Sección NFL | Más Deporte | Diario AS

    Redskins: ¿Adrian Peterson o Jamaal Charles?

    Redskins: ¿Adrian Peterson o Jamaal Charles?


    Los Redskins han vivido una verdadera odisea en su posición de corredor, después de que una serie de lesiones ha mermado a la zona ofensiva y el coach Jay Gruden está en proceso de encontrar al hombre que pueda darle su experiencia al cuadro de...

    Los Redskins han vivido una verdadera odisea en su posición de corredor, después de que una serie de lesiones ha mermado a la zona ofensiva y el coach Jay Gruden está en proceso de encontrar al hombre que pueda darle su experiencia al cuadro de Washington.

    Dos de los hombres que entran en la baraja de posibilidades que se encargarían de ser parte del roster de los Redskins para la temporada 2018 son Adrian Peterson y Jamaal Charles.

    Ambos jugadores son actualmente personajes que están en la agencia libre, en la búsqueda de una nueva oportunidad dentro de la NFL.

    Este sábado fue entrevistado el ex corredor de los Kansas City Chiefs, Jamaal Charles; mientras que este lunes acudirá el running back ex de Minnesota, New Orleans y Arizona al seno de Washington para quedarse con ese puesto de corredor.

    Peterson ha sido un hombre que ha desarrollado toda su carrera en la Conferencia Nacional, desde el 2007 donde fue elegido en el Draft NFL por los Vikings, donde tuvo una gran carrera de nueve años, pero el 2017 terminó siendo el año donde partió del equipo hacia los New Orleans Saints.

    Después de tener muy poca actividad con los Saints, fue cambiado en octubre a los Arizona Cardinals donde tuvo un buen inicio pero después se diluyó y fue cortado al final de la temporada.

    Mientras que Jamaal Charles fue un jugador explosivo que desde su llegada a la NFL en el 2008 sorprendió de manera grata con los Kansas City Chiefs.

    Fue uno de los líderes corredores de la NFL y durante ocho años estuvo al frente del ataque terrestre de los Chiefs, pero en 2017 partió hacia los Denver Broncos donde perdió el trote.

    Ambos jugadores viven sus últimos momentos dentro de la NFL, pero buscan una última oportunidad de trascender en la liga.

    Cowboys: más Elliott y menos Prescott es la clave para ganar

    Cowboys: más Elliott y menos Prescott es la clave para ganar


    Los Dallas Cowboys eran favoritos en la NFC en 2017, pero la suspensión de seis partidos de Ezekiel Elliott puso demasiada presión en Dak Prescott y el joven quarterback no pudo replicar su actuación de novato. Todo ello arruinó el sueño de Super...

    Los Dallas Cowboys eran favoritos en la NFC en 2017, pero la suspensión de seis partidos de Ezekiel Elliott puso demasiada presión en Dak Prescott y el joven quarterback no pudo replicar su actuación de novato. Todo ello arruinó el sueño de Super Bowl y terminó en un mediocre 9-7.

    En 2018 nadie habla de Super Bowl en The Star in Frisco.

    Quizá sea porque los Cowboys perdieron a sus dos mejores receptores: Dez Bryant (aún busca equipo) y el ala cerrada Jason Witten, quien anunció su retiro y ahora es analista de ESPN.

    Pero Dallas aún cuenta con Elliott, quien en 2016 fue el líder de la NFL con 1,631 yardas, tercer lugar de todos los tiempos para un corredor novato, sólo detrás de Eric Dickerson (1,808, L.A. Rams, 1983) y George Rogers (1,674, New Orleans, 1981).

    Su promedio de yardas por acarreo bajó de 5.1 a 4.1, pero pese al castigo que le impuso el comisionado Roger Goodell, Elliott terminó con cinco juegos de 100 yardas. Todd Gurley (Rams) y Kareem Hunt (Chiefs) fueron los líderes de la NFL, con seis.

    Así que el plan es nuevamente darle el balón una y otra vez a “Zeke” y restarle presión a Prescott, quien trata de hacer química con un nuevo cuerpo de receptores, que incluye a los veteranos Allen Hurns, Deonte Thompson y Tavon Austin, y al novato Michael Gallup.

    Los Cowboys aún poseen una de las mejores líneas ofensivas de la liga, con el tackle izquierdo Tyron Smith, el centro Travis Frederick y el guardia derecho Zack Martin.

    Pero el grupo debe mantenerse sano. Smith perdió tres juegos la campaña pasada y el sábado, en el juego de pretemporada ante Cincinnati, Martin se lesionó la rodilla, aunque hay confianza en Dallas de que no hay daño en los ligamentos.

    Frederick y Martin jugaron los 16 partidos en 2017 y entre ambos sólo permitieron una captura de quarterback.

    La defensiva regresa prácticamente intacta. De los 11 titulares únicamente perdieron en la agencia libre al linebacker Anthony Hitchens.

    La frontal incluye al end DeMarcus Lawrence, quien terminó segundo en la NFL con 14.5 capturas de quarterback la temporada pasada. Lawrence necesita ayuda, y el principal candidato es Taco Charlton, selección de primera ronda del año pasado.

    Cuando está sano, Sean Lee es uno de los mejores linebackers “Will”, pero en ocho años con los Cowboys debido a las lesiones no ha podido completar una campaña.

    Jaylon Smith mostró su capacidad para hacer jugadas grandes y el novato Leighton Vander Esch podría ser usado como “Sam” o “Mike” (linebacker central).

    El perímetro sigue siendo el punto débil de esta defensiva, pero los corners Chidobe Awuzie y Jourdan Lewis tuvieron sólidas campañas como novatos y están proyectados como titulares.

    Los safeties son Xavier Woods y Byron Jones.

    El coach Jason Garrett (68-55) tiene dos apariciones en Playoffs y una victoria en postemporada en siete campañas en Dallas. Las expectativas de Jerry Jones siempre son muy altas y si sus Cowboys no están en los Playoffs, quizá Garrett no regrese para 2019.

    Dallas Cowboys División Este NFC

    Récord en 2017: 9-7

    Estadio: AT&T Stadium (80,000)

    Títulos de Super Bowl: 5

    Coach: Jason Garrett

    Coordinador ofensivo: Scott Linehan

    Coordinador defensivo: Rod Marinelli

    Draft (primera ronda)

    (19 global) LB - Leighton Vander Esch (Boise State)

    Movimientos Altas

    WR - Allen Hurns

    WR - Tavon Austin

    OT - Cameron Fleming

    Bajas

    TE - Jason Witten

    WR - Dez Bryant

    LB - Anthony Hitchens

    Jugador a seguir

    El tercer año en la NFL podría ser clave en la carrera de Dak Prescott.

    Después de una impresionante temporada 2016, en la que terminó con el rating (104.9) y el porcentaje de pases completos (67.76) más altos de la historia para un quarterback novato, la de 2017 fue una campaña sumamente complicada para el joven quarterback de los Cowboys. Completó 62.9% de sus envíos, tuvo 22 touchdowns, 13 intercepciones (4 en 2016) y rating de 86.6, en gran medida debido a la ausencia de Ezekiel Elliott.

    Una buena actuación de Prescott en 2018 no sólo significaría para los Cowboys regresar a los Playoffs sino una extensión de contrato para Dak.

    Prescott, selección de cuarta ronda en el Draft 2016, ganará 630,000 dólares en 2017. Su contrato con los Cowboys es hasta 2019 y el próximo año podría jugar con el etiqueta de “Jugador Franquicia”, pero si tiene una sólida campaña, Jerry Jones no dudará en darle un contrato multianual... y millonario.

    LeyendAS

    Llevó a los Cowboys a tres títulos del Super Bowl y fue el quarterback más ganador de la década de los 90, pero hay quienes critican a Troy Aikman por su estilo “robótico”.

    Pero este “robot” estaba programado para ganar: sus 90 victorias fueron lo más alto en los 90.

    Aikman fue la primera selección global del Draft 1989 (UCLA) y ese año terminó con marca de 0-11 como titular. Tres años después, llevó a Dallas al primero de sus tres Super Bowls, en los que completó 70% de sus pases, un récord del evento.

    Jugó con los Cowboys de 1989 a 2000 y se retiró prematuramente debido a las conmociones. Pasó para 32,942 yardas y 165 touchdowns.

    Fue invitado a seis Pro Bowls y en 2006 fue entronizado en el Salón de la Fama.

    Joe Flacco le contesta a Ramsey

    Joe Flacco le contesta a Ramsey


    El quarterback de los Baltimore Ravens, Joe Flacco, ha contestado a las declaraciones que dio en días anteriores el cornerback de los Jacksonville Jaguars, Jalen Ramsey sobre el hecho de que lo llamó “basura” durante una serie de frases con las que...

    El quarterback de los Baltimore Ravens, Joe Flacco, ha contestado a las declaraciones que dio en días anteriores el cornerback de los Jacksonville Jaguars, Jalen Ramsey sobre el hecho de que lo llamó “basura” durante una serie de frases con las que calificó el esquinero a varios de los pasadores de la NFL.

    Flacco señaló para The Baltimore Sun que las palabras de Ramsey son “unas más a la lista” y comentó que no le interesa entrar en polémica con el jugador de Jacksonville.

    Una de las posibles razones por las que se rumora que Ramsey dio ese tipo de declaraciones es porque uno de sus buenos amigos dentro de la NFL es Lamar Jackson, el nuevo quarterback suplente de los Baltimore Ravens, quien fue drafteado en este 2018.

    Incluso, hasta la repartición de argumentos agresivos tocó al nuevo QB de los Buffalo Bills, Josh Allen, porque fue elegido en una mejor selección que lo que logró Jackson en el Draft NFL 2018.

    La situación es complicada para Joe Flacco, porque después de haber ganado el Super Bowl XLVII, sólo fue capaz de llevar a Baltimore a los playoffs de la temporada 2014, donde llegaron a la Juegos Divisionales donde cayeron con los New England Patriots.

    Desde ese momento hasta la fecha, el dorsal número 5 no ha sido capaz de llevar a su equipo de nueva cuenta a la disputa por el trofeo Vince Lombardi.

     

    Las lesiones no dan tregua en Los Ángeles

    Las lesiones no dan tregua en Los Ángeles


    Hay quienes ven en Los Angeles Chargers a un serio contendiente para hacerse del Oeste de la Conferencia Americana y ser un duro contendiente para cualquiera que aspire a llegar al Super Bowl. Sin embargo, las lesiones no dejan de flagelar a la...

    Hay quienes ven en Los Angeles Chargers a un serio contendiente para hacerse del Oeste de la Conferencia Americana y ser un duro contendiente para cualquiera que aspire a llegar al Super Bowl.

    Sin embargo, las lesiones no dejan de flagelar a la franquicia californiana. En mayo pasado el prometedor ala cerrada Hunter Henry sufrió una rotura de ligamento y su regreso en 2018 aún es incierto.

    El cornerback Jason Verrett se perdió la temporada 2017 por una lesión igual a la de Henry y antes del inicio del training camp se sometió a una prueba de acondicionamiento donde sufrió una recaída y tampoco podría jugar este año.

    Joey Bosa tiene cerca de dos semanas sin entrenar al parejo de la escuadra de los Chargers debido a una lesión en el pie. El ala defensiva de tercer año aún no tiene participación en pretemporada.

    Y la más reciente víctima de las lesiones es Jaylen Watkins, quien jugaría su primera temporada en Los Angeles después de iniciar su carrera con los Philadelphia Eagles, donde se desempeñó principalmente en los equipos especiales y como parte de la rotación de la secundaria.

    Watkins es el tercer jugador de los 'Bolts' que sufre una lesión terminante relacionada con un ligamento, por lo que su estadía en Los Angeles por el momento será entre algodones.

    Otros lesionados en el roster de los Chargers son el corner Trevor Williams, el guardia Forrest Lamp, el linebacker James Onwualu, el ala abierta Dylan Cantrell, el ala abierta Cole Hunt y el  tackle defensivo Justin Jones.

    Redskins: ¿Podrá Alex Smith llevarlos al siguiente nivel?

    Redskins: ¿Podrá Alex Smith llevarlos al siguiente nivel?


    La era de Kirk Cousins terminó de manera abrupta cuando la gerencia general de los Redskins hizo un canje con los Kansas City Chiefs para obtener al veterano quarterback Alex Smith en enero. Dos meses después, Cousins firmó con los Minnesota...

    La era de Kirk Cousins terminó de manera abrupta cuando la gerencia general de los Redskins hizo un canje con los Kansas City Chiefs para obtener al veterano quarterback Alex Smith en enero. Dos meses después, Cousins firmó con los Minnesota Vikings.

    Smith, que llega a Washington tras vivir una campaña de 4,042 yardas, 67.5 por ciento de efectividad, 26 touchdowns y sólo 5 intercepciones, no debe tener problemas para aprender y dominar rápidamente la ofensiva del coach Jay Gruden, muy similar a la que solía comandar en Kansas City.

    Sus receptores incluyen al ala cerrada Jordan Reed y los jóvenes receptores Jamison Crowder y Josh Doctson, además de Paul Richardson, quien llegó vía agencia libre.

    Bajo el mando de Gruden, Cousins tuvo tres campañas en fila de 4 mil yardas y no se espera menos de Smith.

    La defensiva contra la carrera fue una calamidad en 2017, al aceptar en promedio 134.1 yardas por juego, lo peor en la NFL. Por ello los Redskins reclutaron a Da’ron Payne, quien hará pareja con su ex compañero en Alabama, Jonathan Allen, selección de primera ronda el año pasado, que se perdió 11 juegos debido a lesiones.

    Washington recontrató a Zach Brown, líder en tacleadas la campaña pasada con 127, y al también linebacker Mason Foster.

    El safety D.J. Swearinger se convirtió rápidamente en el líder del perímetro, que incluye a Josh Norman, pero está por verse si Fabian Moreau puede reemplazar a Kendall Fuller, quien se fue a Kansas City en el canje por Smith.

    Washington Redskins División Este NFC

    Récord en 2017 (7-9)

    Estadio: FedExField 

    Títulos de Super Bowl: 3

    Coach: Jay Gruden

    Coordinador ofensivo: Matt Cavanaugh

    Coordinador defensivo: Greg Manusky

    Draft (primera ronda)

    (13 global) DL - Da’Ron Payne (Alabama)

    Movimientos Altas

    QB - Alex Smith

    CB - Orlando Scandrick

    WR - Paul Richardson

    Bajas

    QB - Kirk Cousins

    CB - Bashaud Breeland

    CB - Kendall Fuller

    Jugador a seguir

    Los Redskins iniciaron la pretemporada con una pésima noticia, cuando el corredor novato Derrius Guice se desgarró el ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda, por lo que se perderá toda la campaña. Guice era el favorito para ser el titular en el backfield, pero ahora Washington se queda básicamente con lo mismo que tenía el año pasado: Samaje Perine, Robert Kelley, Chris Thompson, Kapri Bibbs, Byron Marshall y quizá el novato Martez Carter competirán por la titularidad en lo que resta de agosto. Perine fue líder del equipo en 2017 con 603 yardas, pero sólo 3.4 por acarreo.

    LeyendAS

    Darrell Green medía apenas 1.75 metros de estatura, pero lo que lo distinguía era su velocidad y anticipación, las dos cualidades que todo gran cornerback debe tener.

    Green jugó de 1983 a 2002 con los Washington Redskins y regularmente era “El Hombre Más Rápido” de la NFL. Terminó su carrera con 54 intercepciones y 6 touchdowns. Tuvo al menos una intercepción en 19 campañas consecutivas y fue invitado al Pro Bowls en siete ocasiones. En 2008 fue entronizado al Salón de la Fama.

    Abogado de Aaron Hernández revela cartas del ex jugador

    Abogado de Aaron Hernández revela cartas del ex jugador


    En 2010 los New England Patriots hicieron dos picks en el Draft que harían estremecer a muchas defensas rivales. En el puesto 42 seleccionaron al ala cerrada Rob Gronkowski y en la posición 113 adquirieron a Aaron Hernández. Ambos jugadores formaron...

    En 2010 los New England Patriots hicieron dos picks en el Draft que harían estremecer a muchas defensas rivales. En el puesto 42 seleccionaron al ala cerrada Rob Gronkowski y en la posición 113 adquirieron a Aaron Hernández.

    Ambos jugadores formaron un tándem casi imparable que generaba yardas y puntos. Desafortunadamente el dúo solo duró tres años, pues Hernández fue cortado por los Patriots luego de haber sido acusado por el asesinato de Odin Lloyd.

    Ese momento se volvió el punto de inflexión no sólo en la carrera del egresado de Florida, sino de toda su vida. A dos años de su detención, el ex ala cerrada fue declarado culpable por el delito y condenado a cumplir cadena perpetua sin derecho a fianza.

    Después de un proceso en su contra por otro asesinato, donde el abogado fue José Báez, Aaron Hernández fue encontrado muerto en su celda a los 27 años de edad. Los reportes médicos indican que el otrora Patriot se suicidó.

    Este jueves, Báez publicó el libro Unnecessary Roughness: Inside the Trial and Final Days of Aaron Hernandez donde relata su acercamiento al ala cerrada y el proceso legal en el que participó a su lado.

    Pero lo que más ha destacado del texto es la revelación de unas cartas que el jugador ofensivo escribió antes de quitarse la vida.

    La primera está dirigida al defensor legal y en ella se puede leer la relación fraternal que habían generado a través de la batalla legal que enfrentaron.

    "Bueno, escribo esta carta después de mi absolución y quiero darle voz a cómo me siento y dejar que otra gente cuya música me ha ayudado a pasar los malos momentos, sepa que lo hizo. Bien o mal ─quién sabe─ sólo quiero seguir mi instinto y que me guíe", se puede leer en la misiva escrita para Báez.

    En la segunda epístola, dirigida a su prometida, Shayanna Jenkins, Hernández se mostró cariñoso y agradeció por el tiempo que pasaron juntos.

