los primeros campos de entrenamientos de rookies, y cuando el trabajo básico de formación de plantilla por parte del general manager esté acabado, Les Snead se siente con los representantes de Aaron Donald y les ponga encima de la mesa lo que sin duda todo el mundo espera.

    Hasta entonces, Aaron Donald, el mejor jugador defensivo de la NFL, estará alejado de cualquier contacto con el equipo. Como quedará demostrado hoy cuando no aparezca por las instalaciones de Los Angeles Rams en la primera jornada de entrenamientos de la campaña 2018.

    Diario de As América #593: El interruptor de los playoffs

    Diario de As América #593: El interruptor de los playoffs


    No creo en el interruptor de los playoffs. No creo en cambios radicales entre los equipos en temporada regular y las eliminatorias por el título. Claro que hay motivaciones, energías, ajustes y variables que son diferentes, pero los equipos, en...

    No creo en el interruptor de los playoffs. No creo en cambios radicales entre los equipos en temporada regular y las eliminatorias por el título. Claro que hay motivaciones, energías, ajustes y variables que son diferentes, pero los equipos, en esencia, son los mismos. Por eso no me extraña gran cosa lo que hemos visto este fin de semana en los playoffs de la NBA, incluida la victoria de los Indiana Pacers sobre los Cleveland Cavaliers. Lo hablo con Juanma Rubio y Sergio Andrés; cosa rara, estamos los tres de acuerdo. También charlo con Rubén Ibeas sobre la figura de Dez Bryant y su futuro ¿Encajaría junto a odell Beckham Jr. en los New York Giants? Sí, y muy bien.

    Rob Gronkowski no acudirá al inicio de entrenamientos

    Rob Gronkowski no acudirá al inicio de entrenamientos


    Rob Gronkowski no acudirá hoy a los primeros entrenamientos del año de los New England Patriots. Así lo ha afirmado el periodista de la ESPN Adam Schefter. Gronko se une, por lo tanto, a Tom Brady en las ausencias más notables en Fóxboro en la...

    Rob Gronkowski no acudirá hoy a los primeros entrenamientos del año de los New England Patriots. Así lo ha afirmado el periodista de la ESPN Adam Schefter. Gronko se une, por lo tanto, a Tom Brady en las ausencias más notables en Fóxboro en la jornada inaugural de la NFL 2018.

    Gronkowski no sabe si va a seguir jugando o no este año. Tras ocho temporadas en la liga, y un montón de severas lesiones, su cuerpo no es el que era. Eso no impide que siga siendo el mejor tight end de la competición y una fuerza ofensiva sin reemplazo ni comparación. Probablemente uno de los mejores que haya jugado nunca en esta posición y uno que ayudó a redefinirla a lo que actualmente es. Sin embargo, se le nota bastante más lento y pesado que hace unos años, con toda lógica, claro.

    Al acabar la Super Bowl LII, que su equipo perdió ante los Philadelphia Eagles, dejó en el aire la posibilidad de retirarse. Semanas después se filtró a la prensa que iba a jugar y Robert Kraft, dueño de los Patriots, dijo que el equipo no tenía ninguna duda de que así sería.

    El problema es que tiene ofertas notable de Hollywood para comenzar una carrera en el mundo del espectáculo. Gronk es uno de los personajes más llamativos, y vendibles, de la NFL, y ahí tiene un futuro lucrativo. Y divertido. Probablemente le interesa más lo segundo que los primero al jugador pues también es conocido que, al menos eso dice él, no se ha gastado ni un centavo de los 44,5 millones de dólares que ha ganado con su salario de la NFL y vive de lo que saca por diferentes contratos publicitarios.

    Éste año cobrará, si juega, 8,9 millones de dólares.

    También está sobre la mesa la posibilidad de que quiera un traspaso. Al parecer, su relación con Bill Belichik no es la mejor desde el final de la temporada pasada, y el entrenador tiene ganada fama de querer buscar salida a sus jugadores siempre un año antes de que sea demasiado tarde.

    Por todo ello, no parece de extrañar que Rob Gronkowski no acuda a los entrenamientos de hoy. Esta primera fase de la pretemporada es sólo para recuperar lesiones, ejercicios de acondicionamiento y gimnasio. Son voluntarios. No obstante, por supuesto, los equipos quieren que estén todos sus hombres en las instalaciones para trabajar en conjunto.

    La ausencia de Tom Brady, antes reseñada, es muy diferente de la de Gronkowski, pues tiene que ver con una decisión familiar, y nadie especula con que Brady sea ni traspasado ni se vaya a retirar este año. No es el caso del tight end que preocupa, y parece que con razón, en los New England Patriots.

    Todo lo que va a pasar (y lo que no) en la noche del draft

    Todo lo que va a pasar (y lo que no) en la noche del draft


    ¿Qué os han parecido los últimos, digamos, dos meses de NFl en lo que al proceso pre-draft se refiere? De aquellas primeras aproximaciones de las personas que ven fútbol americano universitario a los cientos de miles de palabras (no estoy exagerando)...

    ¿Qué os han parecido los últimos, digamos, dos meses de NFl en lo que al proceso pre-draft se refiere? De aquellas primeras aproximaciones de las personas que ven fútbol americano universitario a los cientos de miles de palabras (no estoy exagerando) que se han vertido sobre todas las grandes promesas que se presentan al proceso de selección de rookies de la liga hay todo un universo de verdades y mentiras que alcanzan su cenit en los próximos diez días.

    Estamos ante una clase que ofrece dudas. Se puede decir de todas y cada una de ellas. Todos los años va in crescendo el seguimiento del draft, las personas que se dedican al análisis de jugadores, los aficionados interesados en el proceso y, consecuentemente, los periodistas centrados en este trabajo a tiempo completo. Si la NFL ha alcanzado, parece, su techo en cuanto al seguimiento de los partidos y la competición en sí, aspectos como el draft no paran de ir hacia arriba y aún hay margen para más.

    Y, por eso, la inmensa cantidad de información recibida en dos meses. Información como para marear al más cuerdo y, volviendo a la reflexión anterior, que hace que no exista un sólo jugador sin fallos, ni uno al que no se haya desnudado hasta lo más hondo de sus errores. Dicen los médicos que no existen personas sanas, sino poco auscultadas, que al microscopio no quedamos con salud ni uno de los que caminamos por este planeta. Aplicad lo mismo a los chicos que se presentan al draft: a más sobreinformación, más defectos y revueltas se van a encontrar en su juego, su personalidad y hasta su forma de hablar. Y estamos en la era de la sobreinformación.

    Junto a eso tenemos un grupo de 32 general managers cuyo objetivo es hacerse con los jugadores que prefieren y, por lo tanto, que tienen un interés desmedido en hacer ver a sus rivales lo que no es, confundirles con cortinas de humo o decir la verdad a calzón quitado para obligarles a reaccionar en un sentido u otro. Engañarles para que se relajen, asustarles con que les van a quitar el suyo. Lo que sea en pos del objetivo final de llevarse a la plantilla al atleta con el que sueñan.

    Y, con todo el potaje anterior, no sale la situación actual, que se compone de un montonazo de chavales a los que sólo les vemos defectos, y cada día que pasa uno nuevo, y poco más de tres decenas de hombres filtrando a la prensa rumores con una intencionalidad más que evidente y entendible.

    Como para fiarse.

    Así que he decidido amontonar aquí las cosas que más se escuchan para que sepáis exactamente lo que va a pasar en la noche del draft. Ésto o todo lo contrario, claro.

    Los Cleveland Browns escogerán a Sam Darnold

    Aquí no hay duda.

    Los Cleveland Browns escogerán a Josh Allen

    Aquí no hay duda

    Los Cleveland Browns escogerán a Josh Rosen

    Aquí no hay duda

    Los New York Giants escogerán a un jugador de football

    O no, porque están en un montón de rumores de intercambio con los Buffalo Bills, así que igual escogen tres primeras rondas y no a un jugador de football. Pero si se quedan en el #2 yo ya he visto con estos ojitos que Dave Gettleman tiene muy claro que Quenton Nelson es un Hall of Famer y no se puede pasar de él, que Bradley Chubb es un Hall of Famer y no se puede pasar de él, que Saquon Barkley es un Hall of Famer y no se puede pasar de él. Eso sin contar con el siguiente punto; a ver, que cojo aire:

    Los New York Giants, New York Jets, Cleveland Browns, Denver Broncos, Indianapolis Colts, Miami Dolphins, Buffalo Bills, Arizona Cardinals, New England Patriots, New Orleans Saints, Baltimore Ravens, Los Angeles Chargers, Pittsburgh Steelers y el Manchester City podrían querer un quarterback

    Todos en primera ronda, por lo que he leído. Podríamos hacer una primera ronda de QBs y luego empezar el draft. Todos los años. Que cada equipo tuviese entre diez y doce QBs. Por lo que pudiera pasar. Es más, equipos como los Philadelphia Eagles, los Houston Texans o los Chicago Bears deberían ir pensando ya en draftear a otro; nunca es pronto para los planes de sucesión.

    Saquon Barkley es digno del #1 del draft y no vale una primera ronda

    Los fans de la NFL cuando nos ponemos extremistas somos de lo más gracioso. Lo sorprendente es que los general managers se parecen un montón a nosotros.

    Los Buffalo Bills van a ofrecer siete cosas por subir en el draft

    Tres primeras rondas, dos segundas, una tercera y las Cataratas del Niágara. El objetivo es poder seleccionar al suplente de A.J. McCarron, por supuesto: no vas a poner a un chaval a jugar ya. Todo lo anterior es por un suplente. De McCarron.

    Los Oakland Raiders y los San Francisco 49ers quieren al mismo jugador

    No sabemos si es Roquan Smith o Tremaine Edmunds, pero que quieren al mismo es tan cierto que parece mentira.

    Los Baltimore Ravens escogerán a un chaval de Alabama

    Gracias a Ozzie Newsome, que nunca, nunca, nunca oculta sus raíces con los Crimson Tide tenemos la certeza de que en Baltimore jugará o Rashaan Evans o Da'Ron Payne o Calvin Ridley.

    Los New England Patriots seleccionarán a los mejores jugadores disponibles

    Quizás subiendo en el draft, quizás bajando, quizás en ataque, quizás en defensa... no importa:  la decisión siempre será la correcta.

    Roger Goodell será silbado en Dallas

    Aquí no me equivoco seguro.

    A Ryan Leaf, Baker Mayfield le recuerda a Ryan Leaf

    A Ryan Leaf, Baker Mayfield le recuerda a Ryan Leaf


    En los días previos al Draft, todos los prospectos llegan a esa fecha con la etiqueta de contar con el potencial para cambiar el rumbo de una franquicia. La premisa se mantiene cierta hasta que, simplemente, demuestran lo contrario. Esto es...

    En los días previos al Draft, todos los prospectos llegan a esa fecha con la etiqueta de contar con el potencial para cambiar el rumbo de una franquicia. La premisa se mantiene cierta hasta que, simplemente, demuestran lo contrario.

    Esto es particularmente cierto para los quarterbacks, y pocos saben más de estar en el lado negativo de ese espectro que Ryan Leaf, considerado como una de las peores selecciones en la historia del Draft. Leaf es un vivo recordatorio de que una brillante trayectoria universitaria no otorga ninguna garantía de éxito a nivel profesional, por lo que no está de más escuchar lo que tiene que decir sobre la próxima generación.

    Incluso cuando analistas y expertos ven en la clase 2018 a una generación con cinco pasadores con el potencial de “franquicia”, Leaf no se apresuraría en incluir a Baker Mayfield en esa conversación. Más allá de lo que diga el video sobre el ganador del Trofeo Heisman, Leaf tiene un método que podría resultar incluso mejor que cualquier reporte de scout.

    “Para mí, una buena prueba de fuego es que cuando escucho entrevistas en radio o televisión, cierro los ojos y solo escucho sus voces, sus respuestas. Siempre digo: ‘Si suena como la versión de 1998 de Ryan Leaf, entonces definitivamente deben prenderse los focos de alarma”, dijo Leaf a una radiodifusora de Cleveland.

    Leaf fue la segunda selección global en 1998, solo detrás de un tal Peyton Manning. La brecha entre ambos era tan mínima que Colts revisó todas las jugadas colegiales entre Manning y Leaf antes de hacer caso a los intangibles y una corazonada. Indianapolis no se equivocó. Los Chargers sí. Leaf jugó apenas dos temporadas con San Diego, inició 18 juegos con ellos y pasó para 13 touchdowns a cambio de 33 intercepciones antes poner fin a su carrera luego de cuatro victorias en tres campañas.

    Ahora, el egresado de Washington State parece haber recompuesto su vida después de un par de arrestos y una victoria contra sus adicciones y frustraciones. Pero no cree que Mayfield haya hecho lo mismo todavía.

    “Creo que probablemente es apropiada la comparación conmigo”, dijo Leaf sobre Mayfield el mes pasado. “El individuo sumamente competitivo, en el límite de la arrogancia, el tipo molesto. Creo que, para mí, su prueba más grande será ver como lidia con el fracaso”.

    Todos los novatos se enfrentarán a la adversidad en, por lo menos, un momento de su temporada. Y será ahí en donde Mayfield, y el resto de la clase 2018, mostrará de qué material está hecho. De acuerdo a lo que Leaf ha visto y escuchado de Mayfield, el futuro no es promisorio.

    “Ahí se me derrumbó todo. Cuando todo empiece a desmoronarse, como lidié con eso. Cuando la prensa está sobre de ti después de un mal juego, cuando toda la ciudad esté en contra, ahí veremos al verdadero Baker Mayfield. Hasta el momento, no hay evidencia que respalde el hecho de que cuando la situación sea adversa, él no se doblegará”, dijo hace unas semanas para Fox Sports.

    Por supuesto que Leaf no es el único que ha visto fallas en el carácter de Mayfield. Pero el método de Leaf no es una ciencia precisamente exacta y el exquarterback de Oklahoma tiene las herramientas para cambiar el rumbo de una franquicia. Pero, bueno, también las tenía Leaf.

    Dak Prescott:

    Dak Prescott: "Dez Bryant era como un hermano para mí"


    Dak Prescott perdió a una de sus armas más importantes por la vía aérea y está consternado por ello. El quarterback de los Cowboys presenció la partida de Dez Bryant, quien fue cortado por el equipo para hacer espacio en el tope salarial. Su salida...

    Dak Prescott perdió a una de sus armas más importantes por la vía aérea y está consternado por ello. El quarterback de los Cowboys presenció la partida de Dez Bryant, quien fue cortado por el equipo para hacer espacio en el tope salarial. Su salida significa un dolor inmenso para el mariscal y su temporada 2018.

    En plática durante la inauguración de su clínica para mujeres en Dallas, el mariscal de Dallas confesó que extrañará a Bryant en su cuerpo de receptores. "Sí, obviamente son noticias tristes. Era como un hermano para mí", expresó. "Puedes dejar el futbol americano de lado. Lo que me importa es la persona, lo que significa para mí como hermano. Es difícil verlo irse".

    Jerry Jones, dueño de la franquicia de la estrella solitaria, confirmó la salida de Bryant, aunque no ahondó en detalles. El movimiento le otorga a los Cowboys un espacio en el tope salarial de $8 millones de dólares, dinero que podrían utilizar en un jugador que les otorgue mejores números que las 678 yardas y seis touchdowns que promedió en las últimas tres temporadas.

    "Te enseña que esto es un negocio", estableció Prescott. "Me motiva. Todo lo que hace es motivarme para poner esto en perspectiva. Tenemos que salir y hacer nuestro mejor trabajo. Hablé con él [Dez Bryant] después de esto. Es un gran jugador. Hizo mucho por nosotros, pero ahora debemos solucionarlo en la agencia libre".

    Jim Kelly da el primer paso en su batalla contra el cáncer

    Jim Kelly da el primer paso en su batalla contra el cáncer


    Buenas noticias para Jim Kelly, finalmente. El antiguo lanzador de los Bills compartió que está ganando la lucha en contra del cáncer y acaba de dar el primer paso para hacerlo por completo al recibir el alta para salir del hospital. A través de su...

    Buenas noticias para Jim Kelly, finalmente. El antiguo lanzador de los Bills compartió que está ganando la lucha en contra del cáncer y acaba de dar el primer paso para hacerlo por completo al recibir el alta para salir del hospital.

    A través de su cuenta de Instagram, la esposa del miembro del Salón de la Fama publicó una foto en la cual lo acompaña a la salida del hospital. Kelly se sometió a una cirugía el mes pasado para retirarle el tumor que tenía en la parte superior de la mandíbula. El de 58 años de edad podrá iniciar su rehabilitación inmediatamente en Buffalo.

    "¡Con una gran sonrisa, y un baston en su mano, hoy fue dado de alta del hospital! ¡Demos gracias al Señor! Estamos agradecidos con el Dr. Mark Urken, su equipo, y el resto del staff de Mount Sinai. La recuperación continuará aquí en New York por las siguientes dos semanas. ¡Después de regreso a Buffalo! Un día a la vez. Una oración a la vez. ¡Todo en el tiempo perfecto de Dios! ¡Gracias por orar!", expresó en la red social su esposa Jill.

    A inicios de marzo, los médicos detectaron que el cáncer había vuelto al organismo de Kelly, quien ha combatido con él desde 2013. En esta ocasión, los doctores tuvieron que reconstruir la mandíbula del exquarterback por el daño causado por la enfermedad.

    Patriots estuvieron lejos en las negociaciones con Amendola

    Patriots estuvieron lejos en las negociaciones con Amendola


    La salida de Danny Amendola de los Patriots fue dolorosa para ambas partes. El receptor tuvo que dejar New England debido a que nunca llegó a un acuerdo con el equipo y reveló que las negociaciones se quedaron muy lejos de sus expectativas. Sus...

    La salida de Danny Amendola de los Patriots fue dolorosa para ambas partes. El receptor tuvo que dejar New England debido a que nunca llegó a un acuerdo con el equipo y reveló que las negociaciones se quedaron muy lejos de sus expectativas. Sus necesidades superaron su amor por los de Massachusetts.

    Amendola salió en el inicio de la agencia libre a los Miami Dolphins, quienes lo seleccionaron como el sustituto más apto para la firma de Jarvis Landry a los Browns. Los rivales directos de División de los Patriots sumaron a uno de los mejores receptores de la liga, pero Danny confirmó que quería quedarse más tiempo ayudando a Tom Brady por la vía aérea.

    "Llegué con la mente abierta. Entiendo que Bill [Belichick] dirife un barco apretado, y no ha sido conocido por pagarle a sus jugadores, en verdad", sentenció Danny para ESPN. "Entiendo que le devolví dinero para poder jugar para él y mis compañeros y cumplir mi parte del trato, pero al final del día, tenía fe en que iba a darme la oportunidad de quedarme".

    Los Dolphins firmaron al wide receiver por dos años y $12 millones de dólares ($8.5 de ellos garantizados). Bill Belichick es un entrenador que no retiene mucho a los mismos jugadores (a excepción, claro, de Brady). Por ello, el entrenador consideró pertinente dejarlo ir y buscar más talento joven y con un salario más accesible en la agencia libre.

    "No es sencillo, eso es seguro", expresó Amendola sobre ser entrenado por Belichick. "Es un 'desgraciado' por momentos. Había muchas cosas que no me gustaban de jugar para él, pero debo decir, las cosas que no me gustaban todas eran para mejorar al equipo y lo respetaba", finalizó.

    Seattle le da la bienvenida por un año a Janikowski

    Seattle le da la bienvenida por un año a Janikowski


    Era el año 2011 cuando Sebastian Janikowski pateó el ovoide para 63 yardas ante los Denver Broncos y empató la anotación más larga en la historia de la NFL. En esa ocasión, el exuniversitario de Florida State, vestía el jersey de los Oakland...

    Era el año 2011 cuando Sebastian Janikowski pateó el ovoide para 63 yardas ante los Denver Broncos y empató la anotación más larga en la historia de la NFL. En esa ocasión, el exuniversitario de Florida State, vestía el jersey de los Oakland Raiders por onceava campaña consecutiva y, ahora, siete años más tarde, llevará su juego a la ciudad de Seattle para ponerse a las órdenes del coach Pete Carroll.

    En su última temporada con los Malosos, Janikowski no tuvo participación debido a problemas con su espalda cuando en su carrera solo se había perdido cuatro partidos: dos en su temporada como novato, otro en 2001 y, finalmente, uno en 2011. En estas listas de presencia, el pateadror de 40 años es uno de los últimos tres jugadores que salieron del Draft del 2000 y se mantienen activos junto a Tom Brady y Shane Lechler.

    El nombrado All-Pro en 2011, trabajará por un año bajo las órdenes de su antiguo entrenador de equipos especiales Brian Schneider como cuando coincidieron en Oakland en 2007 y 2008. Janikowksi competirá con Jason Myers por el puesto de pateador titular después de que Brian Walsh decidiera convertirse en agente libre acabando la temporada anterior.

    El polaco registra un 80.5 por ciento de efectividad en sus tiros de campo por un 98.9 por ciento de puntos extras realizados a lo largo de su carrera.

    Los Dallas Cowboys cortan a Dez Bryant, su receptor estrella

    Los Dallas Cowboys cortan a Dez Bryant, su receptor estrella


    En la NFL hay de todo, como en botica. Buenos, no tan buenos y regulares. También los hay malos, pero suelen durar muy poco. Pero luego, más allá de números, estadísticas y demás, hay tipos especiales. Y Dez Bryant ha sido uno de ellos. Por eso es...

    En la NFL hay de todo, como en botica. Buenos, no tan buenos y regulares. También los hay malos, pero suelen durar muy poco. Pero luego, más allá de números, estadísticas y demás, hay tipos especiales. Y Dez Bryant ha sido uno de ellos.

    Por eso es tan complicado de digerir que los Dallas Cowboys hayan cortado a Dez Bryant sin haber propuesto siquiera una revisión de contrato. Fue un despido hasta vulgar, de esos a los que nos hemos acostumbrado tanto durante la crisis. Llamada el viernes por la mañana, reunión en las oficinas, y salida por la puerta con la caja de cartón correspondiente. Lo mismo que nos podría haber pasado, o que incluso puede haber pasado, a algunos de los que estáis leyendo este artículo.

    Con ese despido, los Cowboys se ahorrarán los 12,5 millones de salario base que tenía que cobrar el jugador, pero también conseguirán que su impacto contra el cap, que iba a ser de 16,5 millones, se quede en ocho. Menos de la mitad.

    No le ofrecieron rebaja de salario

    El despido, por otro lado esperado, y la manera de hacerlo, sin siquiera proponer un recorte, solo tienen una explicación: los Cowboys creen que Bryant está acabado con 29 años. O al menos, que ya ha dejado de ser un tipo especial. Uno de los pocos elegidos capaces de reinar en la NFL. Ellos son los que han trabajado con él durante estos últimos tres años, cuando tras la lesión de Tony Romo dio un terrible bajón de rendimiento. Para muchos, entre los que me encuentro, el Dez Bryant del último trienio es la consecuencia de un quarterback que nos ha sorprendido por su rendimiento en las cortas y medias distancias, pero que ha preferido limitar riesgos en las largas hasta no estar más asentado y tener más experiencia. Para otros, entre los que se encuentra el staff del equipo, simplemente ha perdido velocidad, capacidad de separación y ese toque que le convertía en alguien especial. Y nadie quiere pagarle 12,5 millones, un salario reservado solo a los más grandes, a un tipo que no devuelve con creces esa inversión con su rendimiento.

    Una oferta de la NFC Este

    Bryant ha salido de las instalaciones del equipo diciendo que volverá para verse las caras con los Cowboys dos veces el próximo año. Una insinuación que augura que firmará un contrato con Eagles, Giants o Redskins. De entrada resulta difícil de imaginar que pueda recalar en unos Eagles que tienen ya un potente grupo de receptores que además se ha reforzado con Mike Wallace. Para que se le abriera la puerta de Nueva York para él, primero tendría que abrirse para la salida de Odell Beckham, y ese culebrón tiene pinta de ir para largo. No creo que Dez quiera esperar tanto para asegurar su futuro. Parece mucho más plausible la opción de Washington, que tiene la posición muy cogida por los pelos, solo reforzada en esta agencia libre con Paul Richardson, y pendientes de la resurrección de Crowder y la confirmación de Josh Doctson.

    Yo creo que Dez Bryant solo lanzó el exabrupto de las dos reuniones anuales porque sigue siendo el mismo de siempre. Un chuleta irredento convencido de su grandeza. Un tipo especial con la lengua demasiado larga, como muchos de su especie. Pero cuando llegue a casa, y deje la caja encima de la mesa de la cocina, antes de tirar casi todo su contenido a la basura, consciente de que su valor sentimental es nulo una vez cruzada la puerta de salida del equipo, se dará cuenta de que su camino es otro.

    Un año para recuperar el prestigio

    Dez no puede conformarse con arrastrarse el resto de su carrera intentando parecerse al que fue junto a Romo, porque entonces nunca lo conseguirá. Su camino pasa por encontrar un equipo con un quarterback que sepa explotar todo su potencial de gran estrella, firmar un contrato de un año con esa franquicia, y volver a la agencia libre en 2019 con su aura resplandeciendo como en los buenos tiempos, para firmar otro de esos contratos descomunales que solo está al alcance de los tipos especiales como él.

    Y aquí, entre nosotros, de repente se me ha ocurrido el nombre de un equipo al que en la última década no le ha temblado la mano a la hora de fichar a receptores especiales venidos a menos. Que a veces ha acertado y en otras se ha confundido con la decisión, pero que en caso de hacerse con los servicios de Dez Bryant daría un golpe en la mesa que volvería a sembrar el pánico en el universo de la NFL.

    No os digo el nombre de ese equipo. No os hace falta, os lo imagináis. Y no quiero ni pensar lo que podría suceder si Dez Bryant sigue teniendo todo el talento que se le supone perdido y viste esos colores malditos.