    "Siempre has sido mi alma gemela y quiero que ames la vida y que sepas que siempre estoy contigo. Te amo mucho y eres un ángel. ¡Nos dividimos en dos para venir a cambiar el mundo! Cuenta mi historia completa, pero nunca dejes de pensar lo mucho que te amo. Este era el plan del todopoderoso, no mío. NO TENGO MUCHO TIEMPO. ¡ESTOY SIENDO LLAMADO!", escribió el ala cerrada.

    En la última carta, dirigida a su hija Avielle Jenkins-Hernández, el originario de Bristol,Connecticut, se mostró más incrompensible, aunque buscó manifestarle cariño a la pequeña.

    "¡Papi nunca te abandonará! Estoy entrando a un reino sin tiempo en el cual puedo cambiar a cualquier forma porque todo puede pasar o no, puedo ver todo al mismo tiempo. La vida es eterna, créelo. Te veré en los cielos esperándote con el mismo amor. Nunca temas, ámame, estoy contigo".

    Lo incomprensible del texto, además de los constantes cambios de humor y creciente agresión de Hernández, pueden ser producto de encefalopatía traumática crónica (CTE por sus cifras en inglés), enfermedad detectada en el jugador en su autopsia.

    De acuerdo a médicos como Bennet Omalu, doctor forense, o Munro Cullum, neuropsicólogo del Centro Médico de la Universidad de Texas Southwestern, este padecimiento puede generar problemas como depresión, impulsividad, cambios de conducta, entre otros.

    De hecho, el doctor Omalu está considerado como el precursor de la detección de la enfermedad en jugadores de fútbol americano, pues antes se consideraba al CTE como un padecimiento propio del box.

    Después de realizar la autopsia al cuerpo del ex tight end, los médicos detectaron esta enfermedad cerebral y declararon que era el caso más avanzado, por mucho, en alguien de su edad.

    Orlando Scandrick tiene nueva casa en la NFL

    Orlando Scandrick tiene nueva casa en la NFL


    Durante nueve años Orlando Scandrick fue uno de los nombres importantes en la secundaria de los Dallas Cowboys. Pero en esta temporada baja, el equipo comandado por Jason Garrett optó por no darle continuidad y lo mandó a la agencia libre. Aunque no...

    Durante nueve años Orlando Scandrick fue uno de los nombres importantes en la secundaria de los Dallas Cowboys. Pero en esta temporada baja, el equipo comandado por Jason Garrett optó por no darle continuidad y lo mandó a la agencia libre.

    Aunque no duró mucho tiempo como agente libre. Los Redskins lo contrataron para ser la pareja de Josh Norman. Sin embargo, después de poco menos de cinco años en Washington, el defensive back volvió a quedarse desempleado.

    Cinco días después el egresado de Boise State volvió  a encontrar un hogar en la NFL. Scandrick firmó un contrato por un año y 1.5 millones de dólares con los Kansas City Chiefs. Su llegada le da más profundidad a un cuerpo que cuentan con nombres como Eric Berry, Marcus Peters y el otrora mejor esquinero de la liga, Darrelle Revis.

    En casi diez temporadas en el AT&T y el Texas Stadium, Orlando Scandrick sumó 362 tackles, 362 tackles, 11.5 sacks y ocho intercepciones, marcando a los receptores de slot.

    Después de la tormenta, viene la calma en Philadelphia

    Después de la tormenta, viene la calma en Philadelphia


    En 'Philly' pueden comenzar a sentirse tranquilos. Carson Wentz ha sido declarado listo para participar en actividades físicas grupales, aunque aún no ha recibido la aprobación para tener contacto físico. Esta noticia es una bocanada de aire puro a...

    En 'Philly' pueden comenzar a sentirse tranquilos. Carson Wentz ha sido declarado listo para participar en actividades físicas grupales, aunque aún no ha recibido la aprobación para tener contacto físico.

    Esta noticia es una bocanada de aire puro a una franquicia que estaba batallando con las lesiones en sus pasadores durante el training camp y pretemporada.

    Todo apunta para que el próximo 6 de septiembre Wentz sea el quarterback titular, es por eso que los Eagles no han acelerado el proceso de recuperación del jugador de tercer año y se han apegado estrictamente a las decisiones del cuerpo médico.

    El egresado de North Dakota State terminó su participación con Philadelphia el año pasado en un duelo frente a Los Angeles Rams cerca del final de la temporada por una rotura de ligamentos.

    Nick Foles sin lesión de consideración

    Además de la reincorporación de Wentz, los exámenes médicos realizados a Foles no revelan que el veterano haya sufrido una lesión de consideración en el duelo del jueves frente a los New England Patriots.

    Foles había tenido molestias en el área del hombro y cuello antes de sufrir un golpe en el partido de la segunda semana de la pretemporada que lo hizo salir del encuentro prematuramente.

    Emmanuel Sanders se luce en prácticas conjuntas frente Bears

    Emmanuel Sanders se luce en prácticas conjuntas frente Bears


    La pretemporada es la última época donde podemos observar prácticas compartidas entre diferentes equipos de la NFL. Ahora fue turno de los Denver Broncos y los Chicago Bears de compartir entrenamientos antes del duelo que sostendrán hoy. Uno de los...

    La pretemporada es la última época donde podemos observar prácticas compartidas entre diferentes equipos de la NFL. Ahora fue turno de los Denver Broncos y los Chicago Bears de compartir entrenamientos antes del duelo que sostendrán hoy.

    Uno de los enfrentamientos que atrajo las miradas de los medios, y no por lo reñido, fue el del ala abierta Emmanuel Sanders y el cornerback de quinto año Kyle Fuller.

    Durante los dos días que duraron los trabajos conjuntos el receptor de 31 años se mostró muy superior en los enfrentamientos cara a cara, cosa que algunos no dejaron pasar.

    “Todos vieron el video. Alguien dijo que es mi hijo, así que creo que tengo un hijo", declaró Sanders entre risas a las interrogantes. El egresado de Southern Methodist incluso bromeó indicando que su hijo Princeton tenía un hermano.

    Esta noche Sports Authority Field es el escenario donde los Broncos enfrentarán a los Bears y es muy poco probable que Fuller quiera conservar la etiqueta recientemente impuesta. Esperemos que sólo quede en rivalidad deportiva.


    Problemas en la ofensiva de los Cowboys

    Problemas en la ofensiva de los Cowboys


    El equipo de Jason Garrett está teniendo más problemas de los debidos en una de las líneas más sólidas que han formado en los últimos años. En el encuentro correspondiente a la segunda semana de la pretemporada, el guard Zack Martin salió en el...

    El equipo de Jason Garrett está teniendo más problemas de los debidos en una de las líneas más sólidas que han formado en los últimos años.

    En el encuentro correspondiente a la segunda semana de la pretemporada, el guard Zack Martin salió en el segundo cuarto después de una jugada terrestre de Rod Smith.

    El egresado de Notre Dame abandonó el terreno de juego con ayuda del staff médico.Primero fue llevado a la tienda de atención en las sidelines y después fue retirado al vestuario de los Cowboys para una evaluación. Todo indica que se trata de una lesión en la pierna.

    No es el único liniero de Dallas que ha batallado con problemas de salud últimamente. El centro titular Travis Frederick fue evaluado por un médico en Los Angeles para evaluar las molestias en el hombro de Frederick.

    Además de los mencionados jugadores, los Cowboys cuentan con el tackle Tyron Smith, posiblemente el mejor jugador en su posición, lo que hace a esta línea ofensiva una de las mejores en toda la NFL.

    Cardinals: ¿Cuánto podrá resistir Sam Bradford?

    Cardinals: ¿Cuánto podrá resistir Sam Bradford?


    Después de fracasar en la misión ─por segundo año en fila─ de llevar a los Cardinals a los Playoffs, el coach Bruce Arians anunció su retiro al final de la campaña pasada. Arians terminó con marca de 50-32-1 y esas 50 victorias son un récord...

    Después de fracasar en la misión ─por segundo año en fila─ de llevar a los Cardinals a los Playoffs, el coach Bruce Arians anunció su retiro al final de la campaña pasada.

    Arians terminó con marca de 50-32-1 y esas 50 victorias son un récord de la franquicia (su predecesor, Ken Whisenhunt, terminó con 49-53).

    El puesto ahora le pertenece a Steve Wilks, ex coordinador defensivo de los Carolina Panthers.

    Pero ese no fue el único cambio dramático.

    El veterano quarterback Carson Palmer, después de otra campaña afectado por lesiones, también anunció su retiro.

    En la agencia libre, Arizona firmó a Sam Bradford, y Josh Rosen fue la primera selección (décima global) de los Cardinals en el Draft 2018.

    Pero quienquiera que sea el quarterback tendrá en el backfield al espectacular David Johnson, de regreso después de perderse prácticamente toda la campaña pasada con una lesión en la muñeca en la Semana 1.

    En 2016 Johnson impuso un récord de la franquicia con 20 touchdowns, 16 de ellos por la vía terrestre.

    Y, por supuesto, no podemos olvidar a Larry Fitzgerald. En su decimocuarta campaña en la NFL, fue segundo de la liga con 102 recepciones.

    Wilks quiere que la ofensiva de los Cardinals esté basada en la carrera, y eso significa que Johnson será la pieza clave. Para ello, la línea ofensiva, que tuvo sus bajas por lesión en 2017 (D.J. Humphries y Mike Iupati) también debe mantenerse sana. Las adiciones de los veteranos Andre Smith y Justin Pugh fortalecen esta unidad.

    A la defensiva, después de usar un esquema 3-4 durante más de 10 años, Arizona cambiará a una defensa 4-3, con la que Wilks tuvo éxito en Carolina.

    Los Cardinals tendrán una pareja envidiable de alas defensivas con Chandler Jones, quien fue líder de la NFL con 17 capturas y 28 tacleadas en el backfield, y Markus Golden, quien se lesionó el ligamento cruzado anterior la campaña pasada, pero registró 12.5 capturas
    en 2016.

    En el perímetro, Arizona cuenta con el cornerback Pro Bowl Patrick Peterson, pero extrañará al safety Tyrann Mathieu, quien firmó con los Texans.

    Son demasiados cambios para los Cardinals, que no parecen tener lo necesario para competir con Rams y 49ers en la División Oeste de la NFC.

    Arizona Cardinals División Oeste NFC

    Récord en 2017 (5-11)

    Estadio: University of Phoenix Stadium 

    Títulos de Super Bowl: 0

    Coach: Steve Wilks

    Coordinador ofensivo: Mike McCoy

    Coordinador defensivo: Al Holcomb

    Draft (primera ronda)

    (10 global) QB - Josh Rosen (UCLA)

    Movimientos Altas

    QB - Sam Bradford

    OG - Justin Pugh

    OT - Andre Smith

    Bajas

    QB - Carson Palmer

    S - Tyrann Mathieu

    OT - Jared Veldheer

    Jugador a seguir

    En una liga que vive y muere gracias al pase, el coach Steve Wilks y su coordinador ofensivo, Mike McCoy, quieren correr el balón, y para ello necesitan a David Johnson, quien parece recuperado y al 100% después de una lesión en la muñeca al principio de la temporada 2017.

    Como novato, Johnson sumó 13 touchdowns y en 2016 totalizó 2,118 yardas (1,239 por tierra) y 20 anotaciones. Sí, 33 ocasiones cruzó las diagonales en sus dos primeras campañas. Para ponerlo en perspectiva, basta decir que Todd Gurley y Devonta Freeman suman 35 touchdowns en tres temporadas completas.

    Johnson tiene el tamaño y la velocidad para convertirse en el “caballo de batalla” de los Cardinals, pero Wilks lo necesita sano todo el calendario.

    LeyendAS

    Aeneas Williams fue uno de los backs defensivos más completos de la historia de la NFL. Lo podía hacer todo: ser la sombra de los mejores receptores de su época, taclear corredores y presionar quarterbacks.

    Entre 1991 y 2000 jugó con los Cardinals, de Phoenix y Arizona, y terminó su ilustre carrera con los St. Louis Rams (2001-04).

    Sumó 55 intercepciones y 9 touchdowns. Siete veces fue invitado al Pro Bowl como cornerback, y una más como safety.

    Fue entronizado en el Salón de la Fama en 2014.



    Josh Gordon está de vuelta

    Josh Gordon está de vuelta


    Después de un arranque excepcional en sus primeras dos temporadas en la NFL, la carrera de Josh Gordon casi se extingue. Gordon fue el receptor con más yardas en 2013, su segundo año con los Browns, en tan sólo 14 juegos ─fue suspendido los...

    Después de un arranque excepcional en sus primeras dos temporadas en la NFL, la carrera de Josh Gordon casi se extingue.

    Gordon fue el receptor con más yardas en 2013, su segundo año con los Browns, en tan sólo 14 juegos ─fue suspendido los últimos dos partidos por dar positivo por codeína─.

    Se perdió once juegos en 2014 por recaer en el abuso de sustancias y estuvo fuera en las campañas 2015 y 2016 por una suspensión indefenida por, nuevamente, violar el reglamento de uso de sustancias prohibidas.

    En 2017, el egresado de Utah volvió a tener snaps después de más de dos años sin atrapar un balón y en 2018 se sometió a una rehabilitación para poder volver al football de tiempo completo.

    Después de su tratamiento, por el cual se perdió el training camp y los primeros dos juegos de pretemporada, el ala abierta anunció que se reunirá con los Browns de cara a 2018.

    Sin embargo, aún le falta un largo camino para poder volver a los emparrillados de manera oficial. De acuerdo con Tom Pelissero, insider de NFL Network, al haber recibido una suspensión indefinida, debe atravesar por un proceso que consiste de reuniones constantes, pruebas de dopaje constantes, entre otras, antes de poder jugar.

    "Antes que nada, estamos felices por Josh. Su salud y bienestar es lo más importante. Elogiamos a Josh por su trabajo duro, compromiso y deseo de dar su mejor versión.

    "Estamos felices de que Josh haya alcanzado el punto en el que puede regresar a nuestra organización, estar en las instalaciones y convivir con sus compañeros.

    "Mientras asimila su regreso al equipo, Josh primero participará en reuniones y condicionamiento, gradualmente se reincorporará a las actividades de football", declaró el general manager John Dorsey ante la reincorporación del receptor de 27 años.

    Con el retorno de Josh Gordon, el cuerpo de receptores de Cleveland recibe una inyección de talento. Ahora Gordon tendrá que compartir snaps con el Pro Bowler Jarvis Landry y el novato Antonio Callaway, quien ha mostrado cosas interesantes está preseason.

    Bengals: la última oportunidad de Marvin Lewis

    Bengals: la última oportunidad de Marvin Lewis


    Quince años han pasado desde la llegada de Marvin Lewis a Cincinnati y al parecer la paciencia se ha agotado en una ciudad sedienta de triunfos. Cuando los Bengals draftearon a Andy Dalton la franquicia creyó que habían encontrado tranquilidad en una...

    Quince años han pasado desde la llegada de Marvin Lewis a Cincinnati y al parecer la paciencia se ha agotado en una ciudad sedienta de triunfos.

    Cuando los Bengals draftearon a Andy Dalton la franquicia creyó que habían encontrado tranquilidad en una posición altamente demanda en la NFL. Sin embargo, en su octava temporada con ‘Cincy’, la carrera del quarterback pelirrojo aún sigue siendo una montaña rusa de rendimiento.

    La última gran campaña de Dalton con los Bengals fue en 2013, aunque no pudo terminarla debido a una lesión. Ese año, los Cincinnati Bengals terminaron como primer lugar del Norte de la Americana y perdieron en el Juego de Comodines frente a los Steelers, a causa de la inoperancia de McCarron como quarterback titular.

    Y fallar en la postemporada ha sido el sello que ha caracterizado a los Bengals desde la llegada de Marvin Lewis a los controles, pues el head coach aún se encuentra en busca de su primer triunfo en enero.

    Ahora parece que tiene el tiempo contado, pues podríamos estar viendo la última temporada de Lewis en Ohio si es que el equipo propiedad de Mike Brown falla en sus aspiraciones de llegar a la postseason.

    Pero esto es algo que se vislumbra difícil después de una temporada baja discreta, donde se concentraron más en conservar piezas claves en algunas partes del campo que en reforzarse en las posiciones donde tenían necesidades. Si me lo preguntan a mí, creo que por fin veremos a Lewis fuera de los Bengals.

    Cincinnati Bengals División Norte AFC Récord en 2017 (7-9)

    Estadio: Paul Brown Stadium

    Títulos de Super Bowl: 0

    Coach: Marvin Lewis

    Coordinador ofensivo: Bill Lazor

    Coordinador defensivo: Teryl Austin

    Draft (primera ronda)

    (21 global) C - Billy Price (Ohio State)

    Movimientos Altas (3):

    OT – Cordy Glenn

    C – Billy Price

    LB – Preston Brown

    Bajas (3):

    CB – Adam Jones

    RB – Jeremy Hill

    OT – Andre Smith

    Jugador a seguir

    En Cincinnati está el hombre más rápido de la NFL, o al menos eso lo dicen los registros del Combine 2017. John Ross entra a su segundo año de la liga como uno de los receptores con más reflectores de los Drafts recientes.

    Sin embargo, su primera campaña en la liga no resultó buena en lo absoluto. Después de someterse a una cirugía de hombro antes del inicio de la campaña vino el declive, pues quedó marginado por el training camp y los dos primeros juegos de pretemporada.

    Se perdió el primer juego de temporada regular y en el segundo juego soltó el balón y fue mandado a la banca. Finalmente, su participación terminó abruptamente a causa de una lesión de rodilla.

    Pero si Ross logra probar la capacidad que tiene en campo abierto en 2018 y genera química con Andy Dalton, el producto de Washington podrá convertirse en la amenaza número uno de los Bengals, quitarle presión a A.J. Green y sumar muchos puntos en el fantasy.

    LeyendAS

    Los mejores años de los Bengals en la NFL fueron en la década de los 80. En ese decenio los de Ohio llegaron a dos Super Bowls, aunque ambos los perdieron ante la aplanadora que eran los 49ers y Joe Montana.