    A propósito, y como otra pista, en ese equipo en número 88 no tiene dueño ahora mismo. (NOTA: si aún no sabes el nombre de ese equipo, mira las etiquetas de la noticia. Justo aquí debajo).

    Jerry Jones le muestra la puerta de salida a Dez Bryant

    Jerry Jones le muestra la puerta de salida a Dez Bryant


    El día llegó antes de lo esperado. Los Dallas Cowboys cortaron al receptor Dez Bryant este viernes, día en el que, según reportes, la gerencia general de “El equipo de América” le pediría que aceptara un recorte salarial. Bryant se convierte en...

    El día llegó antes de lo esperado. Los Dallas Cowboys cortaron al receptor Dez Bryant este viernes, día en el que, según reportes, la gerencia general de “El equipo de América” le pediría que aceptara un recorte salarial.

    Bryant se convierte en agente libre después de jugar sus primeros ocho años como profesional con los Cowboys.

    Sin embargo, sus estadísticas han ido en franca picada. La de 2014 fue su más reciente campaña con más de mil yardas. Ese año tuvo 88 recepciones, 1,320 yardas y 16 touchdowns, lo que le valió ser invitado al Pro Bowl y designado primer equipo en el All-Pro de la NFL.

    En 2017 atrapó 69 pases, sumó 838 yardas y anotó en 6 ocasiones.

    En las que fueron sus últimas tres temporadas en Dallas, Dez promedió 50 recepciones, 678.3 yardas y 5.6 touchdowns.

    Bryant, de 29 años de edad, está en el tercer año de un contrato por cinco temporadas y 70 millones de dólares, 45 de ellos garantizados.

    El sueldo de Bryant en 2018 y 2019 sería de 12.5 millones de dólares. Al cortarlo, los Cowboys liberan 8.5 millones en el tope salarial, según OverTheCap.com.

    El mes pasado, Dallas firmó a dos receptores vía agencia libre: Allen Hurns, quien jugó cuatro años en Jacksonville, y Deonte Thompson, en un intento por reforzar el mediocre cuerpo de receptores que tiene el joven Dak Prescott.

    Después de una campaña de novato espectacular, Prescott vivió un retroceso en su segundo año en la NFL: récord de 9-7, 62.9% de pases completos, 22 touchdowns y 13 intercepciones.

    Los Cowboys poseen la decimonovena selección global del Draft 2018, que se celebrará precisamente en su estadio de Arlington, a partir del 26 de abril.

    Gayle Benson no venderá los New Orleans Saints

    Gayle Benson no venderá los New Orleans Saints


    Gayle Benson, viuda de Tom Benson, ha mandado una carta a los otros 31 propietarios de la NFL explicándoles que no es su intención el vender la franquicia de los New Orleans Saints. De hecho, les ha dicho todo lo contrario: que quiere implicarse al...

    Gayle Benson, viuda de Tom Benson, ha mandado una carta a los otros 31 propietarios de la NFL explicándoles que no es su intención el vender la franquicia de los New Orleans Saints. De hecho, les ha dicho todo lo contrario: que quiere implicarse al 100% en la gestión del negocio y, es más, que quiere ser parte fundamental de los comités y órganos que rigen en la liga.

    Ese fue siempre el deseo de Tom Benson. El legendario dueño de los Saints (y también de los Pelicans de la NBA) tuvo problemas serios con su primera mujer y con los hijos que tuvo con ella; de hecho, despidió a su propia hija y les sacó, a todos, de su testamento. Benson se casó con Gayle en el año 2004 y, desde entonces, el impacto de esta mujer en su vida y en sus negocios fue notable.

    De hecho, la hoy propietaria de los Saints, de 71 años de edad, comía todos los días en la cafetería del club junto a su marido para estar cerca de los empleados. Y fue a todas las reuniones de propietarios de los últimos quince años. Su marido era una figura muy importante en la NFL y quería que ella le sucediese porque, al parecer, adoraba esta liga y este negocio.

    Lo ha demostrado. Un mes después del fallecimiento de Tom, Gayle ha dejado claro que no quiere apartarse de la NFL. Su idea es introducirse en los comités de reglamento, de relaciones públicas, de marketing... de todo, porque quiere ser una voz autorizada dentro del organigrama de la liga, tal y como era su marido.

    En la carta que ha enviado a sus colegas, Gayle Benson hace un alegato a favor del trabajo de su esposo, tanto en el equipo como en la comunidad de Nueva Orleans, así como pone en valor el hecho de que los Saints han vendido todos los billetes de su estadio, incluidos los palcos vip, desde el año 2006, y que así va a seguir siendo en 2018.

    Gayle Benson se une a Virginia Halas McCaskey (Chicago Bears) y Martha Ford Firestone (Detroit Lions) como una de las tres propietarias en exclusiva de franquicias NFL. Y las tres con gran peso dentro de la organización.

    Tom Brady:

    Tom Brady: "¡¡¡¡Lamar Jackson es una bestia!!!!"


    Los New England Patriots necesitan un suplente para Tom Brady. Tras poder vivir en los últimos años con la comodidad de saber que Jimmy Garoppolo estaba en la plantilla y, en menor medida, Jacoby Brissett echaría una mano en caso de ser necesario,...

    Los New England Patriots necesitan un suplente para Tom Brady. Tras poder vivir en los últimos años con la comodidad de saber que Jimmy Garoppolo estaba en la plantilla y, en menor medida, Jacoby Brissett echaría una mano en caso de ser necesario, ahora se plantan en la temporada 2018 sólo con Brian Hoyer como alternativa.

    Visto como ha funcionado el equipo durante toda la etapa de Bill Belichick, en la que se han elegido quarterbacks en el draft en rondas intermedias casi cada tres años, es evidente que un pasador llegará este año a la plantilla como rookie. Falta ver el quién. Y el cómo.

    Porque los Patriots tienen algo con lo que no han trabajado en tiempos recientes: dos primeras rondas y dos segundas. Eso les da munición como para aspirar a subir en el draft, si es lo que desean. Es algo nada común en la franquicia, y no creo que sea esperable ahora mismo, pero la especulación con que podrían intentar un movimiento hacia alguno de los mejores QBs de la camada es constante. Y notable.

    Si es así, parace que Tom Brady tiene claro quien le gusta de verdad: Lamar Jackson.

    El QB de la universidad de Louisville ganó el Heisman Trohpy, premio al mejor jugador del año en la NCAA Football, con un estilo de juego corredor, agresivo, excitante. En el año 2017 cambió, y mejoró una enormidad, sus movimientos en el pocket, su visión en campo profundo y, en general, su valía como pasador. No deja de ser, eso sí, un especimen de QB en el espectro opuesto al de Brady, es decir, un corredor.

    Sin embargo, lo mismo se decía el año pasado de DeShaun Watwon, el QB de los Houston Texans, y lo que se vio de él en la NFL, hasta su lesión, fue tan impresionante que ha dejado pensando a todos los que toman decisiones en la liga ¿Y si Lamar Jackson es más parecido a DeShaun Watson que a Michael Vick O Robert Griffin III, sus comparaciones más estándar? Pues, en ese caso, su valor sería superior en la actual NFL.

    Y ahí surgió la discusión en NFL Network a la que, de repente, se unió el mismísimo Tom Brady en Instagram para exclamar la frase con la que titulo este artículo: "¡¡¡¡Lamar Jackson es una bestia!!!!". Sí, con cuatro exclamaciones.

    Jackson es considerado el tercer, cuarto o quinto quarterback en importancia en este draft, dependiendo de a quién se pregunte. Sin embargo, no parece probable que vaya a caer más allá del puesto #15, donde eligen los Arizona Cardinals, quienes podrían seleccionarle y, poniéndolo al lado de David Johnson, formar un backfield que grita espectáculo por los cuatro costados.

    Es por eso que si Tom Brady quiere a esa ¡¡¡¡bestia!!!! a su lado este año, para ayudarle a crecer y a ser el futuro QB de los Patriots, el equipo de New England va a tener que usar su gran capital en el draft para moverse hacia el top quince ¿Lo harán? En menos de dos semanas lo sabremos.

    Reuben Foster se enfrenta a once años de cárcel

    Reuben Foster se enfrenta a once años de cárcel


    Reuben Foster, linebacker de los San Francisco 49ers, ha sido acusado de tres delitos a raíz de la agresión machista que perpetró contra su novia el pasado 11 de febrero en Los Gatos, California, Estados Unidos.. Se enfrenta a once años de presión,...

    Reuben Foster, linebacker de los San Francisco 49ers, ha sido acusado de tres delitos a raíz de la agresión machista que perpetró contra su novia el pasado 11 de febrero en Los Gatos, California, Estados Unidos.. Se enfrenta a once años de presión, en caso de que sea condenado por los tres.

    Foster fue detenido tras agredir a su pareja con entre ocho y diez puñetazos en la cabeza, sacarla de la casa donde ambos habitaban por los pelos y causarle la rotura de un tímpano. La fiscalía le acusa, por lo tanto, de violencia doméstica. Además, se le imputa el uso de la fuerza para evitar que su novia pudiese llamar a la autoridad policial para que acudieran en su socorro, y posesión ilícita de armas pues tenía en su poder una pistola y munición abundante que está prohibida en California.

    Es previsible, no obstante, que la agredida no colabore con la justicia, porque aún es la actual pareja del jugador de la NFL, lo que haría que el caso judicial se viese empantanado.

    A la vista previa acudió Richard Sherman. El cornerback recientemente fichado por los San francisco 49ers quisó, desde que firmó su nuevo contrato, implicarse de forma personal en el caso de Foster y acogerlo bajo su liderazgo. Sherman tiene una ganada fama de líder de vestuario y de lucha contra las desigualdades sociales en su país y con su raza, la afroamericana. Reuben proviene de una familia muy pobre de Alabama y su padre había disparado a su madre siendo él niño.

    El equipo, por su parte, ha asegurado que sigue este asunto con la máxima atención. Eligieron el año pasado al jugador en la primera ronda del draft cuando parecía que nadie le quería. A pesar de su inmenso talento, los problemas de personalidad, y una lesión en el hombro, hicieron que el resto de franquicias pasaran de él. En caso de que sea condenado, aunque no sea con penas de cárcel, es probable que sea despedido del equipo.

    De lo que va a ser imposible que se libre es de los seis partidos de sanción que impone la NFL a los jugadores que están involucrados en delitos de violencia doméstica, aunque la justicia los exima. El año pasado se levantaron los cargos contra el running back de los Dallas Cowboys, Zeke Elliott, que a ojos de la justicia es inocente de las acusaciones que su ex pareja vertió sobre él, y aún así cumplió los seis partidos de sanción de la liga.

    Si sumamos que este mismo año Foster también fue detenido en Alabama por posesión de marihuana, algo ilegal en ese estado, es fácil imaginar que la sanción será de, por lo menos, siete partidos, pudiendo llegar a ocho, esto es, la mitad de la temporada regular.

    Ese es el menor de los problemas de Reuben Foster ahora. En caso de que la justicia le considere culpable ingresará en prisión y nunca volverá a la NFL.

    Diario de As América #592: La hipocresía de la NFL

    Diario de As América #592: La hipocresía de la NFL


    La NFL vivió ayer una jornada de esas que pone sobre la mesa su inmensa hipocresía. Tanto en el caso de Reuben Foster, linebacker de los San Francisco 49ers que ha sido acusado formalmente de agredir a su pareja, como en el de Colin Kaepernick, al que...

    La NFL vivió ayer una jornada de esas que pone sobre la mesa su inmensa hipocresía. Tanto en el caso de Reuben Foster, linebacker de los San Francisco 49ers que ha sido acusado formalmente de agredir a su pareja, como en el de Colin Kaepernick, al que los Seattle Seahawks iban a hacer una prueba sólo tras preguntarle si iba a seguir arrodillándose ante el himno, quedó claro lo siguiente: con talento útil todo es matizables; con talento límite, toda excusa es perfecta. Hablo con Fernando Kallás de tan desagradables asuntos (y del dineral que le han dado los Cleveland Browns a Jarvis Landry). Además, mañana comienzan los playoffs de la NBA, y con Sergio Andrés echo un vistazo a los emparejamientos de primera ronda.

    Calendario de pretemporada: los partidos imprescindibles

    Calendario de pretemporada: los partidos imprescindibles


    La NFL ha desvelado su calendario de pretemporada. Podéis consultar aquí todos los encuentros. Esas cuatro semanas de agosto, más el partido previo del Hall of Fame, que cada año decimos que no valen para nada pero que acabamos cogiendo con más...

    La NFL ha desvelado su calendario de pretemporada. Podéis consultar aquí todos los encuentros.

    Esas cuatro semanas de agosto, más el partido previo del Hall of Fame, que cada año decimos que no valen para nada pero que acabamos cogiendo con más ansia que El Tenazas una empanada de chorizo y tocino. Sabemos que es un placebo, que sólo están ahí para calmar nuestro mono tras seis largos meses sin football, y nos da igual.

    De la misma manera, es muy probable que la semana que viene la liga haga público su calendario de la temporada regular 2018, y ahí tendremos un momento de inmensa excitación contando las peores y mejores rachas de cada equipo, poco menos que poniendo resultado a todas las franquicias. Así que lo que hoy tenemos, con el calendario de la pretemporada, es un anticipo inocuo.

    Aún así, es un clavo ardiendo estupendo al que agarrarse. Pensar que en agosto veremos partidos de fútbol americano... mmmmm... ¡y qué partidos! Aquí os dejo los cinco que creo que son más interesantes:

    1- Toda la semana 3

    Cada año es lo mismo pero, por si acaso hay despistados, es bueno recordar que la tercera semana de la pretemporada de la NFL es la buena. Es cuando los titulares juegan por lo menos media mitad y cuando se hace el ensayo general antes del inicio de la temporada regular. Los puestos estarán ya más o menos perfilados, las batallas de quarterbacks dirimidas y bastante más agresividad en el campo. El Cleveland Browns, renovados tras un draft estelar (eso es seguro, por las elecciones que tienen), contra los Philadelphia Eagles, los campeones, aparece como el más excitante.

    2- New York Giants vs. Cleveland Browns, semana 1

    El equipo que tiene el número uno del draft y el que tiene el número dos chocan entre sí en la primera semana de pretemporada. Qué maravilla. Si se da el hecho de que ambos eligen quarterback, algo probable, los veremos cara a cara por primera vez en sus carreras profesionales este día.

    3- Denver Broncos vs. Minnesota Vikings, semana 1

    Case Keenum vuelve a Minnesota. Me imagino una ovación sensacional. Además, será el debut del jugador ahora mismo mejor pagado de la historia de la NFL, Kirk Cousins, ante su nueva parroquia. No jugará más de un par de drives, se puede especular, pero algo es algo. Por cierto, digo lo de "ahora mismo mejor pagado" porque el verano es muy largo y Matt Ryan y Aaron Rodgers quieren lo suyo.

    4- New England Patriots vs. Philadelphia Eagles, semana 2

    La repetición de la Super Bowl. Hombre, siendo dos equipos veteranos como son no es probable que veamos a muchos titulares y estrellas sobre el campo. Sin embargo, son dos plantillas de gran profundidad que nos darán un buen espectáculo. Y, además, lo dicho, que es la repetición de la Super Bowl, y eso tiene un valor claro en sí mismo.

    5- Los Angeles Rams vs. Oakland Raiders, semana 2

    El retorno de Jon Gruden nos va a dar grandes momentos televisivos. Sí, incluso en pretemporada. Ya me lo imagino poniendo cara de "Chucky". Y, oye, que este partido tiene su morbo, porque ambas franquicias están "hermanadas" por su relación con Los Angeles y porque los Rams ganaron a los Raiders en la carrera de la recolocación. Además, ver a los Rams todo lo que se pueda este año es mandatorio, y eso incluye la pretemporada.

    Brett Favre teme haber sufrido “miles” de conmociones

    Brett Favre teme haber sufrido “miles” de conmociones


    Lo de Brett Favre es serio. Grave. Asusta. El legendario ex quarterback de los Green Bay Packers reconoció en una entrevista que pudo haber sufrido “cientos, quizá miles” de conmociones cerebrales a lo largo de sus 20 años de carrera en la NFL, y...

    Lo de Brett Favre es serio. Grave. Asusta.

    El legendario ex quarterback de los Green Bay Packers reconoció en una entrevista que pudo haber sufrido “cientos, quizá miles” de conmociones cerebrales a lo largo de sus 20 años de carrera en la NFL, y habló de cómo lidia con los posibles efectos.

    “Hay un término que a menudo se usa en el football, y tal vez en otros deportes: cuando tienes un zumbido en los oídos y ves estrellas, eso es una conmoción cerebral. Si realmente eso es una conmoción cerebral, he tenido cientos, probablemente miles a lo largo de mi carrera, lo cual es aterrador”, dijo Favre, de 48 años de edad, al programa de televisión Megyn Kelly Today.

    Sin embargo, Favre únicamente fue diagnosticado formalmente con “algunas” conmociones.

    “Sí, eso sé… tres o cuatro, tal vez”, aseguró.

    Son ya ocho años desde que Favre anunció su retiro definitivo de la NFL, luego de 321 partidos consecutivos, un récord aún vigente para un quarterback.

    En ocasiones ha perdido la memoria a corto plazo y en otras tiene dificultades para hablar: tartamudea.

    Por supuesto, su temor es que éstos sean síntomas de Encefalopatía Traumática Crónica (CTE), una terrible enfermedad que ha sido diagnosticada a varios jugadores de la NFL en el retiro.

    “Sí, olvidé mis llaves y las tenía en la mano. ¿Dónde están mis gafas? Y están en tu cabeza... Me pregunto si tengo las primeras etapas de CTE. No lo sé”, dijo Favre, honesto pero preocupado.

    Pese a todo, no hay arrepentimiento y está orgulloso de haber jugado tantos años en la NFL.

    “Mi carrera [en la NFL] me ha proporcionado muchas cosas. Es una especie de bendición y una maldición”, dijo.

    La maldición podrían ser esas escalofriantes tres letras: CTE.

    “Lo que sabemos sobre el cerebro, las lesiones y el CTE, es que el mañana podría ser totalmente diferente”, aceptó. “Mañana puedo gozar de buena salud, pero no saber quién soy ni a dónde voy. Puede suceder de la noche a la mañana. Sé que no es tan dramático, pero eso es lo que me da miedo. Sin importar lo que haga, trato de cuidarme físicamente; lo otro es una parte de mi futuro que realmente no puedo controlar”.

    La Encefalopatía Crónica Traumática, o CTE por sus siglas en inglés, es una degeneración gradual de la función cerebral como consecuencia de los repetidos golpes en la cabeza y conmociones cerebrales.

    La Universidad de Boston realizó una serie de estudios cuyos resultados son aterradores: al examinar los cerebros de 202 ex jugadores, descubrieron que 177 (casi 88%) tenían CTE, según publicó el diario The Washington Post en julio de 2017.

    En 20 temporadas en la NFL -con los Atlanta Falcons (1991), Green Bay (1992-2007), New York Jets (2008) y Minnesota Vikings (2009-2010)-, Favre pasó para 71,838 yardas, con 508 touchdowns y 336 intercepciones. Su récord fue de 186-112 en campaña regular y 13-11 en postemporada.

    Jugó dos Super Bowls con los Packers; ganó en la edición XXXI (35-21 sobre los Patriots) y perdió un año después en el XXXII (31-24 ante Denver).

    Ingresó al Salón de la Fama en 2016 y se retiró como el líder pasador de todos los tiempos.

    Fue designado Jugador Más Valioso (MVP) tres veces en su carrera.

    Jarvis Landry explota números con contrato multimillonario

    Jarvis Landry explota números con contrato multimillonario


    Los Cleveland Browns rompieron la agencia libre el pasado mes con las contrataciones de Tyrod Taylor, Damarious Randall y al tres veces jugador del Pro Bowl Jarvis Landry. En esta ocasión, la directiva de los Browns ha dado otro golpe de autoridad y,...

    Los Cleveland Browns rompieron la agencia libre el pasado mes con las contrataciones de Tyrod Taylor, Damarious Randall y al tres veces jugador del Pro Bowl Jarvis Landry. En esta ocasión, la directiva de los Browns ha dado otro golpe de autoridad y, junto con Landry, pusieron en la mesa uno de los contratos más jugosos de la NFL para un receptor abierto.

    El acuerdo kilométrico esta tasado en 75.5 millones de dólares que serán por cinco años. De esa cantidad, 47 millones son garantizados, por lo que solo se coloca detrás de DeAndre Hopkins y Mike Evans en la lista de receptores mejor pagados de la liga. Antes de esta novedad, estaba planeado que Landry jugara bajo la etiqueta de jugador franquicia; bajo esa orden hubiera recibido casi 16 millones en la próxima temporada.

    El ex Miami Dolphins buscará capitalizar la llegada del quarterback Tyrod Taylor, además de reforzar una ofensiva que solo cosniguió siete anotaciones en 2017, mientras que Landry marcó nueve touchdowns por su propia cuenta. También el curso anterior, Landry fue el segundo jugador con más recepciones al haber registrado 112, solo siete por debajo de Michael Thomas (119).

    Con este contrato, John Dorsey, gerente general de la franquicia, asegura a un joven de 25 años en busca de darle una nueva cara a los Browns que tienen una victoria en las últimas dos temporadas.

    ¿Qué receptores tienen los mejores contratos de la NFL?

    1.- Mike Evans (Tampa Bay) - $82,500,000

    2.- DeAndre Hopkins (Houston) - $81,000,000

    3.- Jarvis Landry (Cleveland) - $75,000,000

    4.- Julio Jones (Atlanta) - $71,257,000

    5.- Demaryius Thomas (Denver) - $70,000,000

    6.- Dez Bryant (Dallas) - $70,000,000

    7.- Antonio Brown (Pittsburgh) - $68,000,000

    8.- T.Y. Hilton (Indianapolis) - $65,000,000

    9.- A.J. Green (Cincinnati) - $60,000,000

    10.- Davante Adams (Green Bay) - $58,000,000

    El acuerdo de Kaepernick y Seattle depende de una rodilla

    El acuerdo de Kaepernick y Seattle depende de una rodilla


    La historia es la siguiente: los Seahawks habían previsto tener una jornada de trabajo con Colin Kaepernick previa a un posible contrato. La jornada de trabajo ha sido cancelada. Según unas versiones, el motivo de la cancelación es que los Seahawks le...

    La historia es la siguiente: los Seahawks habían previsto tener una jornada de trabajo con Colin Kaepernick previa a un posible contrato.

    La jornada de trabajo ha sido cancelada.

    Según unas versiones, el motivo de la cancelación es que los Seahawks le propusieron al jugador que si quería fichar por el equipo se comprometiera a dejar de arrodillarse ante el himno y éste se negó.

    Según otras versiones, los Seahawks solamente han retrasado la prueba porque prefieren que John Schneider (general manager) y Pete Carroll (head coach) mantengan con Kaepernick una entrevista personal, previa a la sesión de entrenamiento, en la que se abordarán muchos temas personales, incluidas sus protestas durante el himno.

    Entre medias, Mark Geragos, abogado del jugador, insiste en que retirará la demanda contra la NFL y sus propietarios, por conspirar para no darle trabajo a Kaepernick por motivos ideológicos, en el momento en que un equipo le contrate.

    Al final, la NFL se ha metido en un buen lio porque nadie quiere contratar a Kaepernick.

    Es innegable que es mejor jugador que algunos de los quarterbacks que han encontrado equipo en esta agencia libre y en la anterior. Y es imposible imaginar que el motivo principal no sea su intención de seguir arrodillándose durante la interpretación del himno.

    También es innegable que la mayoría de los equipos, si no todos, prefieren no tener jugadores problemáticos en su plantilla. Y si los tienen es porque son tan buenos, tan decisivos, que merece la pena pagar el peaje de sus declaraciones, extravagancias y demás. Podemos discutir mucho sobre la calidad de Kaepernick, pero creo que todos estaremos de acuerdo en que no está en esa élite a la que se les consiente todo.

    En su última temporada en los 49ers, Kaepernick fue elegido por los demás miembros de la plantilla de San Francisco como el mejor compañero del vestuario. Sin embargo, solo dos años antes era criticado por esos mismos compañeros como un tipo introvertido que no se relacionaba e iba a lo suyo. Es posible que tuviera un importante cambio de carácter, aunque también puede ser que ese cambio de percepción tenga que ver con la polémica creada a su alrededor.

    El año pasado por estas fechas se discutía si Kaepernick debía ser titular en algún equipo. Ahora ese debate ha quedado antiguo. Prácticamente nadie cree ya que pueda ser titular. La discusión es, simplemente, si puede ser un quarterback suplente. Y en ese tema volvemos otra vez a la pescadilla que se muerde la cola. Por supuesto que tiene calidad de sobra para ser un gran quarterback suplente (y tal vez hasta titular en su mejor versión), pero su presencia mediática quizá no sea la ideal para dar estabilidad a un vestuario. Quizá sea un gravísimo error y quizá se pueda achacar a una conspiración entre los propietarios, o a un simple acuerdo tácito, pero creo que no hay que cerrar la puerta a que cada uno de esos propietarios piense que su plantilla mejoraría con Kaepernick como segundo quarterback, pero que ese paso puede significar meter a un zorro en el gallinero que, con todas las implicaciones que le rodean, termine por desestabilizar a su equipo.

    A estas alturas no voy a negar que Kaepernick no forma parte de ninguna plantilla de la NFL fundamentalmente por arrodillarse durante la interpretación del himno. Pero por otra parte, antes de empezar a colgar sambenitos a unos y a otros, me gustaría que analizaras el asunto con tranquilidad, intentando mirarlo desde todos los puntos de vista, con todos los pros y los contras, y pensaras qué harías tú si fueras propietario de un equipo de la NFL.