    El mariscal de campo del segundo Super Bowl jugado por Cincinnati fue Boomer Esiason, quien llegó a la NFL en 1984 proveniente de la Universidad de Maryland.

    A su retiro de la National Football League, Esiason era considerado uno de los mejores pasadores que habían jugado football. En su palmarés se encuentran cuatro llamados al Pro Bowl, el MVP de 1988 y la selección al All-Pro el mismo año. Además de haber participado en el Super Bowl XXIII.


    Mr. Brees no envejece y va por más récords

    Mr. Brees no envejece y va por más récords


    El 15 de enero, Drew Brees cumplió 39 años de edad. Y todo el mundo habla de Tom Brady y lo que fue capaz de hacer a sus 40 años (fue el MVP en 2017), pero lo que el quarterback de los Saints ha logrado en 17 campañas en la NFL no es poca...

    El 15 de enero, Drew Brees cumplió 39 años de edad. Y todo el mundo habla de Tom Brady y lo que fue capaz de hacer a sus 40 años (fue el MVP en 2017), pero lo que el quarterback de los Saints ha logrado en 17 campañas en la NFL no es poca cosa.

    Brees, el octavo jugador más “viejo” de la liga la campaña pasada, terminó con rating de 103.9 en 2017, el segundo más alto de la NFL, sólo detrás de Alex Smith (104.7). Completó 72% (386 de 536) de sus pases para 4,334 yardas, con 23 touchdowns y apenas 8 intercepciones.

    Y esos son los números que regularmente entrega Brees. Su nivel de consistencia es ridículo. Desde que llegó a New Orleans, en 2006, ha terminado 12 temporadas en fila con al menos 4,300 yardas. Y desde 2005 sólo se ha perdido dos juegos de 208 posibles.

    “Creo que a medida que envejeces, tienes más experiencia y empiezas a ser un poco más intencional con las cosas que haces”, dijo Brees durante el training camp de los Saints.

    “Comienzas a preguntarte por qué haces las cosas.¿Esto me está ayudando a ser un mejor jugador, un mejor quarterback o es contraproducente? ¿Debo eliminar esto o modificarlo? Simplemente comienzas a entrenar de manera más inteligente, a recuperarte de manera más inteligente”.

    La campaña 2018 podría ser muy especial para Brees, pues necesita únicamente 1,496 yardas para superar a Peyton Manning (71,940) y convertirse en líder de todos los tiempos en la NFL. En 17 temporadas, Brees suma 70,445 yardas aéreas.

    No es todo. Con 79 pases completos Brees superará a Brett Favre (6,300) y tendrá el primer lugar en la historia de la NFL, y con 12 pases de touchdown se unirá al club de los 500, junto a Manning (539) y Favre (508).

    Brady, por cierto, también tiene 488.

    Y, al igual que “TB12”, Brees sigue un estricto método para mantenerse en forma.

    “Diría que en los últimos 15 años, especialmente con la cantidad de información que tenemos sobre dietas, hábitos de sueño, diferentes maneras de ayudar al cuerpo y la mente a recuperarse, ahora sabemos mucho más que en ese entonces”, aseguró Brees.

    Pero no es únicamente tener esa valiosa información, sino cómo la incorporas a tu entrenamiento diario, antes, durante y después de cada temporada.

    “En los últimos cinco años, especialmente, siento que he tenido una muy buena rutina. Evalúo cada temporada. Me pregunto qué puedo hacer para mejorar. Hago los ajustes”, aseguró. “En general sé lo que funciona para mí. Estoy muy en sintonía con mi cuerpo; escucho a mi cuerpo y me dice cuándo puedo exigirle más o cuando necesito parar un poco”.

    Brees lo compara con los pitchers del beisbol de Grandes Ligas, que deben lanzar cada cinco días y cuya recuperación es clave.

    El quarterback de los Saints creció siendo admirador de Nolan Ryan, quien jugó durante 27 años en la Major League Baseball y se retiró en 1993 como miembro de los Texas Rangers.

    “Recuerdo haber estudiado las cintas de Nolan Ryan en VHS y cómo lanzaba la bola rápida y la curva”, dijo Brees, quien nació en Austin, Texas.

    “Jugó hasta que tenía 47 años y su última bola rápida fue de 95 millas por hora. No dejó de lanzar porque ya no pudiera sino porque se volvió cada vez más difícil recuperarse cada cinco días y lanzar como lo hacen los jóvenes en la rotación. Hay que ver su carrera y la manera en la que entrenó y las cosas que hizo para prepararse para jugar a esa edad, al nivel que podía jugar. Creo que hay muchas cosas sobre su mentalidad y su fortaleza, tanto física como mental, que son de admirarse”.

    Actualmente Brees trabaja con Tom House, coach de pitcheo de Ryan con los Rangers.

    Su amor por Ryan lo llevó a Ted Williams, el legendario pitcher de los Boston Red Sox que jugó durante 19 años en la década de los 40 y 50. Brees usa el número 9 en el jersey porque Williams usaba el 9 en la franela de los Red Sox.

    Y como esos legendarios y longevos pitchers, Brees se niega a envejecer y se prepara para su decimoctava campaña. Una que podría dejar su nombre inscrito en los libros de récords como el máximo pasador en la historia de la NFL.

    Los cinco candidatos que se perfilan a Regreso del Año

    Los cinco candidatos que se perfilan a Regreso del Año


    Entre 2008 y 2013, el reconocimiento al Regreso del Año fue exclusivamente para quarterbacks: Chad Pennington (2008, Miami Dolphins), Tom Brady (2009, New England Patriots), Michael Vick (2010, Philadelphia Eagles), Matthew Stafford (2011, Detroit...

    Entre 2008 y 2013, el reconocimiento al Regreso del Año fue exclusivamente para quarterbacks: Chad Pennington (2008, Miami Dolphins), Tom Brady (2009, New England Patriots), Michael Vick (2010, Philadelphia Eagles), Matthew Stafford (2011, Detroit Lions), Peyton Manning (2012, Denver Broncos) y Philip Rivers (2013, San Diego Chargers).

    Desde entonces, ni un quarterback ha vuelto ha ganar este premio de la Associated Press. Pero hay tres pasadores que son serios candidatos en 2018:

    Aaron Rodgers

    El tren de los Packers se descarriló cuando su quarterback estrella se fracturó la clavícula en Minnesota, a mediados de octubre del año pasado.

    Rodgers es la razón por la cual Green Bay es considerado año con año contendiente en la Conferencia Nacional.

    En su debut en la pretemporada demostró estar al 100% y conectó en las diagonales con uno de sus nuevos objetivos: el ala cerrada Jimmy Graham.

    Si no hay lesiones, prepárense para otra campaña de 4 mil yardas y 30 pases de touchdown.

    J.J. Watt

    Entre 2014 y 2015, Watt era el jugador más dominante de la liga. No sólo registró 38 capturas de quarterback, 6 fumbles, una intercepción y 18 pases defendidos en ese lapso, sino que también anotaba touchdowns como ala cerrada de los Texans.

    Pero entre 2016 y 2017 sólo jugó en 8 partidos debido a lesiones en la espalda y una pierna.

    La semana pasada, el coach Bill O’Brien dijo que Watt está en la forma que lo hizo ganar el reconocimiento como Defensivo del Año.

    Watt tiene sólo 29 años de edad, así que un regreso a su mejor nivel no es nada descabellado.

    Deshaun Watson

    Además de Watt, otra de las razones por las que muchos expertos han elegido a los Texans para ganar la División Sur de la AFC es este quarterback de segundo año.

    En su primera campaña en la NFL, Watson demostró que tiene el potencial para convertirse en una superestrella de la liga.

    Lanzó 19 envíos a las diagonales en sus siete primeros juegos como profesional y con ellos le rompió el récord a Kurt Warner (18). Además, Watson se convirtió en el primer quarterback novato con al menos tres pases de anotación en cuatro juegos consecutivos y en la Semana 5 igualó a John Elway (1983) con tres pases de touchdown en el cuarto periodo en su primer año.

    Una lesión en los ligamentos de la rodilla durante una práctica lo dejó fuera después de siete partidos, pero hay confianza en Houston de que su quarterback del futuro también brille en el presente.

    Odell Beckham Jr.

    Cuando está sano, Beckham Jr. es uno de los tres mejores receptores de la NFL, junto con Antonio Brown y Julio Jones.

    En las cuatro últimas campañas, Odell es segundo en la liga con 38 recepciones de touchdown, sólo detrás de las 44 de Brown. Y eso que Beckham sólo jugó cuatro partidos en 2017 debido a una fractura en el tobillo.

    Es un atleta excepcional que gusta de hacer recepciones imposibles y por lo visto en el training camp de los Giants, está listo para regresar a su mejor estado de forma en 2018.

    Andrew Luck

    El quarterback de los Colts se perdió toda la campaña 2017 debido a una lesión en el hombro derecho que sufrió a finales de 2016.

    Luck finalmente regresó a los emparrillados la semana pasada, en el juego de pretemporada ante Seattle; completó 6 de sus 9 envíos, pero lo más importante es la fuerza y velocidad de sus espirales, que parecen estar de regreso.

    Su récord es de 43-27 e Indianapolis y su nuevo coach, Frank Reich, lo necesitan para competir en la durísima División Sur de la AFC.

    ¿Roberto Aguayo sería el titular en Los Angeles Chargers?

    ¿Roberto Aguayo sería el titular en Los Angeles Chargers?


    El pateador mexicano, Roberto Aguayo, tiene una posibilidad muy grande de ser el pateador titular de Angeles Chargers, ya que la posición aún no se ha definido, pese a que ya se vive la segunda semana de la pretemporada de la NFL. Aguayo llegó para...

    El pateador mexicano, Roberto Aguayo, tiene una posibilidad muy grande de ser el pateador titular de Angeles Chargers, ya que la posición aún no se ha definido, pese a que ya se vive la segunda semana de la pretemporada de la NFL.

    Aguayo llegó para esta temporada a entrenar con los Chargers, después de vivir la experiencia en la temporada del 2016.

    El mexicano dio una gran impresión en 2016 cuando estaba con Tampa Bay Buccaneers, pero con el paso de las semanas fue tomando más presión y eso le generó cometer errores que al final lo dejaron fuera del equipo.

    En 2017, Roberto Aguayo tuvo la oportunidad de entrenar en la escuadra de prácticas de  Chicago Bears y de Carolina Panthers, pero no logró convencer ni a John Fox ni a Ron Rivera para quedarse con alguna de las dos escuadras.

    Un año después, con mayor motivación, con mayor preparación y dispuesto a ganarse un lugar en el roster de los 53 jugadores, y ser el líder de los equipos especiales de Chargers, informó un reporte de Los Angeles Times.

    La pelea que sostiene Aguayo es con el pateador Caleb Sturgis, quien jugó durante tres temporadas con Eagles, pero fue dejado en libertad tras la gran temporada de Jake Elliott.

    Por esa razón, el coach, Anthony Lynn sabe que tiene dos posibilidades que vienen de una temporada prácticamente poco activa en ambos casos.

    Isaiah Wynn se rompe un tendón y es baja con Patriots

    Isaiah Wynn se rompe un tendón y es baja con Patriots


    Los New England Patriots sufrirán una baja muy importante previo al inicio de la temporada 2018 de la NFL, después de que se dio a conocer que su jugador reclutado en primera ronda, Isaiah Wynn, se rompió el tendón de Aquiles, por lo que no será de...

    Los New England Patriots sufrirán una baja muy importante previo al inicio de la temporada 2018 de la NFL, después de que se dio a conocer que su jugador reclutado en primera ronda, Isaiah Wynn, se rompió el tendón de Aquiles, por lo que no será de la plantilla de la escuadra de Bill Belichick.

    Wynn, quien fue reclutado en la posición número 23 del Draft NFL, vivió su peor momento apenas en el segundo partido de la pretemporada, donde Patriots enfrentaron a Eagles en el Gillette Stadium.

    La situación fue complicada para la escuadra de Belichick, ya que el tackle ofensivo sería una de las piezas más importantes en la nueva línea ofensiva de New England, al cuidado del cinco veces ganador del anillo del Super Bowl, Tom Brady.

    Ian Rapoport y Tom Pelissero, reporteros de la cadena NFL Network, fueron los primeros en dar la información sobre el estatus del jugador.

    El novato de Georgia iba a tener una gran responsabilidad al estar de lado de hombres como Trent Brown y Marcus Cannon en la línea que buscará mantener la integridad intacta del quarterback de 41 años.

    Juego NFL en México, en riesgo por mal estado del Azteca

    Juego NFL en México, en riesgo por mal estado del Azteca


    El juego de la NFL en el estadio Azteca de la Ciudad de México entre los Kansas City Chiefs y Los Angeles Rams podrían suspenderse si el estado del campo no mejora. La Asociación de Jugadores de la NFL (NFLPA, por sus siglas en inglés) ha pedido que...

    El juego de la NFL en el estadio Azteca de la Ciudad de México entre los Kansas City Chiefs y Los Angeles Rams podrían suspenderse si el estado del campo no mejora.

    La Asociación de Jugadores de la NFL (NFLPA, por sus siglas en inglés) ha pedido que se haga una revisión para evitar lesiones de los Chiefs y los Rams, ya que el cambio que ha realizado el Coloso de Santa Úrsula de pasar al pasto híbrido ha traído muchos problemas.

    Muchas versiones han circulado sobre el estado del pasto en el Azteca, y han salido a defenderse tanto los integrantes del cuidado del terreno del Coloso, así como la empresa que realizó el trabajo de cambio del césped en una guerra de dimes y diretes.

    En una entrevista para El Universal, John Sorochan que es inspector de la Comisión de Seguridad de Campos de la NFLPA señaló que la situación que vive el campo tiene que solucionarse de manera rápida para salvaguardar la integridad de los jugadores.

    Una de las cosas más importantes para la NFL es que cada juego cuente con esa espectacularidad en general, y el estado del campo tan deplorable sería algo que no iría con los valores del juego, ya que palabras del mismo Sorochan: “ningún jugador estaría a gusto de estar en un campo así”.

    El partido entre los Kansas Chiefs y Los Angeles Rams se va a realizar el próximo 19 de noviembre dentro del “Monday Night Football” de la Semana 11 de la temporada 2018 de la NFL.

     

     

    Ala defensiva de los Saints sufre de lesión en el tobillo

    Ala defensiva de los Saints sufre de lesión en el tobillo


    En Nueva Orleans tendrán que reconsiderar su estrategia para elegir a los titulares en las orillas de la línea defensiva debido a que Alex Okafor ha salido lesionado de una práctica el miércoles. De acuerdo con Ian Rapoport, insider de NFL Network,...

    En Nueva Orleans tendrán que reconsiderar su estrategia para elegir a los titulares en las orillas de la línea defensiva debido a que Alex Okafor ha salido lesionado de una práctica el miércoles.

    De acuerdo con Ian Rapoport, insider de NFL Network, el defensive end fue diagnosticado con un esguince de tobillo y molestias en el hueso de la rodilla, por lo cual será evaluado día a día sin tener una fecha para su regreso a la actividad física.

    Okanfor llegó a los Saints el año pasado después de firmar un contrato de un año con New Orleans, aunque este año firmo una extensión. Anteriormente estuvo en los Arizona Cardinals.

    En su primer año jugando en el Mercedez-Benz Superdome el egresado de de Texas tuvo una campaña sólida donde registró 43 tackles y 4.5 sacks antes de sufrir una rotura de tendón de Aquiles en la semana 11.

    Con la baja del DE, se abre la posibilidad de que el seleccionado en la primera ronda del Draft 2018 por los Saints, Marcus Davenport, sea el acompañante de Jordan Cameron para presionar a los quarterbacks rivales.

    ¿Cuál es el estatus de Odell Beckham Jr.?

    ¿Cuál es el estatus de Odell Beckham Jr.?


    Odell Beckham Jr. ha sido uno de los hombres más seguidos previo al inicio de la temporada 2018 de la NFL, debido a que no se había decidido a reincorporarse con los New York Giants. Apenas, el receptor de los Giants ha reanudado entrenamientos con los...

    Odell Beckham Jr. ha sido uno de los hombres más seguidos previo al inicio de la temporada 2018 de la NFL, debido a que no se había decidido a reincorporarse con los New York Giants.

    Apenas, el receptor de los Giants ha reanudado entrenamientos con los neoyorquinos y sin lugar a dudas es otro nivel el que puede tener el cuadro ofensivo de New York con Beckham Jr. en el ataque.

    Este jueves, el jugador tuvo un interesante enfrentamiento con el safety de los Detroit Lions, Darius Slay, quien es considerado uno de los mejores en su posición, durante una práctica conjunta que tuvieron los Giants y los Lions previo a su duelo de este viernes por la noche en el Ford Field.

    Sobre esto, Beckham Jr. alabó el trabajo de su rival y señaló que “siempre es interesante enfrentar a jugadores de otros equipos, porque enfrentarnos a los mismos todos los días genera que sepamos cómo son y por dónde se les puede superar”.

    Parece que la situación del contrato entre Beckham Jr. y Giants está a punto de quedar saldada, y con ello, se terminarían ya todos los rumores que rondaron sobre el receptor abierto.

    Uno de ellos estuvo implicado con los Cleveland Browns, quienes son uno de los equipos que estuvieron más activos en la agencia libre, y estaban en la búsqueda de reunir a una de las parejas de amigos más conocida de la NFL: OBJ y Jarvis Landry.

    Ambos deportistas son egresados de LSU, y siempre se ha conocido de su eterna amistad. Ahora que Landry llegó a la organización de los Browns para este 2018 quiso convencer a su amigo para que llegara con ellos. Al parecer no lo logró.

    Odell Beckham Jr. no está listo para jugar, pero se espera que para la Semana 1 de la NFL esté totalmente en pleno para comenzar la temporada cuando los Giants reciban a Jalen Ramsey y los Jacksonville Jaguars.

    Packers: El renacimiento de la franquicia y de Rodgers

    Packers: El renacimiento de la franquicia y de Rodgers


    La temporada 2017 fue un fracaso para los Packers. Esto se debió en gran parte a que Aaron Rodgers terminó prematuramente su participación debido a una fractura en la clavícula cuando enfrentaba a los Vikings durante la semana 6. A pesar de perderse...

    La temporada 2017 fue un fracaso para los Packers. Esto se debió en gran parte a que Aaron Rodgers terminó prematuramente su participación debido a una fractura en la clavícula cuando enfrentaba a los Vikings durante la semana 6.

    A pesar de perderse los playoffs, Green Bay dio algunos destellos de buen juego sin Rodgers. Sólo hay que recordar el encuentro frente a los Pittsburgh Steelers, donde Brett Hundley fue capaz de mantener el ritmo de juego de Ben Roethlisberger, aunque cayeron finalmente.

    Rodgers está de vuelta para 2018 y la gerencia del equipo de Wisconsin ha traído algunos nombres importantes de la agencia libre para ayudarle a recuperar el norte de la Conferencia Nacional.

    Tal vez la contratación más importante es la adquisición del ala cerrada Jimmy Graham, proveniente de los Seahawks. Además, le dieron una inyección de calidad a la línea defensiva con la llegada del defensive end Mo Wilkerson.

    Sin embargo, también perdieron nombres importantes en esta temporada baja. Tal es el caso de la partida de Morgan Burnett a los Steelers o la salida de Jeff Janis, quien ahora formará parte los Cleveland Browns.

    Otra de las incógnitas que tiene el equipo de Mike McCarthy está en el backfield. Desde la partida de Eddie Lacy, no han contado con un corredor confiable y la muestra es la conversión de Ty Montgomery de wide receiver a running back. Es por eso ahora podría ser Jamaal Williams quien reciba más snaps.

    Lo que es cierto es que con el retorno de Aaron Rodgers los Packers se vuelven serios contendientes de alcanzar el Súper Domingo.

    Green Bay Packers División Norte NFC

    Récord en 2017 (7-9)

    Estadio: Lambeau Field

    Títulos de Super Bowl: 4

    Coach: Mike McCarthy

    Coordinador ofensivo: Joe Philbin

    Coordinador defensivo: Mike Pettine

    Draft (primera ronda)

    (18 global) CB – Jaire Alexander (Louisville)

    Movimientos Altas (3):

    TE - Jimmy Graham

    DE - Muhammad Wilkerson

    CB - Tramon Williams

    Bajas (3):

    WR - Jordy Nelson

    CB - Moegan Burnett

    TE - Richard Rodgers

    Jugador a seguir

    Pocos jugadores han sido tan dominantes en los últimos diez años que Aaron Rodgers. El egresado de la Universidad de California siempre es un contendiente para ser el MVP de la NFL y para llevarle otro anillo a la afición de los Packers.

    A pesar de sólo haber ganado el Super Bowl XLV derrotando a los Steelers, la capacidad que tiene el pasador originario de California lo hace una verdadera amenaza para las defensas rivales y posiblemente el mejor quarterback de toda la liga.

    En sus 13 años por la NFL Rodgers cuenta con en el mejor rating en la historia del football profesional, está en el top 20 de yardas pasadas y es el décimo mariscal con más touchdowns.

    LeyendAS

    Bart Starr es toda una leyenda no sólo en Wisconsin, sino en todo el football. El egresado de Alabama ganó los dos primeros Super Bowls de la historia al derrotar a los Chiefs y a los Raiders.

    Además, protagonizó uno de los juegos más emblemáticos de la National Football League, el Juego de Campeonato de la NFC de 1967, mejor conocido como el ‘Ice Bowl’. En este mítico encuentro los Packers se impusieron 21-17 a los Cowboys de Tom Landry.

    Starr finalizó su andar en la NFL con el premio MVP de 1966, dos distinciones de Más Valioso en Súper Tazón y una selección al All-Pro.

    Denver no está interesado en Colin Kaepernick

    Denver no está interesado en Colin Kaepernick


    Los Denver Broncos no tienen el interés de contratar al quarterback Colin Kaepernick, dio a conocer el gerente general John Elway. Elway había comentado la posibilidad de que el cuadro de Colorado se encargara de contratar a un quarterback veterano;...

    Los Denver Broncos no tienen el interés de contratar al quarterback Colin Kaepernick, dio a conocer el gerente general John Elway.

    Elway había comentado la posibilidad de que el cuadro de Colorado se encargara de contratar a un quarterback veterano; sin embargo, la posibilidad de que llegue ‘The Kap’ a los Broncos es nula.

    El ex quarterback ganador de dos Super Bowls afirmó que a Kaepernick se le ofreció un contrato en su momento para que fuera parte de la organización.

    “Hablé con Kap para ofrecerle un contrato, pero él no lo aceptó. Tuvo la oportunidad de estar aquí, pero la dejo pasar”, comentó Elway.

    Kaepernick no juega un partido desde el 2016, después de que haya sido el iniciador de la campaña anti-racismo en la NFL, donde se hincaba durante el himno de los Estados Unidos.

    Varios compañeros de los 49ers y de otras escuadras con el paso de los juegos se fueron sumando a la protesta, la cual generó un gran conflicto con el presidente de la nación norteamericana, Donald Trump.

    John Elway dijo que estaría en la búsqueda de un QB veterano para poder reforzar el grupo de mariscales con Case Keenum, quien será el titular para la temporada 2018 de la NFL.

    Y en el caso de Chad Kelly y Paxton Lynch estarían peleando el segundo puesto, en estos encuentros de pretemporada.

    Denver tuvo un récord de 5-11 en la temporada pasada, y el coach Vance Joseph no tuvo un gran debut en su temporada inicial.

    Y tuvo grandes problemas en la zona de quarterbacks donde ni Trevor Siemian ni Paxton Lynch ni Brock Osweiler cumplieron con el papel y hubo la necesidad de renovar con la llegada del ex quarterback de los Minnesota Vikings.

    Keenum realizó una gran temporada con la escuadra de Minneapolis, donde llegó hasta la Final de la Conferencia Nacional, pero fueron victimados por los Philadelphia Eagles (7-38) y se quedaron a un paso de lograr su boleto al Super Bowl LII.

    Así los veo: previa NFL 2018 de los Arizona Cardinals

    Así los veo: previa NFL 2018 de los Arizona Cardinals


    El primer día del draft fue uno de los más divertidos de los últimos años de elección colegial. Cuatro quarterbacks partían como posible elección número uno y los nombres de los cuatro subían y bajaban en los pronósticos como en una montaña...

    El primer día del draft fue uno de los más divertidos de los últimos años de elección colegial. Cuatro quarterbacks partían como posible elección número uno y los nombres de los cuatro subían y bajaban en los pronósticos como en una montaña rusa. Unos días el favorito para ser elegido en el pick 1 era Sam Darnold, otras Josh Rosen, a veces Josh Allen y en las horas previas al draft saltó Baker Mayfield, que al final fue el ganador del gran premio si es que ir a Cleveland (a lo que sea) puede serlo.

    Lo curioso es que Josh Rosen fue el máximo favorito durante más tiempo que nadie. Desbancó a Darnold tras la ‘Combine’ y ahí se mantuvo hasta pocos días antes del draft, cuando empezó a haber dudas sobre su actitud y compromiso. Más curioso todavía es que detrás de Mayfield cayera Darnold a los Jets y más tarde Allen a los Bills. Rosen, al que pocos días antes comparaban con Aaron Rodgers, seguía en caída libre. Los siguientes candidatos eran los Dolphins con el 11 (yo creo que no hubieran elegido quarterback bajo ningún concepto, pero bueno) y detrás, bastante detrás en el 14, estaban unos Arizona Cardinals que no se podían creer lo que estaban viendo. Como el pueblo judío observaba a Moisés cuando abría las aguas del Mar Rojo, como la caballería australiana atravesaba Beerseba ante la mirada atónita del ejército turco, Josh Rosen se abría paso hacia Arizona como una aparición milagrosa. Para evitar sobresaltos (que los milagros a veces necesitan un empujoncito) subieron al 10 donde los Raiders se lo pusieron fácil pidiendo solo una tercera y una quinta ronda. Era como si Rosen y los Cardinals estuvieran predestinados a vivir juntos. Un quarterback con valor de pick 1 del draft a un precio de saldo. Un regalo del dios del football para compensar tantas décadas de amargura. El equipo más antiguo de la NFL, que en 99 años de historia solo ha jugado 11 veces en playoffs, por fin puede haber encontrado un quarterback duradero que le aúpe entre los grandes con regularidad.

    Ahora, la duda es si la comparación que hacían hace meses entre Aaron Rodgers y Josh Rosen se refiere a la forma de jugar o solo a la incontinencia verbal. Lo cierto es que antes del draft Rosen no se cortó dando su opinión sobre todos y sobre todos, pero con ese brillo en los ojos del que sabe lo que dice, por qué lo dice, y se está riendo de todos por dentro. Rosen parece un tipo inteligente. Por eso no me cuadra que en el furor del draft le colgaran esos adjetivos que tanto odia la NFL: falta de compromiso, fiestero… Me pareció más un linchamiento que una reflexión real. Por mucho que he rebuscado en internet no he encontrado esos escándalos que querían endosarle. Me da la impresión de se han cargado las tintas sobre un tipo que parece más listo que un ratón colorao, bastante preparado para debutar en el football profesional y que tiene una buena técnica y mucho talento por lo que demostró en su trayectoria universitaria. Creo que los Cardinals habrían elegido a Rosen su hubieran tenido el uno del draft y que tiene muchas papeletas para triunfar en la NFL. Ahí queda eso.

    Pero ese no es el cambio más radical de los Cardinals, aunque lo parezca. Han remodelado por completo el staff después de la jubilación de un Arians cuya etapa debe ser considerada la mejor y más ilusionante del equipo desde tiempos de Don Coryell, allá por los ’70, cuando estaban en St. Louis. Es una pena que Arians no llegara a Arizona diez años más joven y más sano. Un pedazo de entrenador, un vendaval, mente preclara y corazón gigante. Steve Wilks, con un perfil mucho más sosegado, tiene por delante la complicada misión de mejorar el legado de Arians. Para empezar, se ha rodeado muy bien con Mike McCoy, un grandísimo coordinador ofensivo, mago en el control del reloj al que esta plantilla le viene como anillo al dedo, y Al Holcomb, que ya fue mano derecha de Wilks en la defensa de Carolina. No lo tendrán fácil, y aparentemente este proyecto necesita un par de años para coger velocidad, pero un récord 8-8 el año pasado, cuando la franquicia amenazó ruina con todo el mundo en la enfermería incluido su entrenador, es un punto de partida esperanzador de que la reconstrucción no empieza desde muy abajo.

    ATAQUE: en manos de David Johnson.

    Antes de elegir a Josh Rosen los Cardinals ficharon a Sam Bradford. Y aunque lo normal es que el novato sea titular desde ya, el staff puede medir los tiempos porque no tienen la obligación de darle la batuta antes de tiempo. Si fuera necesario, y se mantiene sano, Bradford es un quarterback buenísimo. Otra de las claves es el regreso de David Johnson que se rompió la muñeca en la semana 1 de la temporada 2017 y dejó al equipo sin juego de carrera. La lesión de Carson Palmer fue terrible para el juego aéreo, pero para cuando esta llegó en la semana 8 los Cardinals ya estaban muertos. Sin Johnson en el ataque habían perdido un referente que un año antes consiguió 1239 yardas de carrera y 879 de pase con 20 touchdowns combinados. Un arma de destrucción masiva que volverá esta temporada con ganas de reivindicarse. Para acompañarle han fichado al fullback Derrick Coleman, toda una declaración de intenciones, y eligieron en 4º ronda a Chase Edmonds, un tanque especialista en terceros downs. El backfield de Arizona puede ser buenísimo si Johnson se mantiene sano.

    El draft de Arizona este año ha sido casi exclusivamente ofensivo. En segunda ronda eligieron al receptor Christian Kirk, que también empezará como retornador de punts por su impresionante velocidad. En la agencia libre ficharon a Brice Butler, que no dice demasiado, y seguirán Larry Fitzgerald, incombustible a sus 35 años, JJ Nelson, Chad Williams y muy poquito más. Tengo curiosidad para ver por dónde sale Williams, que fracasó en su año de rookie tras ser elegido en 3ª ronda, pero que parece estar despertando en esta offseason con el sistema de McCoy, en el que se siente más cómodo. Jermaine Gresham tampoco es un tight end que emocione demasiado y aún no saben si estará a tiempo tras una lesión en el Aquiles, así que es de esperar que tengan que fichar a alguno a última hora porque el resto de jugadores del roster está muy verde.

    La línea ofensiva el año pasado fue horripilante. Se comió 52 sacks como 52 soles mientras los quarterbacks caían como escaramujos. Han fichado a Justin Pugh, que es un guard élite y han elegido en tercera ronda al center Mason Cole para que sea titular ya, porque Shipley está en ‘injury reserve’. También ficharon a Andre Smith que sustituirá en el tackle derecho a Jared Veldheer, aunque la mejora no es muy significativa. Mike Iupati sigue pese a su mala temporada pasada. D.J.Humphries también vuelve al tackle izquierdo después de perderse gran parte de 2017 por lesión, pero tras de ser elegido en primera ronda en 2015 nunca ha rendido como se esperaba. Como veis, una línea aún por hacer y con más incógnitas y dudas de las debidas.

    DEFENSA: sin Mathieu y sin muchas otras cosas

    La defensa de Arizona ha recibido un golpe letal con la marcha de Tyrann Mathieu. Él era su mejor jugador a ese lado del balón y, vista la elección de Rosen, ahora seguramente se habrían ahorrado el fichaje de Bradford si hubiera servido para conseguir retenerlo. La secundaria también han perdido otros dos titulares de 2017: Tyvon Branch, el otro safety, y Tramon Williams, que ya estaba en clara decadencia. Para reconstruir la pareja de safeties tenían a Budda Baker, 2º ronda de 2017 que ya acabó siendo el titular la temporada pasada después de que Branch se lesionara y lo hizo fenomenal (lo de las lesiones de Arizona el año pasado es para no creérselo). Antonie Bethea como free solo parece una solución provisional; además de no ser muy bueno tiene ya 33 años. Si hablamos de cornerbacks, Patrick Peterson seguirá siendo una estrella en el número 1, pero no queda mucho más de 2017 porque Brandon Williams sigue sin salir del cascarón. En la agencia libre ficharon a Jamar Taylor y Bene Benwikere y en sexta ronda del draft eligieron a Christian Campbell, pero con esos mimbres es complicadísimo montar una secundaria dominante.

    Chadler Jones debe estar esperando como agua de mayo el regreso de Markus Golden, que también se lesionó la rodilla en el cuarto partido de 2017. Jones sumó en 2017 la friolera de 17 sacks y Golden había conseguido 12,5 un año antes. No está claro que esté recuperado a tiempo para el inicio de la temporada, pero con los dos en forma la defensa de Arizona puede volver a sembrar el pánico en las OL rivales. Mientras llega Golden, Benson Mayowa no debería aportar casi nada. Por dentro han perdido a Frostee Rucker, pero vuelve Corey Peters y ha llegado el momento de que Robert Nkemdiche, primera ronda de 2016, demuestre que su elección no fue un error.

    Los linebackers también cambian bastante. No repetirá Karlos Dansby, retirado a los 36 años. Deone Bucannon seguirá siendo el ‘will’ titular pese a su temporada pasada, Haason Reddick ocupará el ‘sam’ después de un año difícil de rookie de primera ronda y Josh Bynes parece muy poquita cosa como ‘mike’. Además, falta profundidad. Muchas cosas tendrán que pasar para que el trío de linebackers de Arizona tenga un mínimo de solidez.

    CONCLUSIÓN:

    A veces suena la flauta y un equipo con demasiados retales encaja y gana partidos. Yo creo que será complicadísimo que la defensa de Arizona se siga manteniendo arriba en el ranking con la cantidad de agujeros que tiene que tapar y jugadores nuevos no muy buenos que encajar. El ataque también tiene que solucionar problemas enquistados y seguirá dependiendo de Fitzgerald y David Johnson. El calendario ayuda con cinco partidos teóricamente asequibles como locales antes del bye en la semana 9, y si ahí suena la flauta podrán soñar con un récord equilibrado. Sin embargo, creo que difícilmente ganarán más de cuatro o cinco partidos, y si sufren otra plaga de lesiones podrían ser aspirantes al 1 del draft. Pero todo eso dará lo mismo. Lo único importante es que confirmen a Josh Rosen como el quarterback franquicia para muchos años con el que llevan soñando tanto tiempo.

    El novato Rashaad Penny se someterá a cirugía

    El novato Rashaad Penny se someterá a cirugía


    La vida sin Marshawn Lynch ha sido difícil para los Seahawks. Desde la partida del corredor no han conseguido llenar el hueco que dejó. Thomas Rawls intentó y dio algunas señales esperanzadoras, pero nunca terminó por cumplir. Es por eso que los de...

    La vida sin Marshawn Lynch ha sido difícil para los Seahawks. Desde la partida del corredor no han conseguido llenar el hueco que dejó. Thomas Rawls intentó y dio algunas señales esperanzadoras, pero nunca terminó por cumplir.

    Es por eso que los de Washington usaron su primera ronda del Draft 2018 para traer al running back de San Diego State, Rashaad Penny. Pero ahora Pete Carroll no podrá contar con él en la pretemporada.

    El RB de 22 años sufrió una lesión en el dedo de la mano que lo obligará a recibir una intervención quirúrgica para reparar una fractura en la falange. Esto de acuerdo con Ian Rapoport, insider de NFL Network.

    Se espera que el tiempo de recuperación sea de 3 a 4 semanas, con lo que podría estar listo para el inicio de la temporada regular o perderse la primera semana como máximo.