    Estoy seguro de que muchos de los que habéis leído estas líneas ficharíais a Kaepernick sin dudarlo, y que muchos otros no lo haríais bajo ningún concepto. Y creo que todos tendríais razones de mucho peso y de sobra. Y todas ellas respetables.

    La única duda que queda es si hay una orden interna dentro de la NFL que prohíbe fichar a Kaepernick a los 32 equipos por mucho que haya alguno que sí está dispuesto a hacerlo. Eso es lo que asegura Kaepernick, y el argumento de su abogado, Mark Geragos, para haber demandado a la liga.

    Más allá de esa confabulación, creo que Kaepernick tiene el mismo derecho a arrodillarse o no que un propietario a ficharle o no después de analizar todos los pros y los contras de tenerlo en su plantilla.

    También quiero hacer otras preguntas. ¿Puede obligar un juez a un equipo a contratar a un jugador? ¿Y a partir de ahí, qué? ¿Puede obligar ese juez a un equipo a convocar a ese jugador cada semana? ¿Puede obligar a que sea titular? ¿Puede imponer un salario? ¿Qué pasaría si un equipo ofreciera a Kaepernick solo el contrato mínimo para un quarterback de séptimo año? ¿Podría rechazarlo? Uff, demasiadas preguntas y todas muy complicadas.

    Una vez más, y sin quitar ni dar razones, se confirma que deporte y política nunca se mezclan muy bien. Siempre terminan produciendo indigestión.

    Los clubs norteamericanos que más tiempo llevan sin playoffs

    Los clubs norteamericanos que más tiempo llevan sin playoffs


    Los Minnesota Timberwolves se han metido en los playoffs de la NBA. Imagino que habrá una enorme felicidad en la ciudad, porque uno de los oprobios más duros de los equipos profesionales deportivos norteamericanos es estar en la cima de la lista de...

    Los Minnesota Timberwolves se han metido en los playoffs de la NBA. Imagino que habrá una enorme felicidad en la ciudad, porque uno de los oprobios más duros de los equipos profesionales deportivos norteamericanos es estar en la cima de la lista de franquicias que llevan más tiempo sin meterse en la pelea por el título.

    Los Wolves llevaban trece temporadas consecutivas sin llegar a jugar las rondas eliminatorias y cada año se les recordaba el asunto. Como una losa que no hay manera de quitarse de encima y que persigue a diferentes plantillas una campaña tras otra.

    Este mismo año se acabó la que era la ausencia de gloria más larga del deporte norteamericano. La poseían los Buffalo Bills de la NFL que, 19 años después, pudieron jugar a vida o muerte en la ronda de wild card de enero. Perdieron contra los Jacksonville Jaguars pero equipo y ciudad se quitaron un inmenso peso de encima. Ahora el futuro se ve de otra manera.

    Hace tres años, en 2015, los Toronto Blue Jays de la MLB habían dejado su trono maldito de ser los más ajenos a pelear por el título en nada menos que 22 años. En 2015 ganaron la AL Este y disputaron los playoffs (y de qué manera, además).

    ¿Cómo queda, pues, la lista de las franquicias que más tiempo llevan alejadas de los playoffs en las cuatro grandes ligas norteamericanas?

    1- Seattle Mariners (MLB): 16 temporadas

    He aquí los actuales reyes de la miseria en el deporte norteamericano. Los Mariners no están jugando en octubre desde el año 2001. Si acaban este 2018 en la actual tercera posición en la que se encuentran en la AL Oeste, sumarán 17 campañas sin playoffs. Números que ya rozan la tragedia. Además, las opciones no están a su favor, con Los Angeles Angels jugando como los ángeles (...), sumando talento joven y con un futuro brillante, y los Houston Astros siendo los actuales campeones y mejor equipo de la MLB, en su misma división. No les arriendo la ganancia.

    2- Cleveland Browns (NFL): 15 temporadas

    El saco de los golpes de la NFL, el objeto de todas las mofas y befas, no sólo lleva 15 años de sequía, sino que este mismo año es el número uno del draft, lo que significa que han sido un equipo terrible en 2017 ¿Cómo de terrible? Tanto como para no ganar un sólo partido. Es más: 1-31 de récord en las dos temporadas anteriores. Francamente, resulta inimaginable caer más bajo.

    3- Miami Marlins (MLB): 14 temporadas

    Los Marlins son un caso análogo al de los Browns. Si me apuráis, incluso un poco peor. Porque son carne de meme, porque llevan 14 años sin oler la gloria, y porque, además, han sido vendidos recientemente y la nueva dirección, encabezada por Derek Jeter, se ha encargado de quitarse salarios de encima y convertir la plantilla en un solar. Al menos los Browns han pasado el punto de inflexión de la reconstrucción: los Marlins son un horror a varios años vista.

    4- Sacramento Kings (NBA): 12 temporadas

    Con la deserción de los Timberwolves de esta lista, los Sacramento Kings se quedan como los reyes (...) de la NBA en cuanto a liderazgo en la catástrofe. Y, como en el caso de los Marlins, no parece que en el futuro cercano aparezca la opción de meterse en playoffs, no. En cada enero se les oye pensar eso de "bueno, tankeamos y nos llevamos aun gran jugador". Una docena de veces, por lo menos.

    5- San Diego Padres (MLB): 11 temporadas

    Los Padres lo intentaron con ardor hace un par de offseasons, cuando asaltaron la agencia libre con la intención de acabar con la sequía. Les salió mal, francamente mal, y ahora están tratando de remendar los errores de aquel invierno. El contador sigue en marcha, y ya sobrepasan la década de finales de temporada regular decepcionantes.

    6- Tampa Bay Buccaneers (NFL): 10 temporadas

    El segundo equipo de la NFL que más tiempo lleva a dos velas en lo que a playoffs se refiere son los Buccaneers. Pueden agarrarse a que ya tienen en sus filas la pieza fundamental de todo equipo, el quarterback franquicia, y a que en esta liga los cambios entre la arte baja y la alta, el último de una división y el primero, son constantes.

    7- Carolina Hurricanes (NHL): 9 temporadas

    En la NHL, el ignominioso (adivinen mis humoristas de cabecera) título de franquicia con más urgencias es para los Carolina Hurricanes. No obstante, la liga de hockey sobre hielo está muy igualada y mete a un buen montón de equipos en la pelea de la Stanley Cup, 16 de los 31 participantes, así que lo normal es que tarde o temprano los Hurricanes abandonen esta lista sin llegar a las cifras mareantes de los de arriba. Esta misma temporada se quedaron a dos puestos de entrar como wild cards.

    8- Chicago White Sox (MLB): 9 temporadas

    La MLB, por su parte, también es muy igualada pero sólo a 10 equipos de 30 en los playoffs. Por eso hay tantos representantes del béisbol en esta lista. Los White Sox, en concreto, han encontrado un buen núcleo de jugadores jóvenes. Si tuviese que apostar, diría que entrarán en playoffs antes que, por ejemplo, los Marlins.

    9- Phoenix Suns (NBA): 8 temporadas

    La NBA es la que más equipos mete en playoffs, 16 de 30, pero está menos igualada que las otras tres, es menos sencillo hacer reconstrucciones rápidas o cambiar dinámicas. Los Suns están en una malísima. No obstante, si consiguen el número uno del draft de este año, algo para lo que parten con las mayores opciones al haber sido los peores de la temporada regular, podrían juntar a Devin Booker, Josh Jackson y demás jóvenes muy talentosos con DeAndre Ayton o Luka Doncic y, desde luego, su futuro sería más esperanzador que el de los Sacramento Kings.

    Diario de As América #591: Un magnífico año NBA

    Diario de As América #591: Un magnífico año NBA


    Final de la temporada regular en la NBA. Los grandes triunfos, los grandes fracasos, las grandes sorpresas... un año magnífico en la NBA que ha tenido, por ejemplo, dos campeones de Conferencia que no eran los favoritos cuando comenzó el juego a...

    Final de la temporada regular en la NBA. Los grandes triunfos, los grandes fracasos, las grandes sorpresas... un año magnífico en la NBA que ha tenido, por ejemplo, dos campeones de Conferencia que no eran los favoritos cuando comenzó el juego a finales de octubre. Con Juanma Rubio, Sergio Andrés y Manu de la Torre echamos un ojo a todo lo sucedido en la campaña.

    Podcast NFL Zona Roja #143: ¿Merece un RB ser top 10?

    Podcast NFL Zona Roja #143: ¿Merece un RB ser top 10?


    Tenemos la gran suerte de poder contar hoy con el sinpar Fernando Kallás que, así, vuelve a esta su casa, para charlar sobre si merece la pena o no elegir en el draft, en los puestos más altos de la primera ronda, a un running back o no, aunque sea...

    Tenemos la gran suerte de poder contar hoy con el sinpar Fernando Kallás que, así, vuelve a esta su casa, para charlar sobre si merece la pena o no elegir en el draft, en los puestos más altos de la primera ronda, a un running back o no, aunque sea uno tan especial como Saquon Barkley. El debate se vuelve intenso, lleno de sropresas sonoras y se nos va la hora y media charlando sobre el valor de los puestos en el campo y su consiguiente valor en el draft.

    ¡No te lo pierdas... Y no te olvides de dejar tu comentario y reseña en nuestra página de iTunes!

    Para escuchar y suscribirse en iTunes pinche aquí.

    Para escuchar y suscribirse en Stitcher pinche aquí.

    Para escuchar y suscribirse en TuneIn pinche aquí.

    Para escuchar y suscribirse en iVoox pinche aquí.

    Para escuchar y suscribirse en Podbean pinche aquí.

    ¡Comente en nuestro Twitter @NFL_AS usando #ZonaRojanfl y entre en la fanpage del podcast en Facebook!

    Se retira Richie Incognito y se tambalea la parte alta del draft

    Se retira Richie Incognito y se tambalea la parte alta del draft


    Voy a hablar de una línea ofensiva y de los Buffalo Bills. No es que como si fuera a hablar de quarterbacks y de los New England Patriots ¿eh? pero seguid conmigo un poco, que creo que existe un movimiento de cierta importancia de cara al draft, y al...

    Voy a hablar de una línea ofensiva y de los Buffalo Bills. No es que como si fuera a hablar de quarterbacks y de los New England Patriots ¿eh? pero seguid conmigo un poco, que creo que existe un movimiento de cierta importancia de cara al draft, y al resto de la liga, en este, a priori, asunto de escaso interés.

    Se trata de que se retira Richie Incgonito. El mercurial OG ha sido un complicado personaje y un estupendo jugador en la NFL. Conocido, sobre todo, por haber aparecido como un abusón en el caso de su ex compañero en los Miami Dolphins Jonathan Martin, encontró su redención en los Buffalo Bills. Allí fue acogido por el vestuario, primero, y por la afición, después, gracias a ser un buen profesional, un buen amigo de gente importante en la plantilla (LeSean McCoy le adora) y, como asunto fundamental, un gran causante del relativo éxito de la franquicia en los últimos tiempos. Ayudó en un juego de carrera que es santo y seña de los Bills que rompieron 19 años de ausencia en los playoffs de la NFL.

    Su retirada ha sido sorprendente. Hace una semana despidió a su agente, pero nada hacía sospechar este desenlace. Los de Buffalo le habían recortado el sueldo y, al parecer, eso fue la gota que colmó el vaso de un hombre que, como él mismo ha dicho, no quiere sufrir más castigo físico y que empieza a notar que el estrés de la competición le está matando.

    El problema es que el equipo no contaba con ésto. Como tampoco contaba con que Eric Wood, el center de la línea ofensiva, tuviera que decir adiós de manera prematura al concluir la pasada campaña también por motivos de salud. Si sumamos que Cordy Glenn, el que fuera left tackle titular del grupo antes de la lesión que acabó con su temporada 2017, ha sido traspasado a los Cincinnati Bengals, nos encontramos con que la OL de los Bills tiene que ser rehecha casi por completo. Se han ido, con mucho, sus hombres más renombrados.

    Y es aquí donde entra en juego el asunto del draft y la importancia para los equipos que quieren a un quarterback en los primeros puestos del proceso de elección de rookies y aquellos otros que están esperando una llamada de los Bills para negociar.

    Buffalo posee las elecciones #12 y #22 de la primera ronda. Además, tiene en su poder otras dos segundas rondas y la primera elección de la tercera ronda, es decir, la 365. Es todo un capital. Con él, la especulación suprema es que amontonarían activos y tratarían de subir al #2 de los New York Giants, al #4 de los Cleveland Browns o al #5 de los Denver Broncos.

    El objetivo, por supuesto, un quarterback. Durante esta agencia libre los Buffalo Bills han sido sospechosamente prudentes en su aproximación al puesto. Mandaron a Tyrod Taylor a los Cleveland Browns, así que su titular se ha ido. No se movieron para fichar a ninguno de los grandes nombres del mercado. De hecho, ni a los medianos. Decidieron invertir poco más de 3 millones de dólares, una cantidad ridícula, en A.J. McCarron y se quedaron con Nathan Peterman como suplente.