    Antes de la lesión, Penny estaba en la contienda con Chris Carson, jugador de segundo año, por hacerse de la titularidad en el backfield de Seattle.

    Con su baja, ahora se abre la posibilidad de que Mike Davis y C.J. Prosise buscan la posición de RB2 o incluso se vuelvan los jugadores de inicio para correr yardas con los Seahawks.

    Jalen Ramsey ahora califica a los pasadores de la NFL

    Jalen Ramsey ahora califica a los pasadores de la NFL


    Parece que Ramsey nunca tiene suficiente. El domingo fue suspendido por un altercado con periodista de Jacksonville y ahora fue publicada una entrevista que dio a la revista GQ. En dicho texto, el esquinero ha emitido su opinión de todos los jugadores...

    Parece que Ramsey nunca tiene suficiente. El domingo fue suspendido por un altercado con periodista de Jacksonville y ahora fue publicada una entrevista que dio a la revista GQ.

    En dicho texto, el esquinero ha emitido su opinión de todos los jugadores de la NFL con los que ha podido cruzarse en su corto andar por la liga.

    Para iniciar salió a defender a su compañero de equipo y mariscal de los Jags, Blake Bortles. De acuerdo con el producto de Florida State, Bortles ha sido maniatado por el sistema de Jacksonville.

    "Blake hace lo que tiene que hacer. Pienso que en momentos complicados, como los playoffs del año pasado ─no como equipo, porque nosotros hubiéramos confiando en él─, sino como organización, debimos haber confiado más en él para que siguiera lanzando el balón", indicó Ramsey.

    Incluso lo comparó con Nick Foles, pues, desde su punto de vista, ambos solo administran el balón y Foles ya fue campeón del Super Bowl desde este rol. Por lo que si Bortles se apega al plan de juego, es capaz de aportar mucho a la ofensiva del equipo de Florida.

    Para consultar la entrevista completa, da clic aquí.

    Además de respaldar a su mariscal, el jugador de 23 años dio su perspectiva acerca de otros pasadores con los que se ha enfrentado en la NFL.

    Por ejemplo, con relación a Aaron Rodgers y Tom Brady, dijo que "no apestan". Ramsey cree que Deshaun Watson y Carson Wentz estarán peleado por el MVP de la liga en los próximos 10 años.

    Por otra parte, mencionó que Joe Flacco "apesta". Respecto a Ben Roethlisberger, mencionó que depende mucho de Antonio Brown; caso similar al de Eli Manning, que, según el corner, no es tan bueno sin Odell Beckham Jr.

    Curiosamente, si se revisan las estadísticas de los quarterbacks bien calificados por el CB se puede ver que tienen mejores números que los mariscales de campo criticados cuando se han enfrentado a Ramsey.

    La respuesta a Ramsey

    Otro quarterback criticado por el jugador de los Jags fue el recién seleccionado por Arizona, Josh Allen.

    "El pick de los Buffalo Bills en Josh Allen es basura. No me importa lo que los demás digan. Él es basura y se los voy a mostrar" expresó Ramsey.

    A lo que Allen respondió: "No me importa, no me molesta ni un poco. Me preocupan mis compañeros y lo que ellos piensen de mí".

    Otro que respondió fue Eli Manning, quien al ser cuestionado acerca de los señalamientos se limitó a decir: "¿Quién?".

    J.J. Watt confía en regresar para el inicio de la temporada

    J.J. Watt confía en regresar para el inicio de la temporada


    Si hay un nombre que se puede asociar con la joven franquicia de los Houston Texans es J.J. Watt. El defensive end es uno de los jugadores más dominantes de la NFL y su presencia en los emparrillados le da otra dimensión a la defensa...

    Si hay un nombre que se puede asociar con la joven franquicia de los Houston Texans es J.J. Watt. El defensive end es uno de los jugadores más dominantes de la NFL y su presencia en los emparrillados le da otra dimensión a la defensa texana.

    Desafortunadamente, en los dos últimos años Watt se ha perdido casi la totalidad de los juegos. El ala defensiva de 29 años sólo estuvo presente en 8 juegos combinados en 2016 y 2017. Hace dos años se perdió la campaña debido a una lesión en la espalda y el año pasado se debió a una fractura en la pierna.

    Pero tal parece que el egresado de Wisconsin ha superado todos los problemas de salud y está listo para ser el jugador defensivo dominante que vimos al inicio de su carrera.

    "Me siento genial", declaró Watt. "Amo estar en el terreno de juego. He tenido buen trabajo allá afuera. Estoy controlando todo lo que puedo controlar".

    Por el momento, Watt ha sido muy cuidadoso en el training camp y los Texans no planean arriesgarlo en la preseason. Todo esto para que el tres veces Jugador Defensivo del Año llegué a tope al inicio de la temporada en su visita a los Patriots.

    El regreso de J.J. Watt podría ayudar a que Houston tenga un mejor rendimiento defensivo después de acabar en el puesto número 20 en 2017. Esto está respaldado con los 76 sacks que tiene de por vida, con dos años de más de 20 capturas, y 310 tackles.

    Travis Frederick viajó a Los Angeles por una lesión

    Travis Frederick viajó a Los Angeles por una lesión


    Los Cowboys cuentan con una de las mejores líneas ofensivas en toda la NFL. Entonces, cuando uno de los jugadores de esa unidad se lesiona, Jason Garrett debe hacer todo lo posible para no perderlo por toda la temporada. Como es el caso de el center...

    Los Cowboys cuentan con una de las mejores líneas ofensivas en toda la NFL. Entonces, cuando uno de los jugadores de esa unidad se lesiona, Jason Garrett debe hacer todo lo posible para no perderlo por toda la temporada.

    Como es el caso de el center Travis Frederick, quien ha sufrido molestias en el hombro en el training camp y ha sido enviado por los Cowboys a California para que el médico Robert Watkins evalúe lo peligroso que pueden resultar los pinchazos que experimentó recientemente el egresado de Wisconsin.

    Por este motivo Garrett ya ha movido algunas piezas de la línea. Joe Looney, quien está detrás de Frederick en la rotación ha tenido repeticiones con el equipo titular y, además, el guardia derecho de Pro Bowl Zack Martin ha sido movido a la posición por algunos snaps.

    Frederick, de 27 años, jamás se ha perdido un duelo en sus cinco campañas en la NFL y es parte fundamental de una línea ofensiva plagada de talento. Además de Frederick y Martin, también se encuentra el tackle Tyron Smith, quien ha sido galardonado con dos All-Pro y cinco llamados al Tazón de los Profesionales.

    El centro de los Cowboys tiene contrato con los texanos hasta 2023 y es el jugador mejor pagado de la posición, con un contrato con valor de 56.4 millones de dólares.

    Fiscal de Georgia retira cargos contra jugador de los Broncos

    Fiscal de Georgia retira cargos contra jugador de los Broncos


    El defensive end de tercer año, Adam Gotsis, fue absuelto de un cargo de violación por el cual fue detenido en marzo. Esto fue anunciado por Paul L. Howard Jr., fiscal de distrito del Condado de Fulton, Georgia. La acusación fue interpuesta por una...

    El defensive end de tercer año, Adam Gotsis, fue absuelto de un cargo de violación por el cual fue detenido en marzo. Esto fue anunciado por Paul L. Howard Jr., fiscal de distrito del Condado de Fulton, Georgia.

    La acusación fue interpuesta por una mujer que indicó que conoció a Gotsis a través de amistades en común en 2013. Añadió que ambos asistieron a una fiesta juntos y que el ahora jugador de Denver la llevó a su casa, donde abusó de ella.

    Los cargos en su contra fueron desestimados debido a que las pruebas presentadas en contra del defensivo originario de Melbourne, Australia, no comprababan que hubiese existido el ilícito.

    "Estoy muy aliviado de que todo haya sido solucionado. Tienes fe en el sistema legal, fe en el Señor y tienes familia y amigos", mencionó Gotsis. "Tuve mucho apoyo de todos a mi alrededor: los Broncos, amigos, familia. Estoy feliz de que esto terminó y ahora debo concentrarme en el football".

    Cuando se dio a conocer los cargos en contra del jugador de 25 años, Denver publicó un comunicado donde manifestaban la seriedad que le pondrían al caso y que habían notificado a las oficinas centrales de la NFL en New York tan rápido como pudieron.

    Esta situación lo ha hecho susceptible a ser castigado por la liga, al romper el reglamento de conducta de personal.

    Gotsis fue seleccionado por los Denver Broncos en la segunda ronda del Draft 2016 y será parte importante de la rotación después de 32 juegos donde tuvo acción en las dos temporadas anteriores.

    Inicia la venta de boletos de la NFL en México

    Inicia la venta de boletos de la NFL en México


    Por tercer año consecutivo el Estadio Azteca será la sede de un duelo de temporada regular de la National Football League. En esta ocasión, Los Angeles Rams, en papel de locales administrativos, recibirán a Kansas City Chiefs. Este 14 de agosto...

    Por tercer año consecutivo el Estadio Azteca será la sede de un duelo de temporada regular de la National Football League. En esta ocasión, Los Angeles Rams, en papel de locales administrativos, recibirán a Kansas City Chiefs.

    Este 14 de agosto comenzó la preventa, aunque fue exclusiva de los clientes de un banco que patrocina el evento en México. Así que este jueves 16 de agosto, a partir de las 9:00 horas de la Ciudad de México, iniciará la venta para el público en general a través de Ticketmaster.

    Para poder comprar un boleto de entrada, los aficionados debían registrarse en una página de la NFL y recibir un código. Sin éste, es imposible poder acceder al sistema de venta. Además, solo está permitido comprar cuatro boletos por persona.

    Este año, el rango de precios estará entre 700 pesos y 3,600 pesos para boletos de admisión general. Aunque se ofrecerá una entrada con costo de 7,500 pesos, que dará acceso al hospitality del partido.

    En la edición de 2016 se pudo ver a los Raiders recibiendo a los Texans, donde los californianos se impusieron 27-20. Un año después, los Patriots vapulearon a Oakland por marcador de 33 a 8. En esta ocasión veremos a dos contendientes para alcanzar los playoffs.

    Así los veo: previa NFL 2018 de los Oakland Raiders

    Así los veo: previa NFL 2018 de los Oakland Raiders


    Parto de la premisa de que los Raiders han estado tres años sin entrenador y con el temor de que sigan sin tenerlo. No es una certeza, pero casi. Jon Gruden llegó a la NFL siendo un niño prodigio, evolucionó hacia diva, ganó un anillo con los...

    Parto de la premisa de que los Raiders han estado tres años sin entrenador y con el temor de que sigan sin tenerlo. No es una certeza, pero casi. Jon Gruden llegó a la NFL siendo un niño prodigio, evolucionó hacia diva, ganó un anillo con los Buccaneers cuya paternidad muchos otorgan a Tony Dungy y terminó saliendo de mala manera de Tampa después de haber conseguido unanimidad: todo el vestuario estaba contra él.

    Un desliz lo puede tener cualquiera y es complicado negarle los galones, pero Gruden ha estado diez años siendo analista televisivo y no entrenador. Entiendo que todo este tiempo ha seguido ligado a la NFL y analizando cómo evolucionaba este deporte, asumo que tiene una mente privilegiada y que ha nacido para inventar football, pero también creo que cualquiera que deje de ejercer su profesión durante diez años, por muy ligado que siga a ella, volverá muy oxidado y necesitará un periodo de adaptación que en la NFL no existe.

    También me preocupa el giro que está tomando esta franquicia bajo el mando de Mark Davis. El que suponíamos hijo mimado del viejo Al se ha destapado como un caimán de las finanzas tanto o más inteligente que su padre. Su habilidad para mover la franquicia a Las Vegas ha sido genial. Sin embargo, empiezo a pensar que tiene la misma manía de su padre por intervenir en el aspecto deportivo. No me puedo creer que el fichaje de Gruden no sea principalmente un reclamo publicitario como ya lo fue el de Marshawn Lynch. Solo espero que estos Raiders no continúen jugando con el freno de mano echado mientras su muñeco diabólico hace muecas en la banda y acapara focos.

    Quizá me equivoque, y Gruden regrese coronado de laurel mientras un esclavo le recuerda que solo es un hombre. No se puede negar que se ha rodeado muy bien con un staff técnico de lujo. Greg Olson y Paul Guenther tienen galones de sobra como coordinadores ofensivo y defensivo. Tampoco hay que olvidar que en Oakland hay un grupo magnífico de jugadores jóvenes que llevan hibernando algún tiempo entre las lesiones y el caos que fue el año pasado la franquicia.

    Por ejemplo, ¿Qué Carr es el de verdad? ¿El que nos deslumbró a todos en 2015 y 2016 o el que retrocedió bastantes escalones el año pasado, perdió confianza, seguridad y hasta talento en un mediocre 2017? Se supone que lo complicado es pasar con nota los primeros dos o tres años y una vez logrado todo es evolucionar y despegar hacia el cielo. Lo que no crea haber visto nunca es un tipo que juega bien tanto tiempo como Carr y de pronto se estanca. La explicación más repetida es que arrastró un problema de espalda y que el dolor afectó gravemente a su juego. Por eso, lo lógico es esperar que el quarterback rebote hacia arriba y ese empujón sirva para que todo el equipo rebote en ataque. Que hecha mi crítica a la elección de Gruden como head coach, siempre fue un entrenador que mimó a sus quarterbacks con una west coast pura y machacante que le va a Carr como anillo al dedo. Y por seguir añadiendo virtudes, pese a que él es un especialista en juego de pase, Gruden cimentó su éxito como entrenador principal, tanto en Oakland como en Tampa, con una defensa muy sólida y un empeño obsesivo por controlar el reloj con una sucesión casi aburrida e interminable de pases cortos casi imposibles de defender.

    Dicho lo cual, entre un Gruden de vuelta después de diez años y Jack del Rio no hay color. Por mucho que sea un fichaje más empresarial que deportivo, Gruden y su staff técnico mejoran una barbaridad el vacío absoluto de ideas en el que han vivido los Raiders durante tres años. Es un alivio que no volvamos a ver más el “sal ahí y juega como sabes, chaval” que fue el mantra del equipo plata y negro durante una etapa infausta.

    ATAQUE: a cuadrar el círculo

    Como he dicho, creo que el staff se va a centrar en evolucionar el juego de Carr, su quarterback. Si uno ficha a Olson como coordinador ofensivo es precisamente para eso. Lo que no acabo de entender es cómo cuadra un juego de posesión que facilite el trabajo al quarterback con un grupo de receptores explosivo formado por Amari Cooper, Jordy Nelson y Martavis Bryant. Tampoco Derek Carrier entusiasma mucho como tight end por mucho que Olson se lo trajera de los Rams bajo el brazo, aunque Jared Cook sigue en el equipo y el año pasado jugó una de las mejores temporadas de su carrera. No es que el bloque sea malo, todo lo contrario, aunque creo que Carr echará mucho de menos a Crabtree. Incluso puede ser dinamita si el bajón de Jordy Nelson en 2017 se debió a la baja de Aaron Rodgers y no a una decadencia por sus 33 años. La cuestión es que no me imagino un equipo de Gruden con Carr lanzando misiles intercontinentales a Cooper y Nelson, que es donde marcan la diferencia. Imagino más un juego así en un equipo de Jack del Rio. Por eso tengo gran curiosidad por saber cómo va a adaptar su sistema a los jugadores disponibles.

    También tengo curiosidad por saber cómo va a encajar Marshawn Lynch en un vestuario con Gruden. El entrenador ya echó a Marquette King por razones más humanas que deportivas y me sorprende que el head coach haya tragado con el carácter de ‘Beast mode’ salvo que sea una imposición de Mark Davis. Tampoco me extrañaría que más pronto que tarde Lynch decida irse en el momento más inoportuno tras discutir con Gruden para dejar tirada a la franquicia. En los Raiders ese tipo de cosas han sido posibles siempre y no van a cambiar ahora. Para cubrirse las espaldas han fichado a Doug Martin que, estoy seguro, todavía tiene gasolina en el depósito, aunque en general parece un backfield de circunstancias que se renovará sin duda de arriba a abajo en la próxima agencia libre. En 2017 fue el octavo peor equipo corriendo y es difícil imaginar que mejoren mucho esa marca.

    La línea ofensiva de Oakland solo concedió 24 sacks la temporada pasada, la tercera mejor marca de toda la NFL. Un año antes había sido la mejor, así que simplemente han continuado la tendencia, aunque deber recuperar autoridad en el juego de carrera. El interior no sufrirá cambios con uno de los mejores tríos de guards y centers de la NFL: Kelechi Osemele (LG), Rodney Hudson (C) y Gabe Jackson. La revolución ha llegado en los tackles. Donald Penn (LT) y Marshall Newhouse (RT) fueron los dos titulares en 2017, pero el primero se ha marchado a Buffalo y Donald Penn tiene ya 35 años y no le queda mucha gasolina. En primera ronda del draft eligieron a Kolton Miller que será el titular en la izquierda desde ya y en tercera ronda a Brandon Parker, que ocupará el lado derecho en cuanto esté preparado. Mientras, Donald Penn moviéndose de lado y el recién fichado Breno Giacomini competirán por el puesto.

    DEFENSA: empieza de cero y ¿sin Mack?

    Los problemas contractuales entre un jugador en rebeldía y una franquicia casi siempre terminan con un acuerdo de última hora y el deportista volviendo al redil. Sin embargo, Khalil Mack está tensando la cuerda mucho más de lo normal. Cada vez hay más rumores de que los Raiders podrían estar buscando un ‘trade’ con el jugador y los Packers aparecen como favoritos. Eso provoca que la previa de Oakland quede condicionada a lo que suceda con Mack. Si se marcha, todo el bloque quedará muy comprometido y Gruden habrá fracasado en su primera gran batalla dentro del vestuario. No será la última vistos los antecedentes.