    Sobre el papel, esa dupla puede ser la peor de toda la NFL a estas alturas de la temporada. Así que la explicación lógica, y extendida por toda la liga, es que los Bills iban a escoger a su titular en el draft.

    Ahora Brandon Beane, general manager del equipo, se encuentra con una dura disyuntiva, porque necesita un QB y, a la vez, necesita una OL nueva.

    Lo primero lo puede conseguir poniendo un montón de fichas en la mesa de algún equipo. Pero un montonazo. Las dos primeras rondas, probablemente la del año que viene también, y quién sabe si algo más. Y todas ellas le ayudarían una enormidad a encontrar dos o tres titulares para ambos lados de las trincheras. Porque resulta que este draft viene cargado de talento en los puestos interiores de la OL y de la DL.

    ¿Qué harán los Bills? ¿Coger a un chico y ponerle a jugar detrás de una línea sospechosa? ¿Mantener su enorme capital en el draft y usarlo para meter hombres grandes en la plantilla que protejan a... A.J. McCarron? Parece una situación de susto o muerte. A buen seguro que los Giants, Browns, Broncos y compañía están siguiendo con especial atención algo en principio tan poco relevante en los titulares como la retirada de un OG.

    Diario de As América #590: Noche de playoffs NBA (y NHL)

    Diario de As América #590: Noche de playoffs NBA (y NHL)


    Aunque no sea de manera oficial, hoy comienzan los playoffs de la NBA. Hay tantas cosas en juego para tantas franquicias, y hasta un partido eliminatorio entre los Minnesota Timberwoles y los Denver Nuggets, que lo único que se me ocurre pensar es que...

    Aunque no sea de manera oficial, hoy comienzan los playoffs de la NBA. Hay tantas cosas en juego para tantas franquicias, y hasta un partido eliminatorio entre los Minnesota Timberwoles y los Denver Nuggets, que lo único que se me ocurre pensar es que el final de temporada regular ha sido una maravilla. Y no es la única liga que hoy comienza los playoffs; si la NBA lo hace de manera oficiosa, la NHL lo hace d emanera oficial. Pablo Fernández me ayuda a desgranar la pelea por la Stanley Cup y nombra a los Nashville Predators y a los Tampa Bay Lightning como los favoritos a meterse en la final. Antes, charlo con Jsé Villelabeitia sobre la chulería de Josh Rosen, cómo cambia el draft (el de los Buffalo Bills y el de los que esperan que éstos suban a por un QB) la retirada de Richie Incognito y la lección que encierra el caso Andrew Luck: no pongáis a jugar a gente lesionada, por favor.

    La Fox acaba con los trajes monocromáticos de los jueves

    La Fox acaba con los trajes monocromáticos de los jueves


    No más partidos ketchup-mostaza como el Tampa Bay Buccaneers contra los Saint Louis Rams. No más ataques gratuitos a la población daltónica como en el Buffalo Bills - New York Jets. No más verde radioactivo de cabeza a pies en los Seattle Seahawks....

    No más partidos ketchup-mostaza como el Tampa Bay Buccaneers contra los Saint Louis Rams. No más ataques gratuitos a la población daltónica como en el Buffalo Bills - New York Jets. No más verde radioactivo de cabeza a pies en los Seattle Seahawks. La cadena de televisión Fox ha decidido que se han acabado los partidos monocromáticos de los jueves en la NFL.

    Yo te maldigo, cadena de televisión Fox.

    La Fox ha comprado los derechos de los Thursday Night Football para los próximos cinco años. Se va a gastar nada menos que 550 millones de dólares anuales en el producto. Y bien es sabido del conservadurismo ideológico y estético de este canal televisivo. Así que eran de esperar medidas de este tipo. No deja de ser una señal, aunque parezca poca cosa, del camino que van a emprender sus retransmisiones de los jueves.

    Este partido comenzó como un experimento de la NFL. Primero en su propio canal, la NFL Network, y sólo con algunos encuentros a final de temporada. Comenzó a crecer con el interés de las cadenas comerciales y se alargó a todo el año pero, aún así, como una rareza en la jornada donde poder probar tomas diferentes, análisis un poco fuera de la ortodoxia y, sí, trajes diseñados por Nike para ser mucho más atrevidos que los de los domingos.

    Pero el partido de los jueves se ha hecho mayor. El dinero puesto por la Fox, más lo que sacará la liga de streams por internet, duplicarán lo que estaban ganando por el mismo hasta el año pasado, que eran 300 millones de dólares. Y, por lo tanto, se acabaron los experimentos.

    La Fox ha asegurado que tendrán, porque así se lo ha prometido la liga, mejores partidos que en años anteriores, y eso que la parrilla de 2017 ya era claramente mejor que en 2016 o 2015, y quieren que los equipos se presenten con sus mejores galas.

    Por su parte, Nike se ha negado a certificar la muerte de sus modernistas trajes de un sólo color y ha asegurado que tratará de usarlos, sólo que no en los jueves como seña de identidad.

    Así que no cantéis victoria todavía, los que la estéis cantando. El horror de una sola pieza no va a desaparecer de vuestras vidas. Sólo lo hará de los partidos de los jueves, que esperan ganar en seriedad, algo que la Fox persigue con ahínco, con esta decisión. A mí, desde luego, me apena. Quizás por este desmedido amor por lo feo y lo malo, digo yo.

    Josh Rosen:

    Josh Rosen: "Si Tom Brady tiene seis anillos, yo quiero siete"


    Josh Rosen es un personaje. El quarterback de UCLA parece un atleta perfecto para jugar la posición de quarterback en un campo de fútbol americano. Tiene, sin embargo, varios aspectos en su personalidad que, según se dice en los círculos de la NFL,...

    Josh Rosen es un personaje. El quarterback de UCLA parece un atleta perfecto para jugar la posición de quarterback en un campo de fútbol americano. Tiene, sin embargo, varios aspectos en su personalidad que, según se dice en los círculos de la NFL, le pueden hacer caer en el próximo draft y echar para atrás a algunos entrenadores y general managers.

    Uno de esos aspectos es que es muy inteligente y tiene intereses en la vida más allá del football. Por surrealista que resulte el argumente, está sobre la mesa. Otro es que es mal compañero, por individualista, y no es de los que lidera vestuarios; aquí hay opiniones para todos los gustos, de gente que ha jugado con él que lo niega con ardor y otros que guardan silencio mientras su propio entrenador, Jim Mora, dice que no es fácil lidiar con él (con otras palabras). Y, por último, que es un chulo, que se pasa de autoconfianza y eso no le hace ningún bien.

    Pues Rosen ha debido pensar que si los equipos de la NFL quieren caldo allá les manda dos tazas pagadas para que hagan lo que quieran con ellas.

    En una reciente entrevista en la revista de la ESPN el quarterback ha asegurado que "si Tom Brady consigue seis anillos cuando se retire, yo quiero siete". Ahí. Sin miedo a nada.

    Explica Josh Rosen que lo que más le gusta en el mundo es ser el mejor en cualquier cosa que hace. Que adora la palabra "ganador" y que eso es lo que quiere que le llamen: el QB más ganador de la historia. "Mira Kellen Moore (QB de la universidad de Boise State), de él se dice que es el jugador con más victorias de la historia universitaria. Me gusta eso. Me encanta. Y es lo que quiero ser".

    No se queda ahí el pasador de UCLA. En la misma entrevista afirma que "soy el quarterback mejor preparado de este draft. Soy el más constante y el más monótono en la rutina de hacer las cosas bien. Cuando ves jugar a Aaron Rodgers ves flashes de genialidad, pero si ves a Tom Brady, Peyton Manning o Drew Brees no hay nada explosivo, como si fueran Johnny Manziel. Sólo es jugar la posición de quarterback al máximo nivel de continuo. Así juego yo".

    Por si hiciese falta la aclaración, Rosen concluye: "Estoy absolutamente convencido de mis habilidades como quarterback".

    Así que, John Dorsey y Hue Jackson, general manager y entrenador de los Cleveland Browns, y Dave Gettleman y Pat Shurmur, mismos puestos en los New York Giants, ya saben que, sí, que es un chulo, que tiene una personalidad imponente y que lo que se dice de él, al menos en esta parte, es totalmente verdad. No sólo lo confirma el propio protagonista sino que lo reafirma con total desparpajo.

    En ese sentido, se parece a Baker Mayfield, que ha decidido abrazar sin complejos su forma de ser agresiva, contundente y altiva en este proceso de draft. Que me quieran por lo que soy, parecen decir, porque les hago más falto yo a ellos que ellos a mí. Y, al contrario, Sam Darnold, el máximo favorito a ser el uno del draft, ha adoptado el rol de trabajador extremo, gran chico, gran líder, buen tipo y mejor soldado a las órdenes de lo que le digan.

    ¿Qué decidirán los Browns y, en menor medida, los Giants? Sabremos mucho de qué equipo quieren construir a partir de esta decisión. Porque lo que es seguro es que el meta a Rosen en su vestuario sabrá de sobra lo que se va a encontrar; el muchacho no engaña, ni lo pretende, a nadie.

    Los Packers celebran sus 100 años antes que la NFL

    Los Packers celebran sus 100 años antes que la NFL


    Los Green Bay Packers han anunciado que en la temporada 2018 de la NFL su camiseta llevará un parche que conmemora sus primeros 100 años de existencia. Un siglo, nada menos. Bien merece la pena que nos paremos un instante a degustar este golpe de...

    Los Green Bay Packers han anunciado que en la temporada 2018 de la NFL su camiseta llevará un parche que conmemora sus primeros 100 años de existencia. Un siglo, nada menos. Bien merece la pena que nos paremos un instante a degustar este golpe de perspectiva, sobre todo si tenemos en cuenta que los Packers se adelantan, así, a la liga, que celebrará sus 100 años en 2019. Por algo los de Green Bay son el equipo emblema de esta competición.

    Los Packers se fundaron el 11 de agosto de 1919. Dos rivales de fútbol americano de institutos de la zona, Earl "Curly" Lambeau y George Whitney Calhoun, acudieron a la Indian Packing Company de Green Bay para que les pagara unas camisetas y poder montar un equipo de football. La compañía accedió siempre y cuando el nombre del grupo les hiciera mención. Así nacieron los Green Bay Packers.

    Jugaron sus dos primeras temporada como independientes y en 1921 fueron invitados a la primera ampliación de la recientemente fundada American Professional Football Association (APFA), que en 1922 pasaría a llamarse la National Football League, cuyas siglas no hace falta que os ponga. La APFA se había creado en 1920 y es por eso que la temporada que viene será la número 100 y, por lo tanto, el 2019 será el año del centenario de la NFL.

    Sólo hay otros dos equipos que ya existieran antes de la creación de la APFA/NFL y que aún siguen con nosotros. Son los Chicago Bears y los Arizona Cardinals.

    Los primeros, los grandes rivales de los Packers, nacieron, como éstos, en 1919. Sin embargo, lo hicieron en la ciudad de Decatur y llamándose los Staleys. Decatur está a medio camino de Chicago, San Luis e Indianapolis, y no se trasladaron a Chicago hasta el año 1921. Fue en 1922 cuando abandonaron el sobrenombre de Staleys para convertirse en los Bears.

    Es por eso que los Chicago Bears pueden celebrar también en 2018 sus primeros cien años de existencia y, además, dado que ellos sí que formaron parte de la fundación de la APFA/NFL, pueden presumir ante los Packers de haber estado en la liga desde su fundación, en 1920, y no un año después, como los de Green Bay, que entraron en 1921. No obstante, los queseros pueden argumentar que ellos jamás se movieron de Green Bay ni cambiaron de nombre. Es un siglo entero en el mismo lugar y con el mismo mote.

    No es de extrañar, con este pedigrí, que se detesten tanto y que sean la rivalidad más antigua de la liga. De hecho, son las dos franquicias con más títulos. Los Packers encabezan el ranking histórico, pues tienen 13 trofeos de campeones, incluyendo cuatro anillos de la Super Bowl. Los Bears, por su parte, lucen 9 títulos de la NFL, entre ellos una Super Bowl.

    Los Arizona Cardinals, sin embargo, provienen de una época aún más antigua y oscura para este deporte. Y con mucho. Fueron creados en 1898 en Chicago. Cambiaron de nombre varias veces y, como los Bears, fueron socios fundadores de la APFA/NFL. En 1920 se llamaban los Racine Cardinals, lo primero por el barrio donde jugaban y lo segundo por el color de sus uniformes; cambiaron de nombre a los Chicago Cardinals en 1922. En 1960 se mudaron a San Luis y en 1988 a Phoenix. Fue en 1994 cuando adquirieron su nombre actual, los Arizona Cardinals. Por eso, y aunque tienen más años que nadie, cuesta identificarles como la misma franquicia de aquellos inicios. Por eso y porque en todo este tiempo sólo han sumado dos títulos, en 1925 y en 1947. Pero no podemos olvidar, y no lo hago, que son el equipo más antiguo de la NFL.

    Y con mucho, ojo. Porque el siguiente equipo, de los actuales, en formarse fueron los New York Giants en 1925.