    Parece que el entrenador lo veía venir, porque en el draft gastó su segunda ronda (P.J.Hall, DT), una tercera (Arden Key, DE) y una quinta (Maurice Hurst, DT) en reforzar la línea ofensiva. Es muy posible que ambos tackles puedan llegar a ser titulares este mismo año. Sobre todo porque Eddie Vanderdoes, que tuvo un año buenísimo como novato, está en ‘injury reserve’ mientras se recupera de una lesión de ligamentos en la rodilla que sufrió en la última jornada de 2017. Por ahora, Justin Ellis parece un titular indiscutible y Mario Edwards ocupará la otra posición hasta que uno de los novatos esté listo. Por fuera dependen de lo que suceda con Mack. Sus 10,5 sacks y 61 placajes de 2017 son difíciles se sustituir. Tank Carradine, fichado en la agencia libre, parece poca cosa para cubrir la posible baja, así que el novato Key tendrá que ponerse las pilas. En el otro lado seguirá Bruce Irvin, que el año pasado fue el complemento perfecto para Mack y sumó 8 sacks y 38 placajes.

    Durante mucho tiempo el trío de linebackers ha sido el gran quebradero de cabeza de este equipo. Sobre todo en cobertura de pase. Los tight ends y los receptores desde el backfield jugaban a placer por su incompetencia. Gruden ha decidido reconstruir completamente el grupo. Probablemente los tres titulares sean tres de los fichajes de la agencia libre: Derrick Johnson, que sigue siendo un seguro como MLB a sus 35 años, Tahir Whitehead, que jugó una fenomenal temporada en Detroit el año pasado con 110 placajes combinados y Emmanuel Lamur o Kyle Wilber, que eran suplentísimos en Minnesota y Dallas. Del grupo del año pasado solo tienen opciones Marquel Lee, que tuvo un prometedor debut el año pasado.

    La secundaria también ha sido remodelada casi desde los cimientos. Para empezar, Gareon Conley, su elección de primera ronda de 2017, por fin será titular después de perderse casi entero el año de rookie. De los cornerbacks titulares hace doce meses no hay ni rastro. De toda la secundaria solo seguirá como titular el strong safety Karl Joseph y, quizá, el free Reggie Nelson. En cuarta ronda del draft eligieron al cornerback Nick Nelson y en la agencia libre ficharon a Rashaan Melvin, un buenísimo segundo corner, Daryl Worley, Leon Hall, Shareece Wright y al free safety Marcus Gilchrist. Con todos ellos tendrán que monta una secundaria que literalmente empieza de cero.

    CONCLUSIÓN:

    John Gruden ha puesto los Raiders patas arriba. Es lógico porque es un proyecto nuevo y más después de venir de donde vienen con Del Rio. La consecuencia es que casi todo está por hacer, y más si Khalil Mack se termina marchando. Gruden ha intentado traer un líder muy veterano para afianzar cada línea para que el equipo sea competitivo desde ya. Aunque eso ya le funcionó muy bien en su anterior etapa, parece complicado que sea suficiente. Su calendario parece asequible con el bye en la siete, pero su guerra no es alcanzar la postemporada, sino reconstruir en tiempo récord. Creo que difícilmente llegarán a las seis victorias de 2017 y que ya sería un éxito que en diciembre lo franquicia no sea un polvorín, fagocitada por su ‘muñeco diabólico’.

    Así los veo: previa NFL 2018 de los New Orleans Saints

    Así los veo: previa NFL 2018 de los New Orleans Saints


    La historia del deporte está llena de pequeños detalles, instantes inolvidables, que ponen el mundo patas arriba, destruyen guiones y convierten lo imposible en realidad al mismo tiempo que fabrican leyendas que de inmediato entran en la eternidad....

    La historia del deporte está llena de pequeños detalles, instantes inolvidables, que ponen el mundo patas arriba, destruyen guiones y convierten lo imposible en realidad al mismo tiempo que fabrican leyendas que de inmediato entran en la eternidad. Ningún guionista, ningún escritor, ninguna película han conseguido nunca imitar ese segundo de incredulidad absoluta, sorpresa mayúscula, emoción intensa y felicidad o tristeza total que provocan esos momentos.

    En la ronda divisional de 2017 lo Saints tenían ganados a los Vikings después de un partido maravilloso. A falta de 10 segundos, Keenum lanzó un pase desesperado desde su propia yarda 39 a Diggs para que, inexplicablemente, Marcus Williams fallara el placaje y se desatara la magia… o la pesadilla absoluta. Y ahí, en ese momento, cambió la historia. Así que nunca sabremos qué habría pasado si los Saints hubieran llegado a la final de conferencia. Lo que tengo muy claro es que, si alguien llega nuevo a la NFL y me pregunta qué hacer para enamorarse de este deporte para siempre, hoy le recomendaría sin dudarlo que viera seguidos, inyectados en vena, todos los partidos de los Saints del año pasado. Si no muere de sobredosis, será abducido por el football americano por el resto de su vida.

    Porque los Saints de 2017 fueron por fin lo que llevábamos tres años esperando que fueran y nunca terminaba de aparecer. Una simbiosis perfecta de ataque letal y defensa eficiente. Un espectáculo de fuegos artificiales en cada jugada pero, esta vez sí, con un guion coherente. Brees dejó de sumar yardas como un caballo desbocado que al final no se plasmaban en victorias. El backfield dejó de ser un comité sin guion coherente para ser poblado por una pareja (Ingram-Kamara) que mereció el MVP compartido. Sean Payton dejó de parecer el director de una orquesta desafinada con grandes músicos y puso en marcha un plan de juego que recobró todo el sentido. Un lujo para nuestros ojos, un placer para los sentidos, una alineación de planetas irrepetible…

    …¿Irrepetible? ¿Seguro?

    A estas altura hablar de la edad de Drew Brees da hasta pereza. ¿Para qué vamos a preocuparnos del tiempo que le pueda quedar? ¿Qué sentido tiene? Es mucho mejor relajarse y disfrutar de un héroe griego teletransportado a nuestra era. Y el día que se quede sin pilas, pues qué le vamos a hacer. Mientras tanto ahí está lanzando rayos sobre la tierra desde su nube de infalibilidad. Que la fiesta no decaiga y por ahora no tiene pinta. El año pasado consiguió el mayor porcentaje de completados de su carrera, una de sus mejores cifras de yardas ganadas por pase y la menor cifra de intercepciones desde que está en los Saints para añadir a todas sus virtudes de siempre un mimo por el balón, un empeño por protegerlo y no ponerlo en riesgo, digno de una madre.

    A ese Brees eternamente joven hay que unirle una plantilla que prácticamente no ha sufrido bajas importantes y que, por el contrario, se ha reforzado a conciencia. Los Saints de 2018 podrían acabar el trabajo iniciado hace doce meses porque, nombre por nombre, en teoría son mejores… aunque la historia nos demuestra que en el caso de Nuevas Orleans eso no es suficiente.

    ATAQUE: Ingram y Kamara sembrando el pánico

    La temporada empieza para ellos con un inconveniente importante. Mark Ingram se perderá los cuatro primeros partidos por sanción. En cuanto se supo la noticia ficharon a Shane Vereen como parche que pueda cubrir algo su ausencia. Ingram y Kamara formaron la pareja de moda en la NFL 2017. El primero sumó 1124 yardas de carrera (4,9 por intento) y 416 de pase además de 12 touchdowns. El segundo, 728 de carrera (6,1 por intento) y 826 de pase, y eso que en los tres primeros partidos aún se estaba rodando como rookie. Fueron literalmente imparables, cada balón que tocaba Ingram era primer down y cada uno de Kamara un big play. Una vez pasen el peaje de septiembre sin Ingram, no hay razón para que no siga la fiesta. Y los que decidan cerrarse para no dejarles pasar se toparán con un festival de pases que podrán destrozarles. Es complicadísimo defender a un ataque con tantas soluciones.

    En el grupo de receptores ya no hay duda de que Michael Thomas puede ser el gran referente de la posición en la NFL de los próximos años junto a Odell Beckham. Si su primera temporada fue magnífica, en su segundo año ganó además el protagonismo reservado a los grandes jugadores. Siempre aparecía en los momentos clave para hacer una recepción de esas que solo están al alcance de los grandes extraterrestres. También seguirá Ted Ginn como número dos después de una temporada en que lo agarraba todo. Han fichado a Cameron Meredith, que puede ser un jugador importante si recupera el nivel anterior a la grave lesión que le hizo perderse toda la temporada pasada en Chicago. Por último, eligieron en el draft a Tre’Quan Smith en 3ª ronda, que para empezar seguramente forme en el slot. Lo que sigue algo flojo es el tight end. Han dejado ir a Coby Fleener, que ha decepcionado en Nueva Orleans, y sigue Josh Hill, más un bloqueador que receptor. Ha llegado Ben Watson para recibir, pero a sus 37 años es una solución de urgencia para ganar ya o ya.

    Uno de los secretos del éxito de los Saints desde que ganó la Super Bowl en 2009 ha sido su línea ofensiva, siempre entre la élite de la NFL. El año pasado, una vez más, se salió. Solo permitió 20 sacks y también estuvo entre las mejores en el juego terrestre. Pueden echar de menos a Kelemete (G), que se ha marchado a Houston y era el sexto hombre de un grupo cuyo principal problema son las lesiones. Por lo demás, el quinteto titular se mantiene igual con Terron Armstead (LT), Andrus Peat (LG), Max Unger (C), Larry Warford (RG) y Ryan Ramczyk (RG), lo que siempre es una garantía.

    DEFENSA: gran apuesta por Davenport

    Los Saints echaron un órdago que ha dado mucho que hablar pagando su primera ronda, y la de 2019, para subir a por Marcus Davenport, un defensive end descomunal y rapidísimo al que, según dicen algunos especialistas, le falta un hervor. Davenport tiene la difícil misión de demostrar que puede hundir líneas ofensivas este mismo año y los Saints van a necesitar que lo haga. Con que solo se parezca un poco a Cameron Jordan, una bestia que el año pasado firmó 13 sacks, habrá merecido la pena. La elección se explica tras la rotura del tendón de Aquiles de Alex Okafor, el titular hasta ahora en la posición, que si vuelve totalmente recuperado se convertirá en relevo de lujo. El interior de la línea también es fantástico con Sheldon Rankins (1º ronda de 2016) y Tyeler Davison, y con David Onyemata como un tercer tackle que sería titular en muchos equipos.

    El grupo de linebackers se ha reforzado magníficamente con la llegada de Demario Davis después de jugar en los Jets su mejor temporada como profesional. Logró nada menos que 135 placajes combinados y 5 sacks. Debería convertirse de inmediato en el líder de un grupo con muchísimos relevos en el que Alex Anzalone ganará protagonismo después de ser elegido en 3ª ronda en 2017 y perderse casi todo el año rookie por lesión. AJ Klein, Manti Te’o, Hau’oli Kikaha y Craig Robertson completan un grupo de comodines que Dennis Allen, coordinador defensivo, mueve garantizando eficacia en función de las necesidades de cada momento en el partido, pero al que le faltaba el líder que parecen haber encontrado con Davis.

    Lo que resucitó globalmente a toda la defensa de un año para otro fue la secundaria. Cambió radicalmente tras la elección de Marshon Lattimore en primera ronda del draft de 2017. Con él todo el grupo dio un salto de calidad increíble, y pasó de ser la peor secundaria de la NFL en 2016 a acercarse a la élite. Pese a ello, no se han quedado parados y han traído de vuelta a Patrick Robinson tres años después de su marcha y ya convertido en uno de los mejores corners de la NFL. Junto a ellos estarán Ken Crawley, otra promesa emergente pese a ser no drafteado de 2016, y PJ Williams en el nickel. Los Saints son uno de esos equipos que se ha apuntado más rápido a la moda de jugar con tres safeties (quizá porque fueron de los primeros que lo intentaron en la etapa de Rob Ryan como coordinador defensivo) y usaron ese tipo de formaciones mucho el año pasado. En 2018 podrán seguir haciéndolo porque tienen un buen tridente en la posición. Marcus Williams tuvo un buenísimo debut como novato pese al clamoroso error en el famoso touchdown de Diggs, Von Bell también seguirá como titular y el puesto de Vaccaro, que se ha ido a Tennessee, será ocupado por Kurt Coleman, recién llegado de Carolina.

    CONCLUSIÓN:

    Creo que la batalla entre Saints y Falcons y Panthers por llevarse la NFC Sur va a ser uno de los mayores alicientes de la liga en 2018. Como dije en su previa, apuesto por los Falcons, pero la mayoría piensa que la ganarán los Saints. También son junto a Eagles y Packers los grandes favoritos para ganar la Conferencia Nacional en todas las casas de apuestas. Su calendario no arranca muy complicado, pero tienen el descanso algo pronto en la semana 6 y a partir de ahí prácticamente no hay un rival sencillo a priori. Pese a su calidad, los Saints acabaron en 2017 con un récord 3-3 en sus últimos partidos, cuando parecieron desinflarse un poco. Me da miedo que, pese a todas sus virtudes, les vuelva a suceder lo mismo que en 2014, 2015 y 2016, cuando su récord fue mucho peor que su juego. Su gran problema sigue siendo lo mucho que les cuesta cerrar partidos apretados, sobre todo esos días en los que Brees no logra calentar el brazo, que es su gran talón de Aquiles. Para mí sería una sorpresa que no entraran en postemporada, pero también que todo les vaya tan de cara como el año pasado.

    Brady dice estar “generalmente frustrado”

    Brady dice estar “generalmente frustrado”


    Tom Brady debuta en la pretemporada 2018 este jueves, precisamente ante el equipo que le arrebató la posibilidad de un sexto anillo de campeón en febrero. Los New England Patriots reciben a los Philadelphia Eagles en el arranque de la Semana 2 de los...

    Tom Brady debuta en la pretemporada 2018 este jueves, precisamente ante el equipo que le arrebató la posibilidad de un sexto anillo de campeón en febrero. Los New England Patriots reciben a los Philadelphia Eagles en el arranque de la Semana 2 de los juegos de exhibición.

    A sus 41 años de edad, el quarterback de los Patriots aún tiene sentido de urgencia y se dijo “generalmente frustrado” en el training camp porque sabe que su equipo, particularmente la ofensiva, necesita mejorar en varios aspectos.

    “Tenemos un juego grande contra los Eagles y ya sabemos el desafío que representan. Así que estamos muy concentrados y queremos ver si podemos sacarle provecho. Ya sabes, es una gran prueba. Es un buen equipo y vamos a tener que jugar bien”, dijo Brady.

    A diferencia de otros años, el coach Bill Belichick prefirió no tener prácticas conjuntas en el training camp, algo que Brady ha extrañado: “Sí, a veces cuando practicas contra otro oponente, en realidad te da una muy buena idea de dónde estás”.

    ¿Y dónde está Brady? El veterano de 41 años de edad dijo que está sano, ansioso por comenzar una nueva temporada y con la mira puesta en sus metas, entre ellas jugar hasta los 45.

    “Sabes, creo que siempre tienes metas a corto plazo y objetivos a largo plazo, y este año me enfoco y obviamente quiero jugar durante mucho tiempo, es lo que he dicho. Parezco disco rayado”, dijo.

    Durante la práctica del martes, Brady, molesto, pateó un balón después de un pase incompleto, uno de tantos en esa sesión.

    “Creo que generalmente estoy frustrado. Generalmente frustrado sería un término muy típico para mí aquí, así que creo que hay mucho por hacer y espero que podamos tener la urgencia”, agregó 'TB12'.

    Entre los veteranos que perdieron los Patriots en la agencia libre están el receptor Danny Amendola, el ala cerrada Martellus Bennett y el corredor Dion Lewis, que en 2017 se combinaron para 99 recepciones, 926 yardas y 5 touchdowns.

    Por si fuera poco, New England comenzará la campaña sin Julian Edelman, suspendido cuatro juegos por violar la política de sustancias prohibidas por la NFL, después de haberse perdido toda la temporada pasada debido a una lesión en los ligamentos de la rodilla.

    A principios de agosto los Patriots firmaron a Eric Decker, quien además de aprender la compleja ofensiva aérea de Josh McDaniels es uno de los receptores que se ha hecho notar por los balones que ha dejado caer de las manos.

    “Creo que siempre ha estado en grandes ofensivas, así que sólo tiene que usar sus habilidades, lo que ha aprendido y usado durante mucho tiempo”, dijo Brady. “Él sabe cómo desmarcarse y ahora sólo se trata de aprender lo que hacemos y cómo lo hacemos, que siempre es un poco diferente de cómo lo hacen otros equipos. Pero ha trabajado duro, ha estado aquí todos los días, se nota que es un verdadero profesional”.

    Después de jugar sólo tres partidos en 2016 debido a lesiones, Decker dejó a los Jets y firmó con los Titans. En su única campaña en Tennessee, atrapó 54 pases para 563 yardas y un touchdown.

    La pretemporada será vital para Decker, si quiere iniciar la campaña regular con los Patriots. Y Brady trata de ayudarlo.

    “Ciertamente tienes expectativas de los jugadores en ciertas posiciones y si es un receptor, tratas de mostrarle la mayor cantidad de video que puedas y decirle: ‘Mira, así es como debe ser’. Pero depende de qué tan rápido pueden aprenderlo”, comentó. “Muchos de los conceptos son iguales, tal vez simplemente se denominan diferente”.

    Brady sigue siendo un ejemplo a seguir en la franquicia, particularmente para los jóvenes o novatos.

    “Creo que tener la energía para hacer lo que sea necesario es la mejor característica que puedes tener. Creo que o haces el trabajo o no. Es muy claro ver cuando lo haces y es muy claro cuando no lo haces”, dijo.

    Y cuando no lo haces, este ganador de cinco Super Bowls está “generalmente frustrado”, aunque sólo sea el training camp o un juego de pretemporada.