    Así que los Arizona Cardinals, los Chicago Bears y los Green Bay Packers son especiales. Pueden celebrar incluso antes que la propia NFL su centenario. Y, en el caso de los Packers, que nunca se han movido de su misma localización ni han cambiado de nombre.

    Y esa historia es algo que pesa de verdad. No en vano llenan Lambeau Field, un campo de 81.441 espectadores situado en una ciudad, Green Bay, de 105.139 habitantes, todos los partidos. No, no es un eufemismo: la última vez que hubo un billete disponible para ver a los Packers fue el 22 de noviembre de 1959. Y tampoco es casualidad que sean una de las franquicias con más seguidores a lo largo y ancho del planeta.

    Los Green Bay Packers cumplen 100 años. Lo celebrarán y nosotros con ellos. El año que viene lo hará la NFL en conjunto, pero tres equipos pueden presumir de haber estado aquí antes que la mismísima liga. Y uno de ellos, además, de haber ganado el título más veces que nadie. Como los queseros no hay nadie. Nadie.

    Diario de As América #589: La inteligencia de Josh Rosen

    Diario de As América #589: La inteligencia de Josh Rosen


    Es una gran risa que a Josh Rosen, el potencial número uno del próximo draft de la NFL, se le achaque que es muy inteligente y que tiene intereses en la vida más allá del football. Sí, sí, que se le achaque. Algo que podría decirse también, no...

    Es una gran risa que a Josh Rosen, el potencial número uno del próximo draft de la NFL, se le achaque que es muy inteligente y que tiene intereses en la vida más allá del football. Sí, sí, que se le achaque. Algo que podría decirse también, no sé, de Aaron Rodgers, Tom Brady, Russell Wilson... e, incluso, de Andrew Luck, al que jugar el papel de héroe, de jugar a toda costa, aún lesionado, le ha llevado a estar año y medio sin lanzar un balón de football, y subiendo. Charlo con Álvaro Rodríguez, de Route Running, sobre el draft de la NFL y sobre la gran guía que han montado al respecto. Y, en un día de doble debut, se pasa por DASAM Ramiro Blasco para hablarnos de la MLB, de beísbol y, como no, de Shohei Ohtani.

    Khalil Mack no entrena con los Raiders hasta nuevo contrato

    Khalil Mack no entrena con los Raiders hasta nuevo contrato


    Jon Gruden, nuevo entrenador de los Oakland Raiders, se pasó el mes de marzo clamando contra las normas de la NFL que le impedían tener contacto con sus jugadores. El último convenio colectivo, que data de 2011, es muy claro a la hora de limitar el...

    Jon Gruden, nuevo entrenador de los Oakland Raiders, se pasó el mes de marzo clamando contra las normas de la NFL que le impedían tener contacto con sus jugadores. El último convenio colectivo, que data de 2011, es muy claro a la hora de limitar el trabajo y la relación entre empleados y franquicias. Así que, para él, debió ser un enorme alivio que ayer comenzarán los entrenamientos voluntarios de principio de temporada.

    Salvo por un pequeño detalle: su mejor jugador, Khalil Mack, decidió que no acudiría a estas sesiones.

    Mack, el pass rushers, outside linebacker, defensive end o cómo queráis llamarlo, sabiendo que excepcional tiene que estar dentro de la definición, de los Oakland Raiders no es un hombre que se salte sesiones de grupo. Ni de las voluntarias ni de las obligatorias. Es un enorme profesional que, a buen seguro, ayer tuvo la tentación todo el día de pasarse por las instalaciones del equipo y estar haciendo gimnasio y acondicionamiento con sus compañeros y saludando a su nuevo grupo de entrenadores.

    Mack, también, es un jugador que afronta su quinto año en la liga y, por lo tanto, su último de contrato rookie. Es por eso que quiere, ya, que los Raiders le hagan el gran contrato de su vida y le extiendan a largo plazo. Dado que están negociando, ha querido usar la táctica de no presentarse para presionar y agilizar el proceso.

    El jugador pide del orden de 20 millones de dólares por temporada. Von Miller, el ejemplo más evidente de élite en su posición, firmó por 19 millones de dólares y el siguiente gran contrato en la posición tiene que ser para Mack. Lo saben sus agentes, lo saben los aficionados y seguro que lo sabe también los Oakland Raiders.

    De hecho, no dudo de que el punto de fricción en las negociaciones nunca será el montante anual, que será el más alto de la historia para la posición, sino los garantizados y la duración del mismo.

    Diría que es un asunto menor. Los Raiders quieren al jugador a toda costa, Mack quiere seguir sin asomo de dudas y todo tiene que quedar resuelto antes de que lleguen los campos de entrenamiento del mes de julio. Y, supongo así será.

    No deja de ser, no obstante, un pequeño contratiempo para alguien tan cartesiano como Jon Gruden el que no pueda estar con todos sus hombres desde ya. Y más aún si estamos hablando de la pieza fundamental de su defensa y, libra por libra, del mejor jugador de la plantilla al completo. No le hará gracia. Así que ya puede Reggie McKenzie, general manager del equipo de los Raiders, afinar cuanto antes este proceso de final cierto, porque, sino, su entrenador jefe le recordará cual es la verdadera jerarquía de poder en Oakland.

    Andrew Luck sigue sin lanzar balones de football

    Andrew Luck sigue sin lanzar balones de football


    Andrew Luck sigue sin lanzar balones de fútbol americano. El quarterback de los Indianapolis Colts comparecio ayer en rueda de prensa y confirmó que su proceso de recuperación sigue siendo una de las grandes incógnitas de la NFL actual, porque un...

    Andrew Luck sigue sin lanzar balones de fútbol americano. El quarterback de los Indianapolis Colts comparecio ayer en rueda de prensa y confirmó que su proceso de recuperación sigue siendo una de las grandes incógnitas de la NFL actual, porque un años y tres meses después de operarse del hombro derecho aún no ha podido ejecutar el movimiento básico de todo quarterback.

    No fue lo único alarmante que dijo. En sus propias palabras, "no me siento como un atleta en perfecto estado físico", algo que viene siendo recurrente en su actual estado y que no parece mejorar al suficiente ritmo.

    Andrew Luck podría, por lo tanto, perderse los primeros entrenamientos sobre el campo del equipo que tendrán lugar en el mes de mayo. El quarterback de los Colts no quiere acortar ningún plazo, ni tomar ningún atajo, porque considera que eso es lo que le ha llevado a esta situación.

    Y no hay forma de quitarle la razón en eso. En el año 2016 Luck jugó toda la temporada entrando y saliendo del parte de lesionados. Apenas si entrenaba por la semana, debido al dolor de su hombro, pero los domingos estaba en el campo. Ante tanto dolor como sentía, se vio obligado a cambiar su mecánica de lanzamiento y eso agravó el problema.

    En el mes de enero de 2017 decidió operarse para estar listo para la pretemporada. No fue así. La recuperación fue de mal en peor. Primero se perdió los entrenamientos, luego la pretemporada. En cada semana de la temporada regular se especulaba sobre si podía volver. Nunca sucedió y a mitad de campaña los Colts se rindieron y dieron por perdido al jugador.

    Luck cayó en un periodo de oscurantismo en el que se alejó de todo. Tanto, que acudió a especialistas en Europa sin informar al equipo y sin dar señales de vida durante un mes. Volvió con el convencimiento de que entrenaría con especialistas de hombro en California y que, si no mejoraba, se operaría de nuevo.

    Y, desde entonces, es todo lo que se sabe de él. En los Colts ha cambiado el entrenador, de Chuck Pagano a Frank Reich, y desde el año pasado también de general manager, de Ryan Grigson a Chris Ballard. Los dos nuevos hombres fuertes le han expresado a Luck su total confianza en sus métodos y en su forma de encarar la recuperación, y no le han puesto ningún límite temporal, así que los problemas personales (o no) que existieran ya no deben estar ahí.

    De la misma forma, Luck dijo ayer que está muy contento y confiado de como van las cosas, que cada vez se siente mejor y que comenzará a lanzar en breve. El problema es que eso ya lo hemos oído más veces y la realidad es tozuda: aún no parece que esté para jugar, ni cerca de estarlo.

    Es ésta una de las historias más difíciles de la NFL. Es imposible adivinar si Andrew Luck va a estar como un titular más en los Indianapolis Colts cuando comience la temporada 2018 en septiembre. No paramos de oír que hay progresos constantes y, a la vez, el quarterback sigue sin lanzar balones de fútbol americano. Juzgad vosotros mismos.

    Las porristas y sus ridículas reglas de comportamiento

    Las porristas y sus ridículas reglas de comportamiento


    Bailey Davis es una porrista que los Saints despidieron en enero. Eso no tendría nada de novedoso o relevante si las razones de su despido no fueran conocidas. Los Saints dejaron sin trabajo a Davis porque la chica publicó una imagen en su cuenta de...

    Bailey Davis es una porrista que los Saints despidieron en enero. Eso no tendría nada de novedoso o relevante si las razones de su despido no fueran conocidas.

    Los Saints dejaron sin trabajo a Davis porque la chica publicó una imagen en su cuenta de Instagram que el equipo consideró “inapropiada”. Ella respondió con una queja ante la Comisión de Igualdad de Oportunidades de Empleo y alega despido injustificado.

    Bailey Davis no es la única porrista de la NFL que recibe un trato injusto, pues según un reportaje publicado por The New York Times, la mayoría de los equipos de la liga tiene un libro de reglas estrictas y anacrónicas para sus animadoras.

    The New York Times tuvo acceso a siete manuales que diferentes equipos entregaron a sus animadoras, y entre otras cosas incluyen consejos de higiene personal, como técnicas de afeitado y el uso adecuado de tampones. En algunos casos, les prohíben usar pantalones deportivos en público.

    Según el diario, las franquicias de la NFL tratan de establecer control sobre las porristas, al grado de “aconsejarles” cómo llevan sus vidas fuera del trabajo, y eso incluye limitar su actividad en redes sociales, las personas con las que eligen salir y socializar, y hasta restricciones para usar joyas y esmalte de uñas.

    The New York Times cita algunos ejemplos específicos.

    “Las porristas de los Carolina Panthers, conocidas como las ‘TopCats’, deben llegar al estadio los días de juego al menos cinco horas antes del inicio del partido. Deben cubrir sus piercings y tatuajes. Sólo pueden tomar agua cuando los Panthers están a la ofensiva. Las ‘TopCats’ deben abandonar el estadio para cambiarse a su atuendo personal”, cita el diario.

    Algunos otros equipos, como los Baltimore Ravens o los Cincinnati Bengals, tienen un control de pesaje de sus porristas para que “mantengan su peso corporal ideal”.

    “Algunas porristas deben pagar cientos de dólares por sus uniformes, pero se les paga poco más que el salario mínimo”, agrega el artículo. Otras aparecen en calendarios (regularmente en bikini) que ellas mismas deben vender, y en eventos de caridad o torneos de golf, pero no reciben un paga extra por estas actividades.

    A diferencia de los jugadores, que están sindicalizados a través de la Asociación de Jugadores de la NFL, las porristas son trabajadoras eventuales con pocos beneficios.

    Pero lo que sí hay para ellas son multas. Según el manual de los Raiders, las porristas deben pagar 10 dólares si llevan los pompones incorrectos a sus prácticas, o si sus botas no están limpias el día del juego. Si olvidaron alguna parte de su uniforme se les descuenta hasta un día de sueldo.

    Y si se quejan, los equipos les recuerdan que son “fácilmente reemplazables”.

    “La intención [de los equipos] es controlar por completo el comportamiento de las mujeres, incluso cuando no están en su lugar de trabajo”, dijo la abogada Leslie Levy a The New York Times. Levy, quien representó a porristas que demandaron a los Jets y los Oakland Raiders, agregó: “Es un problema de poder. Hay un trato diferente entre las porristas, las mascotas y cualquier otra persona que trabaja para el equipo”.

    Por supuesto, también hay reglas con respecto a los jugadores.

    Las animadoras tienen prohibido socializar con los jugadores: no pueden hablar con ellos, pedirles autógrafos o seguirlos en redes sociales y deben bloquear a los jugadores que las siguen.

    Es más, algunos equipos, como los 49ers, les piden que nunca digan que están asociadas con el equipo.

    “La queja [de Bailey Davis] llega en un momento en que la NFL se ocupa de cuestiones de violencia doméstica y acoso sexual entre jugadores y empleados de la liga, y cuando los problemas de igualdad de género se enfrentan a un escrutinio sin precedentes en casi todos los rincones del país”, apunta The New York Times.

    Los Chicago Bears, New York Giants y Pittsburgh Steelers no tienen porristas.

    Diario de As América #588: Gigantes Philadelphia Sixers

    Diario de As América #588: Gigantes Philadelphia Sixers


    Los Philladelphia Sixers han ganado 50 partidos. Ben Simmons es un talento generacional. Han ganado 14 partidos seguidos. Y, además, creo que el encuentro que le ganan el sábado a los Cavaliers es digno de convertir a este proyecto en algo gigantesco...

    Los Philladelphia Sixers han ganado 50 partidos. Ben Simmons es un talento generacional. Han ganado 14 partidos seguidos. Y, además, creo que el encuentro que le ganan el sábado a los Cavaliers es digno de convertir a este proyecto en algo gigantesco mucho antes de lo que yo esperaba. De ellos y de los Utah Jazz, otros grandes campeones de la temporada regular de la NBA, y del fin de semana, charlo con Sergio Andrés. Y, por supuesto, repaso con Juanma Bellón la gran victoria de Patrick Reed, ese detestado golfista, en el Master de Augusta.

    Los Cowboys tienen que tomar una decisión sobre Dez Bryant

    Los Cowboys tienen que tomar una decisión sobre Dez Bryant


    El año pasado Dez Bryant, wide receiver de los Dallas Cowboys, consiguió 838 yardas de recepción; al mismo nivel, por ejemplo, que las840 de Devin Funchess en los Carolina Panthers o las 810 de Jermaine Kearse en los New York Jets; jugó los 16...

    El año pasado Dez Bryant, wide receiver de los Dallas Cowboys, consiguió 838 yardas de recepción; al mismo nivel, por ejemplo, que las840 de Devin Funchess en los Carolina Panthers o las 810 de Jermaine Kearse en los New York Jets; jugó los 16 partidos de la temporada regular. En el año 2016 sólo pudo estar en 13 con 796 yardas, en el 2015 en 9 con apenas 401 yardas en su haber. Todo lo anterior exclama que ni por asomo su valor es el de los 16 millones de dólares que va a ocupar en el espacio salarial del equipo.

    Bryant tiene 29 años y ha sido uno de los receptores dominantes de la última era de la NFL. Eso es incuestionable. Sin embargo, no alcanza las mil yardas desde la temporada 2014 y el cambio de quarterback, de Tony Romo a Dak Prescott, no parece que le haya ido muy bien. Es más, con un juego ofensivo basado en la carrera, con Zeke Elliott como gran figura y una línea ofensiva que compite cada año por ser la mejor de la liga, los servicios del gran receptor son cada vez más prescindibles.

    O, al menos, al precio que lo están pagando ahora mismo, que una rémora de otra época en la franquicia.

    Es por eso que los Dallas Cowboys tienen que tomar una decisión sobre Dez Bryant. Y tiene que ser cuanto antes.

    El lunes que viene comenzarán los entrenamientos de la franquicia. Ese día se verán las caras el jugador y el cuerpo técnico por primera vez desde el pasado diciembre. El riesgo es muy pequeño, por supuesto, pero si Bryant se lesionara no tendrían más narices que comerse integro su contrato.

    La primera opción será la de reestructurar su salario, de tal manera que pudieran convertir parte del espacio salarial en bonus y, así, hacer hueco en el presente a costa de pagarlo en el futuro. En este caso, el jugador tendría que estar conforme para ser objeto de una rebaja salarial. En otros casos, como con los jugadores de la línea que tanto valoran, los Cowboys lo que han hecho es simplemente diferir el pago sin bajar los emolumentos totales. Eso no ocurrirá con Dez Bryant porque, como digo, no rinde al nivel que le están pagando.

    Ahí deberá decidir Bryant si acepta perder dinero o no. Recordemos casos similares este año, como los de Jordy Nelson en los Green Bay Packers o Tyrann Mathieu en los Arizona Cardinals, donde fueron llamados a despacho para reestructurar sus contratos perdiendo dinero y, en ambos, casos, les dijeron adiós muy buenas a sus equipos para acabar, respectivamente, en los Oakland Raiders y los Houston Texans.

    El caso de Dez Bryant es más complicado porque es evidente que el mercado no le pagará lo que está cobrando ahora mismo y lo que tiene que valorar es si la quita que le ofrecen los Cowboys le sigue mereciendo la pena. Si dice que sí, los Cowboys se ahorrarán un dinero, aumentarán el contrato en un par de años, probablemente, y el jugador pasará a cobrar bastante menos.

    Pero si dice no, tendrán que tratar de traspasarlo. Tendría mercado por talento, claro, pero el equipo que le recibiese iba a tener los mismos problemas de reestructuración salarial, amén de tener que entregar alguna elección de draft por un jugador que, en condiciones normales, sería cortado por Dallas si no lo colocan. Es por eso que el traspaso resulta poco probable.

    Y se llegaría a la conclusión que nadie quiere: cortar a Dez Bryant. El dinero muerto que le quedarían a los Dallas Cowboys, esto es, el que aún contaría contra su espacio salarial, sería de ocho millones de dólares. Amén de decir adiós de la peor manera, por la puerta de atrás y sin gloria alguna, a uno de los emblemas de sus años más recientes.

    Tanta da eso, por supuesto. Bien sabemos que la NFL es un negocio y a nadie pillaría con el pie cambiado la situación. La gran verdad es que los Dallas Cowboys y Dez Bryant están a no mucho tiempo de tener que tomar una determinación: o encontrar una relación salarial más acorde con lo que es el jugador y su rol en el equipo ahora mismo, o decirse adiós por las bravas.

    Odell Beckham Jr. entrenará hoy con los New York Giants

    Odell Beckham Jr. entrenará hoy con los New York Giants


    Hoy comienzan los entrenamientos del año para los New York Giants y en las instalaciones de la franquicia estará presente alguien que hasta hace unos días había asegurado que no pondría un pie en el campo hasta tener un nuevo contrato: Odell Beckham...

    Hoy comienzan los entrenamientos del año para los New York Giants y en las instalaciones de la franquicia estará presente alguien que hasta hace unos días había asegurado que no pondría un pie en el campo hasta tener un nuevo contrato: Odell Beckham Jr.

    Los equipos de la NFL empiezan en este mes de abril su primera puesta a punto del año. Aquellos que tienen nuevo entrenador tienen la potestad de hacerlo un par de semanas antes que los demás. Es por eso que el lunes pasado los Chicago Bears y los Arizona Cardinals ya abrieron sus puertas. Hoy lo harán los citados Giants, los Oakland Raiders, los Detroit Lions, los Tennessee Titans y los Indianapolis Colts. Y el lunes que viene los otros 24 conjuntos.

    En los Giants se estrena Pat Shurmur como entrenador jefe. Una de sus obsesiones era que Beckham estuviese presente en estos ejercicios. Se trata de mantenimiento, musculación, gimnasio, control de lesiones y poco más, porque aún no hacen nada ni remotamente cercano al fútbol americano de contacto, que es muy pronto en la temporada y septiembre, cuando comienzan los partidos, aún queda lejísimos. El entrenador quería al receptor con él para poder charlar cara a cara y evaluar cual es el futuro de las dos partes en este conflicto. Tampoco hay que olvidar que estos ejercicios son voluntarios, así que Beckahm podría declinar sin problemas y sin perder un centavo de su salario.

    El wide receiver estrella de los Giants cobrará este 2018 8,5 millones de dólares al ser su quinto año de contrato rookie y quiere que se le pague ya acorde a lo que es: una gran estrella de la liga. Por eso ha amenazado con la huelga. Por eso ha insistido que menos de 18 millones de dólares anuales no aceptará. Y por eso el equipo le ha mostrado la puerta de salida, eso sí, al módico precio de dos primeras rondas del draft, alguien que es difícil que alguien esté dispuesto a dar.

    Sin embargo, eso son disquisiciones del general manager, Dave Gettleman, porque el entrenador, Shurmur, mantiene su idea de que Beckahm no puede irse. Es más, que ha de ser el centro del ataque que está diseñando. Estamos hablando de un señor que en sus tres primera temporada en la liga ha sumado más de 4000 yardas y 35 touchdowns, números históricos. De ahí que le haya insistido para estar con el equipo a pesar de su enfado o sus tácticas negociadoras.

    También tiene su incentivo individual Beckham para acudir a los entrenamientos. Obviamente, y aunque no quisiera estar con el equipo, debería de mantenerse en forma para la temporada 2018. En esos entrenamientos puede lesionarse, y si lo hace en las instalaciones de los Giants se le asegurarían los 8,5 millones de su salario mientras que si se lesiona por su cuenta podría ser cortado sin ver ni un dolar del contrato.

    El caso es que hoy empiezan a entrenarse los New York Giants y Odell Bekcham Jr. está con ellos. Mejor para todas las partes. Que pueda ser traspasado, que juegue enfadado con el club todo el año que empiece una huelga en mayo, que firme un nuevo contrato multimillonario en verano... todo eso se verá. De momento, Pat Shurmur ha ganado la primera batalla tanto a Beckham como a Gettleman.

    La NFL experimentará con la eliminación de los kickoffs

    La NFL experimentará con la eliminación de los kickoffs


    La NFL lleva intentando extinguir los kickoffs desde hace tres años. Quizás más. Fue en 2016 cuando la liga movió cinco yardas hacia adelante el saque, de manera que pretendió aumentar el número de touchbacks para limitar las colisiones en los...

    La NFL lleva intentando extinguir los kickoffs desde hace tres años. Quizás más. Fue en 2016 cuando la liga movió cinco yardas hacia adelante el saque, de manera que pretendió aumentar el número de touchbacks para limitar las colisiones en los kickoffs.

    La patada de saque, que se ejecuta al principio del partido y tras cada anotación, es una de las más peligrosas del juego. Los jugadores van a toda velocidad, de frente, unos contra otros, y desde decenas de yardas de diferencia para coger la máxima velocidad. Las colisiones pueden ser brutales. Así que la liga juguetea con su eliminación de manera más o menos evidente.

    La última prueba la tenemos en la "Alliance of American Football". Esta nueva liga, que nace auspiciada por la NFL, no tendrá kickoffs.

    Así lo ha asegurado su director Charlie Ebersol. La norma será comenzar los drives de inicios y tras anotación desde la yarda 25, como si se tratase del actual touchback. Si el equipo que habría de dar la patada quisiese quedarse con el balón, como sucede ahora con los onside kicks, afrontarían un cuarta y diez desde su propia yarda 35; si lo completan, siguen con el drive y, si no, balón para los rivales. Sencillo.

    La "Alliance of American Football" comenzará a disputar sus partidos el año que viene. En concreto, el 10 de febrero, que es el domingo siguiente a la Super Bowl LIII. Se trata de un proyecto en el que están metidas muchas personas cercanas a la NFL y que nace con la intención de ser rival de la XFL, otra competición que pretende jugar al fútbol americano en la primavera.

    Lo que diferencia a esta liga de su competidora es que puede ser usada como campo de pruebas por la NFL, y como tal se entiende su existencia. Tanto desde el hecho de que los jugadores puedan demostrar su valía para luego entrar en alguna plantilla de los "mayores" como, por lo que podemos comprobar, para experimentar con los cambios de reglamento. Éste de la eliminación del kickoff no será el único.

    Por lo demás, esta competición sigue aumentando su caché. A la confirmación de que la CBS ofrecerá los partidos de la misma, ya podemos añadir que Orlando tendrá un equipo y que lo entrenará nada menos que Steve Spurrier, el que fuera entrenador leyenda de los Florida Gators, con los que consiguió un título nacional universitario, y bastante menos legendario en su paso por la NFL, en unos Washington Redskins, con perdón, espeluznantes, con los que ganó 12 partidos en dos años.

    Johnny Manziel inició la Spring League con un touchdown

    Johnny Manziel inició la Spring League con un touchdown


    ¿Podrá regresar Johnny Manziel a la NFL? Esa es una de las tantas preguntas que rodean el futbol americano profesional en los últimos días. Existen diversos equipos que necesitan un quarterback con experiencia (la cual tiene 'Football'), pero...

    ¿Podrá regresar Johnny Manziel a la NFL? Esa es una de las tantas preguntas que rodean el futbol americano profesional en los últimos días. Existen diversos equipos que necesitan un quarterback con experiencia (la cual tiene 'Football'), pero también quieren evitarse problemas (los cuales de igual manera vienen con el mariscal de 25 años).

    Sin embargo, el exjugador de los Cleveland Browns parece que está cerca de reivindicarse por completo para buscar tener un lugar en la NFL, por lo menos en el ámbito deportivo. Manziel participó en el inicio de la Spring League en Austin, Texas y demostró que aún tiene esa calidad que lo colocó en el máximo circuito en 2014.

    Johnny se enfundó en los colores del equipo del Sur para tratar de conseguir una victoria, pero sus esfuerzos fueron nulificados y únicamente logró un pase de touchdown. Manziel registró 9 de 15 pases completos para 83 yardas, una anotación y fue derribado en tres ocasiones. A pesar de ello, expresó que le agradó volver a los emparrillados.

    "Estoy frustrado en estos momentos, pero es bueno volver al campo", sentenció Manziel tras el encuentro. "Es nuestro primer juego. Nos disparamos a nosotros mismos con muchos errores. Pero es un juego de exhibición. Estoy saludable y me divertí. Es una liga de dos partidos, así que debemos hacer todo lo posible por ganar".

    Manziel ha estado en la mira de diversos equipos de la NFL para formar parte de su roster para 2018. Aunque nadie ha demostrado un interés formal, los rumores sobre su regreso al profesionalismo están por todas partes. Ahora solo falta que lo compruebe con su actitud.