    El cuerpo de receptores de los Dolphins en problemas

    El cuerpo de receptores de los Dolphins en problemas


    Adam Gase decidió darle una nueva cara a las alas abiertas de los Miami Dolphins para 2018. Primero mandó a Jarvis Landry a Ohio en un canje con los Browns y después contrató al ex Patriot Danny Amendola. Pero ahora parece que el plan de Gase podría...

    Adam Gase decidió darle una nueva cara a las alas abiertas de los Miami Dolphins para 2018. Primero mandó a Jarvis Landry a Ohio en un canje con los Browns y después contrató al ex Patriot Danny Amendola.

    Pero ahora parece que el plan de Gase podría derrumbarse. DaVante Parker, quien se proyectaba para iniciar como el wide receiver número uno de los 'Phins' sufrió una fractura en la mano y estará fuera hasta el inicio de la campaña de acuerdo con Ian Rapoport, insider de NFL Network.

    El jugador de 25 años entra a su último año como novato y debería tener una temporada que lo catapulte para obtener una extensión de contrato. Sin embargo, en sus cuatro años en la NFL nunca ha tenido una campaña consistente y jamás ha alcanzado la barrera de las mil yardas.

    Con su baja, la puerta se abre para Amendola adopte el puesto de WR1 de Miami y que Albert Wilson, proveniento de Kansas City, compita por un lugar en el roster. Hay que recordar que además de la lesión de Parker, Kenny Stills también está batallando con molestias en el tobillo.

    'Big Ben' a protocolo de conmoción

    'Big Ben' a protocolo de conmoción


    Pittsburgh podría no contar con su quarterback titular en la segunda semana de la pretemporada. El pasador de los Steelers, Ben Roethlisberger, salió de la práctica de este martes por un golpe que lo mandó directo al protocolo de conmoción. A...

    Pittsburgh podría no contar con su quarterback titular en la segunda semana de la pretemporada. El pasador de los Steelers, Ben Roethlisberger, salió de la práctica de este martes por un golpe que lo mandó directo al protocolo de conmoción.

    A través de Burt Lauten, director de comunicaciones de la organización, el head coach Mike Tomlin emitió la versión del incidente.

    "Ben Roethlisberger sufrió un golpe hoy en la práctica. Él está siendo evaluado por el equipo de doctores como parte del protocolo de conmociones", indicó Tomlin.

    Marcus Gilbert, liniero de Pittsburgh declaró a medios locales que el accidente sucedió cuando él bloqueaba al linebacker Keion Adams. En ese momento, el pasador chocó y cayó al terreno de juego.

    Después de unos momentos tendido, el mariscal de 36 años se reincorporó para ser atendido y pudo abandonar la cancha por su propio pie.

    Este jueves los Steelers visitarán Lambeu Field para enfrentar a los Green Bay Packers en la segunda fecha de la preseason. Por el momento, los de Pennsylvania contarán con Landry Jones, Joshua Dobbs y el novato Mason Rudolph como quarterbacks disponibles.

    Raiders: El regreso de Jon Gruden, el hijo pródigo

    Raiders: El regreso de Jon Gruden, el hijo pródigo


    En tres años con Jack del Río como head coach, los Raiders solo alcanzaron la postemporada una vez, en 2016. Aunque la experiencia no fue muy grata, al perder a Derek Carr por lesión, Connor Cook fue el titular y perdieron el Juego de Comodín frente...

    En tres años con Jack del Río como head coach, los Raiders solo alcanzaron la postemporada una vez, en 2016. Aunque la experiencia no fue muy grata, al perder a Derek Carr por lesión, Connor Cook fue el titular y perdieron el Juego de Comodín frente a los Texans.

    Ahora Mark Davis le ha dado a Jon Gruden un contrato de 10 años y 100 millones de dólares para revivir las viejas glorias de principios de la década pasada, donde llegaron a un juego divisional en la postemporada de 2001, la última de 'Chucky' en Oakland.

    Pero Gruden no será la solución que busca Davis para los Raiders. Para empezar, es la segunda temporada donde el estelar Khalil Mack entra en conflicto con la gerencia californiana para tener un contrato de defensiva súper estrella.

    Además, trajeron al conflictivo Martavis Bryant en un canje con los Pittsburgh Steelers y parece que la actitud del receptor no ha cambiado. Incluso Gruden ha declarado estar inconforme con el desempeño mostrado por Bryant.

    Pero los problemas no terminan ahí. Esta offseason, los Raiders firmaron por cinco años 125 millones a su quarterback titular Derek Carr. Esto puede ser un arma de doble fila, pues en cuatro años en la liga, Carr sólo ha tenido una temporada ganadora, no ha jugado en enero y las dos últimas campañas no las ha terminado debido a lesiones.

    Finalmente, a pesar de algunas adquisiciones en la agencia libre, la defensiva, y en especial el perímetro, son la unidad más endeble de Oakland y podría hacerle pasar dolores de cabeza a Gruden todo 2018.

    Oakland Raiders

    División Oeste AFC

    Récord en 2017 (6-10)

    Estadio: Oakland-Alameda County Coliseum

    Títulos de Super Bowl: 3

    Coach: Jon Gruden

    Coordinador ofensivo: Greg Olson

    Coordinador defensivo: Paul Guenther

    Draft (primera ronda)

    (15 global) OT - Kolton Miller (UCLA)

    Movimientos Altas (3):

    HC - Jon Gruden

    WR - Martavis Bryant

    LB - Tahir Whitehead

    Bajas (3):

    WR - Michael Crabtree

    K - Sebastian Janikowski

    CB -Sean Smith

    Jugador a seguir

    Si una franquicia le da un gran contrato a un jugador es porque confían plenamente en él. Tal es el caso de Derek Carr, quien se ha convertido en el quinto quarterback mejor pagado en un mercado que carece de pasadores confiables.

    Si vemos la mejor versión de Carr, una parecida a la que jugó en 2016, los Raiders no tendrán problemas para mover el balón vía aérea con un cuerpo de receptores que incluye a Jordy Nelson, Amari Cooper y Martavis Bryant.

    Pero si presenciamos al Carr de la temporada pasada, los Raiders tendrán la temporada en el aire o dependiendo de anotar puntos en un Marshawn Lynch que aún no se convierte en una amenaza en el área de la Bahía.

    LeyendAS

    Marcus Allen llegó a la NFL ya siendo toda una promesa al ganar el Trofeo Heisman en su última temporada en el football colegial.

    Y vaya que no defraudó. Si se ve el palmares de Allen, se puede encontrar una distinción de MVP en 1985, además del Jugador Ofensivo del Año esa misma temporada. Adicionalmente, es campeón y Jugador Más Valioso del Super Bowl XVIII y fue Novato del Año en 1982.

    El egresado de USC terminó su carrera en la NFL en 1997 con el jersey de Kansas City. Actualmente es el número 14 en la lista de corredores de todos los tiempos y es el tercer mejor acarreador de touchdowns de la historia.

    Así los veo: previa NFL 2018 de los Jacksonville Jaguars

    Así los veo: previa NFL 2018 de los Jacksonville Jaguars


    El problema no es que Blake Bortles sea bueno o malo. El problema es que pasa de todo. Y eso es exactamente lo que lleva haciendo cuatro años en los que siempre ha inflado sus estadísticas en los minutos de la basura. Todo lo bueno que diré sobre la...

    El problema no es que Blake Bortles sea bueno o malo. El problema es que pasa de todo. Y eso es exactamente lo que lleva haciendo cuatro años en los que siempre ha inflado sus estadísticas en los minutos de la basura. Todo lo bueno que diré sobre la plantilla a partir de aquí queda marcado por los caprichos de un tipo que ha decidido encarnar en la vida real el prototipo de quarterback de universidad que caricaturizan en las comedias americanas. Rey de la fiesta, ligón de turno y eterno consentido. El drama, la terrible tragedia y horror de esta farsa, es que los Jaguars necesitan a Bortles porque no tienen otra cosa.

    Lo que no me creo es que buscaran un quarterback en la agencia libre con tanto ahínco como dijeron… para terminar fichando a Cody Kessler. ¡Cody Kessler! Para resumir la situación, ahora tienen un quarterback con el físico y la fuerza en el brazo para jugar, pero al que ni le interesa, ni quiere aprender cómo hacerlo, y otro con muchísimas ganas, pero sin físico ni brazo. Y que yo sepa, todavía no se ha desarrollado la técnica para combinar dos personas en un solo cuerpo.

    Creo que todos esperábamos algo más emocionante. Un Teddy Bridgewater por si sonaba la flauta con su pierna reconstruida, un Sam Bradford poniendo una vela a San Antonio para que se mantenga sano o un Case Keenum que atesora a paladas toda la profesionalidad que le falta a Bortles. Todos ellos podían competir por la titularidad con él; ponerle en el brete de tomarse la cosa en serio o irse de fiesta a otra parte. Pero no. ¡¡¡Cody Kessler!!! Y no creáis que no me guste. Si Kessler es capaz de jugar como en 2016 en Cleveland, aun sin ganar un solo partido, le prefiero a Brotles con los ojos cerrados. El problema es que, a diferencia de los tres primeros, nadie se cree que vaya a competir de verdad por el puesto; a ser mucho más que un suplente sin lujos. Por mucho que Tom Coughlin sea un viejo gruñón que no se casa con nadie, por mucho que contemple el imperio Jaguar desde las alturas como una especie de ‘dios padre todopoderoso’ haciendo y deshaciendo a su gusto (a Dios gracias), parece descabellado que se atreva ni siquiera a intentar abrir un debate Kessler-Bortles, aunque sea necesario. Que Dios nos coja confesados.

    Y Bortles, siempre Bortles, seguirá siendo el eslabón más débil de un equipo que es muy bueno porque tiene una defensa de quitar el hipo, una OL infranqueable y un corredor que parece un Talgo Pendular. Pero que nadie olvide que la AFC Sur el año pasado era un solar con dos equipos sin quarterback y otro sin cabeza. Así cualquiera. Los Jaguars solo necesitaron quitarse el lastre Bradley para salir disparados como un muelle desesperado por recuperar su posición natural.

    Así que tan engañoso fue el 10-6 del año pasado (con tres derrotas en los últimos cinco partidos), como el 3-13 y el 5-11 de los dos anteriores. Los Jaguars ya tenían entonces plantilla para soñar con estar en postemporada. Otra cosa es que en 2017 hayan podido alcanzar su límite con el Bortles de siempre a los mandos. Y en 2018 no me creo que vayan a conseguir que salte al emparrillado un Bortles muy diferente, por mucho que siga pensando que incluso podría llegar a ser un quarterback legítimo en la NFL si estuviera en el campo con la cabeza en el partido en vez de en la chica con la que va a cenar esa noche.

    Es una lástima que Doug Marrone, un entrenador con mentalidad ofensiva, muy serio, y que lo ha hecho muy bien en cada lugar en el que ha estado, vuelva a ver lastrado por culpa de otro quarterback un gran proyecto que debió liderar mucho antes. Como entrenador de los Bills en 2013 y 2014 logró configurar la mejor plantilla que ha tenido Buffalo desde los tiempos de Marv Levy, pero la falta de un quarterback de garantías hizo saltar el proyecto por los aires. Espero que ahora no le suceda lo mismo, porque creo que posiblemente sea el mejor entrenador bajo el radar de la NFL actual.

    ATAQUE: Fournette embistiendo

    No creo que encomendarse a Leonard Fournette pueda ser suficiente esta vez. Incluso discutiría que la temporada del pick 4 del draft 2017 hubiera sido tan increíble como se está diciendo pese a que los Jags terminaran primeros en el ranking de ataques terrestres. Se perdió tres semanas por lesión y solo superó las 4 yardas por intento en cuatro partidos, incluidos los tres de playoffs. Dejó detalles increíbles y fue un factor decisivo, pero este año debería mejorar. Y creo que lo hará. Otra cosa es que su capacidad para fijar defensas y obligarlas a acumular jugadores en la caja fuera clave para los Jags. Con sus 20,6 intentos por partido hizo menos malo a un Bortles que consiguió más porcentaje de completos y menos intercepciones que nunca gracias a un campo con muy poco tráfico. Cuando pienso las diabluras que podría hacer un quarterback élite gracias a un running back como Fournette se me saltan las lágrimas. Detrás ya no estará Chris Ivory, pero seguirá T.J. Yeldon, que es un suplente de lujo.

    Hace un par de años, Marqise Lee, Allen Hurns y Allen Robinson parecían el tridente de receptores jóvenes más prometedor de la NFL. Ahora esa sociedad se ha disuelto después de fracasar estrepitosamente. Allen Robinson se perdió casi toda la temporada por lesión y se ha marchado a Chicago, Hurns parece haber quedado en casi nada y se ha marchado a Dallas. También se ha marchado el tight end Marcedes Lewis (Packers) totalmente amortizado a sus 34 años. Eso significa que han tenido que reconstruir el grupo de receptores casi entero. Lee estará acompañado por Donte Monclief, recién llegado desde Indianapolis, y D.J. Chark, elegido en segunda ronda del draft. En la plantilla también estaban Keelan Cole y Dede Westbrook que, sobre todo el primero, rindieron bastante bien su año de rookies. Para el tight end han fichado a Austin Seferian-Jenkins que puede armarlas pardas con Bortles, pero sobre todo fuera del campo. Globalmente no es un mal grupo, aunque le falte el glamour de temporadas anteriores, y necesitará que el novato Chark asuma cuanto antes el papel de receptor número uno.

    La línea ofensiva fue un lujo el año pasado. La mejor en yardas de carrera y la tercera que permitió menos sacks. Este año debería ser aún mejor. Repiten Cam Robinson (LT), Brandon Linder (C), AJ Cann (RG y el peor del grupo) y Jermey Parnell (RT). Patrick Omameh, el guard izquierdo en 2017, se ha marchado a los Giants y los Jags han mejorado la posición con el que quizá haya sido su mejor fichaje en la agencia libre: Andrew Norwell. Con su llegada, Fournette debería encontrar las autopistas interiores que a veces echó de menos el año pasado. Sin olvidar que Robinson fue rookie en 2017, solo permitió cuatro sacks y llegará a esta temporada mucho más maduro. Cualquier quarterback soñaría con tener delante una línea ofensiva así… Bortles sueña con otras cosas más lúdicas.

    DEFENSA: quizá la mejor de toda la NFL

    La mejor noticia para ellos es que no han perdido ningún jugador importante de su columna vertebral en la agencia libre. Del once titular, quizá solo Paul Posluszny (MLB) que se ha retirado, y Aaron Colvin, cornerback nikel en 2017, que será sustituido por D.J. Hayden, recién llegado de los Lions. La pérdida en la secundaria no parece grave, y menos teniendo como uno y dos a Jalen Ramsey, quizá el mejor cornerback dela NFL actual y AJ Bouye, quizá uno de los cinco mejores. Así de simple y así de fácil. Los safeties, Barry Church (SS) y Tashaun Gipson (FS), no alcanzan esos niveles de excelencia pero rinden a la perfección y, por si acaso, en tercera ronda del draft eligieron a Ronnie Harrison, que este año ya tendría que tener muchísimos minutos. Sorprende que en la agencia libre ficharan dos safeties más, Cody Davis y Don Carey, para tener la posición sobrecubierta. ¿Qué estará tramando Todd Wash, el coordinador defensivo?

    Con todo, la joya de esta defensa llena de diamantes es la línea. El póker de ases repite con Yannick Ngakoue (DE-12 sacks), Abry Jones (DT-1 sack), Malik Jackson (DT-8 sacks) y Calais Campbell (DE-14,5 sacks). Marcell Dareus parecía ya un buen suplente por dentro, pero los Jags han dado una vuelta de tuerca más dándose el gustazo de elegir en primera ronda a Taven Bryan, un tackle que probablemente le quite el puesto de inmediato a Jones. Si esta línea ya era calificada como la mejor de la NFL actual, podría luchar por merecer entrar en el debate de la mejor de todos los tiempos.

    La fiesta sigue con los linebackers. Telvin Smith y Myles Jack son una tremenda pareja de exteriores que sumaron 142 placajes en 2017. La retirada de Posluszny no es tan grave como parece. Este año iba a ser agente libre y ya contaban con que no iba a seguir en el equipo. Blair Brown estuvo trabajando todo su año rookie para poder relevarle con garantías, aunque sorprende que los Jags no invirtieran más en la posición. No hay prácticamente banquillo y elegir a Leon Jacobs en séptima ronda no parece suficiente.

    La defensa de Jacksonville fue la segunda que menos yardas permitió y también la segunda en puntos permitidos solo por detrás de Minnesota Vikings. Además, la segunda con más sacks detrás de Pittsburgh y la segunda con más intercepciones detrás de Baltimore. Y no hay ninguna razón para pensar que no pueda repetir cifras similares en 2018.

    CONCLUSIÓN:

    Los Jaguars están a un quarterback de ser el máximo favorito de la AFC y a un ‘no quarterback’ de pegarse un trompazo memorable. El año pasado no solo defendieron, también fueron increíblemente prácticos en ataque para acabar como el quinto equipo con más puntos conseguidos. Pero me parecen cifras irreales que no dicen la verdad sobre lo que fue ese ataque, siempre con el asterisco de un Bortles que intentó adoptar un nuevo perfil de jugador seguro en el que no encaja y que nunca consiguió librarse de su espíritu temerario y pasota. Este año deberían seguir siendo favoritos y parecen el equipo más potente de la AFC Sur por mucho que mejoren Houston y Titans y aunque Luck vuelva a Indianapolis. Su calendario no es sencillo, pero el bye en la 9 y cinco de los ocho primeros partidos en casa debería ayudarles a coger carrerilla. No creo que mejoren el 10-6 de 2017, pelearán la división contra los Texans hasta el último día… pero seguirán a un quarterback de ser aspirantes al anillo salvo que Bortles deje de ser él mismo.

    Las porristas de los Texans organizan parrillada

    Las porristas de los Texans organizan parrillada


    Las animadoras del equipo texano tuvieron este lunes una fiesta de barbecue en bikini por segundo año consecutivo y te mostramos cómo les...

    Las animadoras del equipo texano tuvieron este lunes una fiesta de barbecue en bikini por segundo año consecutivo y te mostramos cómo les fue.
    Dolphins: Miami y Tannehill, sin margen de error en 2018

    Dolphins: Miami y Tannehill, sin margen de error en 2018


    Después de llegar a los Playoffs de la NFL en 2016, la campaña pasada era de mucha esperanza para los Miami Dolphins. Todo se derrumbó cuando Ryan Tannehill se rompió los ligamentos de la rodilla durante una práctica en julio. Los Dolphins tuvieron...

    Después de llegar a los Playoffs de la NFL en 2016, la campaña pasada era de mucha esperanza para los Miami Dolphins.

    Todo se derrumbó cuando Ryan Tannehill se rompió los ligamentos de la rodilla durante una práctica en julio. Los Dolphins tuvieron que recurrir a Jay Cutler, un veterano que meses antes había anunciado su retiro para dedicarse a la televisión.

    Con Cutler y Kellen Moore en los controles, los Dolphins sólo llegaron al cuarto periodo con la ventaja en el marcador en dos ocasiones. Pero el dueño Stephen Ross decidió mantener al coach Adam Gase (16-17 en dos campañas con los Dolphins) y al vicepresidente de operaciones, Mike Tannenbaum.

    Tannehill parece 100% recuperado y listo para una campaña clave para su futuro y el de la franquicia.

    Tannenbaum llevó este año a veteranos como el receptor Danny Amendola, el corredor Frank Gore, el centro Daniel Kilgore, el guardia Josh Sitton, el tackle defensivo Akeem Spence, el ala defensiva Robert Quinn y el receptor Albert Wilson.

    En el Draft, Miami usó la undécima selección global en Minkah Fitzpatrick, safety de Alabama, quien debe cambiarle la cara al perímetro de los Dolphins.

    En la segunda ronda, los Dolphins reclutaron a Mike Gesicki, ala cerrada de Penn State, un ex jugador de baloncesto y voleibol que podría tener un impacto inmediato en el juego aéreo.

    El linebacker Raekwon McMillan, de quien se esperaban grandes cosas en 2017 (su año de novato), está de regreso tras sufrir una lesión en la rodilla en el primer juego de pretemporada.

    Pero todo dependerá de Tannehill, quien tiene récord de 37-40 en siete campañas en la Florida.

    Los Dolphins no seleccionaron un quarterback en el Draft, síntoma inequívoco de que confían en Tannehill, pero si vuelve a lesionarse, las únicas opciones en la banca son Brock Osweiler y David Fales.

    No hay margen de error para este equipo, que tiene una sola aparición en la postemporada desde 2008. Otra campaña sin Playoffs podría significar el adiós de Gase y Tannenbaum.

    Miami Dolphins

    División Este AFC

    Récord en 2017 (6-10)

    Estadio: Hard Rock Stadium

    Títulos de Super Bowl: 2

    Coach: Adam Gase

    Coordinador ofensivo: Dowell Loggains

    Coordinador defensivo: Matt Burke

    Draft (primera ronda)

    (11 global) S - Minkah Fitzpatrick (Alabama)

    Movimientos Altas (3):

    DE - Robert Quinn

    WR - Danny Amendola

    RB - Frank Gore

    Bajas (3):

    DT-  Ndamukong Suh

    WR - Jarvis Landry

    C - Mike Pouncey

    Jugador a seguir

    Cuando los Dolphins mandaron Jay Ajayi a los Philadelphia Eagles a mitad de la campaña pasada, el backfield de Miami quedó en manos de Kenyan Drake, quien llevó el balón en 133 ocasiones para 644 yardas (promedio de 4.8 por intento) y 3 touchdowns.

    Este año, Drake compartirá el trabajo con el veterano Frank Gore, pero la versatilidad del joven de 23 años de edad (32 recepciones, 239 yardas y un touchdown en 2017) podrían ser la diferencia para inclinar la balanza a su favor.

    LeyendAS

    Dan Marino nunca ganó un Super Bowl. De hecho, sólo jugó en uno y lo hizo en su año de novato. Pero no todos los días ves quarterback así.

    Dan “The Man” era más grande que cualquier linebacker que enfrentó en 17 temporadas en la NFL. Es quizá el brazo más rápido de la historia y un ícono de la liga de los años 80 y 90.

    Jugó únicamente con los Dolphins (1983-1999) y cuando se retiró poseía los récords de yardas por pase (61,361), completos (4,967), intentos (8,358) y touchdowns (420). Fue invitado a 9 Pro Bowls y es uno de los dos quarterbacks de los Dolphins con un busto en el Salón de la Fama. El otro es Bob Griese.

    San Francisco: Todo el peso sobre los hombros de Garoppolo

    San Francisco: Todo el peso sobre los hombros de Garoppolo


    La temporada 2017 de los San Francisco 49ers iba por la vía rápida hacia el basurero. Entonces, Jimmy Garoppolo asumió los controles y, de repente, un rayo de esperanza iluminó la bahía. Ahora, por primera vez establecido como titular indiscutible...

    La temporada 2017 de los San Francisco 49ers iba por la vía rápida hacia el basurero. Entonces, Jimmy Garoppolo asumió los controles y, de repente, un rayo de esperanza iluminó la bahía.

    Ahora, por primera vez establecido como titular indiscutible desde la pretemporada, a los 49ers no les queda más que esperar que retome las cosas justo como las dejó.

    Con “Jimmy G” detrás del centro, San Francisco ganó sus últimos cinco encuentros y promedió, en ese lapso, 28.8 puntos por encuentro después de que los 49ers apenas consiguieron 17 unidades por partido en los 11 juegos previos.

    Eso fue suficiente para que el gerente John Lynch apostara en grande por Garoppolo, ofreciéndole un contrato de cinco años y 137.5 millones de dólares. Toda reconstrucción empieza por un quarterback franquicia y San Francisco cree haber encontrado el suyo.

    Si bien los 49ers atendieron su mayor prioridad, falta mucho para decir que la era de dominio volvió a la bahía. Aún hay muchas interrogantes esparcidas por todo el terreno. Desde el endeble cuerpo de receptores, Jerrick McKinnon en el backfield y una evidente inefectividad en zona roja.

    El coach y coordinador ofensivo Kyle Shanahan tiene mucho que cambiar de la noche a la mañana para pensar en San Francisco como un contendiente en una división que parece competitiva en todos sentidos.

    Del otro lado del balón, los problemas no son menores. También ahí Lynch optó por abrir la chequera a fin de hacer ruido. Y pocos en la NFL hacen más ruido que Richard Sherman. Pero al igual que Garoppolo, la presencia de Sherman es solo un curita en una herida mayor.

    La línea defensiva carece de profundidad en una unidad que apenas sumó 30 sacks en la temporada. Su mejor defensivo, Reuben Foster inicia la campaña suspendido por dos encuentros y el perímetro, aún con Sherman, está lejos de ser uno que imponga respeto en los pasadores rivales.

    San Francisco 49ers División Oeste NFC

    Récord en 2017 ( 6-10)

    Estadio: Levi’s Stadium

    Títulos de Super Bowl: 5

    Head Coach: Kyle Shanahan

    Coordinador ofensivo: Kyle Shanahan

    Coordinador defensivo: Robert Saleh

    Draft (1ra ronda)

    (9 global) OT – Mike McGlinchey (Notre Dame)

    Movimientos Altas (3):

    CB – Richard Sherman

    RB – Jerrick McKinnon

    G – Jonathan Cooper

    Bajas (3):

    RB – Carlos Hyde

    S – Eric Reid

    C – Daniel Kilgore

    Jugador a seguir

    En cuatro temporadas como profesional, “Jimmy G” sigue sin perder un juego como titular. Pero después de tan solo siete inicios, las apuestas son mucho más elevadas en 2018. Garoppolo finalmente está detrás del volante desde el principio de temporada y al frente de una ofensiva que es toda una incógnita. El gerente John Lynch le arrojó una montaña de billetes a Garoppolo a fin de acelerar el proceso de reconstrucción, así que no será poca la presión que enfrente..

    LeyendAS

    Jerry Rice es indiscutiblemente el mejor receptor de la historia y considerado por muchos como el mejor jugador en cualquier posición. Rice simplemente lo ganó todo. Tres anillos de Super Bowl, diez designaciones All-Pro y todos los récords que puedan imaginarse para un receptor, incluyendo recepciones (1,549), yardas recibidas (22,895) y touchdowns recibidos (197). Rice fue, sin duda, alguien que hizo que el trabajo de Joe Montana y Steve Young fuera mucho más sencillo.

    Así los veo: previa NFL 2018 de los Chicago Bears

    Así los veo: previa NFL 2018 de los Chicago Bears


    El problema de las previas de la temporada es que, quien más y quien menos, todos los equipos se han tirado medio año arreglando todo lo que estaba roto. Y cuando te pones a ver lo que ha quedado, casi siempre tiene muy buena pinta. Por eso es tan...

    El problema de las previas de la temporada es que, quien más y quien menos, todos los equipos se han tirado medio año arreglando todo lo que estaba roto. Y cuando te pones a ver lo que ha quedado, casi siempre tiene muy buena pinta. Por eso es tan complicado hacer un pronóstico. Cosas que doce meses funcionaban como un reloj pueden saltar por los aires (léase la defensa de los Giants de 2016 y 2017) y otras que eran un horror se convierten en fantásticas. Al final, en el rendimiento de cada detalle de un equipo de football americano intervienen tantos factores, muchos de ellos imprevisibles, que resulta imposible saber lo que va a pasar. Y aunque parezca que hay una diferencia abismal, entre un 6-10 y un 10-6 casi nunca hay mucho más que unos pequeños detalles.

    El año pasado Chicago solo ganó cinco partidos y rozó la victoria en tres o cuatro más. Eso teniendo en cuenta que al frente del equipo estaba John Fox. No quiero cargar contra alguien que cuando fue entrenador de Carolina y tuvo el mejor backfield de la NFL se empeñó en pasar, y que cuando tuvo que formar a un quarterback en Chicago le quitó la pelota. Todo es matizable y seguro que tiene muchas explicaciones. Y oye, en el fondo, Fox siempre fue un entrenador de defensas y se ha despedido del equipo dejándola bien condimentada, en el horno y en su punto, para que Matt Nagy, el nuevo entrenador principal y especialista en quarterbacks, solo tenga que remangarse para poner en marcha un ataque que el año pasado fue el peor de la NFL en casi todo lo que tiene que ver con el ataque aéreo.

    Como digo, Fox hizo lo que pudo. El problema lo ha tenido una franquicia que desde que Mike Ditka dejó el vestuario, y estamos hablando de 1992, ha ido dando bandazos con Dick Jauron, Lovie Smith, Trestman o Fox. Es casi como enumerar una lista animales prehistóricos. Gente a la que la NFL ha atropellado porque iba siempre un paso o más por delante de ellos. Si a eso le sumamos que el mejor quarterback que ha tenido la franquicia en estos 25 años es Jay Cutler, pues apaga y vámonos. Visto lo visto, que Fox haya dejado la defensa encarrilada en estos tres años es más de lo que se le podía pedir, aunque si tenemos en cuenta que en los últimos tiempos tuvo varios rifirrafes con Vic Fangio, creo que la paternidad de esa defensa es mucho más de un Fangio que por algo sigue en el staff de Nagy.

    El fichaje de Matt Nagy rompe con esa dinámica de medio siglo en la caverna. Tiene 40 años, es un especialista en quarterbacks (aunque Trestman también lo era) y, sobre todo, se ha formado bajo las alas de Andy Reid que, como sabéis los que me seguís hace tiempo, me parece uno de los grandes genios de la NFL moderna (y de la antigua). De su ‘cuadra’ están saliendo algunos de los mejores entrenadores de la NFL, y si no, que se lo pregunten a Doug Pederson, que es lo mejor que le ha pasado a Philadelphia desde el estreno de Rocky. Los alumnos de Reid han mamado football clásico, West Coast offense en vena, pero además han evolucionado con los tiempos para aplicar con maestría todas las evoluciones tecnológicas, técnicas y estadísticas del mundo del siglo XXI.

    Por supuesto que nadie sabe cómo va a acabar el experimento, pero los antecedentes auguran cosas muy buenas con una misión como prioridad número 1: convertir a Mitch Trubisky en el quarterback franquicia que Chicago lleva esperando desde que los dinosaurios poblaban la tierra.

    ATAQUE: Trubisky está muy bien rodeado

    Me encanta hablar sobre quarterbacks y que no me importa opinar sobre ellos desde el primer día, pero Trubisky es aún un misterio. El año pasado en doce partidos vimos a un jugador deseando hacer cosas sin que le dejaran desde la banda. Y conociendo lo timorato que siempre fue Fox, no sé si era sobreprotección de abuelo amoroso o que simplemente Trubisky no estaba para muchos trotes. Al final de temporada le soltaron más las riendas contra Bengals, Lions o Vikings y ahí mostró cosas buenas… y también malas. Hará falta un año más para evaluarlo, sabiendo que con Nagy todo será bastante más coherente.

    Además, Trubisky no tuvo mucha ayuda de su grupo de receptores. Solo Kendall Wright tenía algo de enjundia después de la lesiones para todo el año de Cameron Meredith y Kevin White en pretemporada. Lo de White ya clama al cielo. Después de ser elegido con el pick 7 del draft de 2015 solo ha jugado cinco partidos, y sin ningún protagonismo. Que por si no lo he dicho, Chicago es una de esas franquicias en que si algo puede salir mal cae un meteorito. White (¿sano?) seguirán, pero Meredith se fue a los Saints y Wright a los Vikings. A cambio Nagy ha hecho un esfuerzo brutal para darle objetivos a su quarterback. Eligió a Anthony Miller en segunda ronda del draft y a una gran estrella como Allen Robinson en la agencia libre. En el mercado también llegaron Taylor Gabriel, Bennie Fowler y Trey Burton, un tight end que en Philadelphia estaba a la sombra de Ertz, pero que en Chicago puede explotar como una de las armas favoritas de Trubisky. En un santiamén, han pasado de tener un grupo anémico a otro muy prometedor.

    Lo que sigue prometiendo emociones muy fuertes es el monstruoso backfield de los Bears. Jordan Howard es una mala bestia que lleva dos temporadas sembrando el terror en la NFL, pero tengo curiosidad por saber qué diabluras tiene pensadas Nagy con Terik Cohen, que puede ponerse de moda como receptor desde el backfield.

    El año pasado la línea ofensiva fue magnífica abriendo puertas para la carrera, pero no tanto en la protección al quarterback. La marcha de Sitton (RG) no debería ser un problema porque han elegido en segunda ronda del draft a James Daniels, que puede jugar en los tres puestos interiores. Lo más probable es que Daniels ocupe el guard izquierdo para que Kyle Long pase al derecho y Whitehair conserve el centro. Si todo cuadra como esperan, la pérdida de Sitton, que al principio pareció una grave contrariedad, puede haberse solucionado rapidísimamente y además para muchos años. Por fuera, Charles Leno (LT) y Bobby Massie (RT) no son la repera, pero tampoco un problema.

    DEFENSA: un once maravilloso sin recambios

    Los Bears eligieron a Roquan Smith con el pick 8 de la NFL y en el ‘midway’ hubo un multitudinario suspiro de satisfacción y felicidad. De esos que terminan con los brazos enlazados sobre la nuca, el cuerpo bien recostado en el sillón, una sonrisa inmensa dibujada en la cara y un “me da igual lo que pase a partir de ahora porque yo ya soy feliz”. Ya sé que los análisis del draft siempre son exageradísimos, pero los que saben de esto le auguran un futuro de superestrella y, por ahora, puede liarla parda codo con codo con Danny Trevathan en el centro de la 3-4 de Chicago. Dos middle linebackers para que a Vic Fangio le den ataque de risa cuando se acueste por la noche solo con pensar lo que va a hacer con ellos. Les escoltarán por fuera Leonard Floyd, que aún no ha alcanzado las expectativas levantadas cuando fue elegido en primera ronda en 2016, pero que ahora debería aprovechar la nueva compañía para explotar. EL otro lado es el que ha quedado más cojo con la marcha de Pernell McPhee y de Willie Young. Le titular seguramente sea Sam Acho. Además, eligieron a Joel Iyiegbuniwe (4ª ronda) y a Kylie Fitts (6ª) para darle profundidad a un grupo cuyo único problema es la falta de relevos en la banda. Por delante, Akiem Hicks , Eddie Goldman y Jonathan Bullard forman un trío potentísimo frenando la carrera en el que Hicks, además, es capaz de sacarse de la manga 8,5 sacks.

    Si la línea es buena, y parece haber mejorado, la secundaria es aún mejor. Y eso gracias a que los Bears han conseguido retener a Kyle Fuller y Prince Amuakamra, sus cornerbacks 1 y 2, cuando parecía inevitable que uno de ellos terminaría marchándose en la agencia libre. Forman con los safeties Adrian Amos y Eddie Jackson un póker dificilísimo de quemar, y eso que hablamos de la NFC Norte con lo que eso significa. Bryce Callahan completa en el nickel un grupo muy joven, con mucha proyección y con el mismo problema que toda la defensa: la aparente falta de relevos de garantías en la banda. El único problema de toda esta defensa es que dos o tres lesiones inoportunas pueden originar un desastre pese a toda la magia que es capaz de desplegar Vic Fangio.

    CONCLUSIÓN:

    Como os decía en el primer párrafo, es muy complicado evaluar a un equipo en desarrollo antes de empezar la temporada, y más cuando, como es el caso, ha cambiado de entrenador y su quarterback entra en el complicado segundo año. Creo que entorno a los Bears, quizá por el ‘efecto Rams’ de 2017, hay cierta sobrerreacción e incluso un buen puñado de analistas apuestan por que se clasificarán para playoffs en una división contra Vikings, Packers y Lions, que es mucha tela. El calendario tiene el bye en la semana 5, demasiado pronto, y un final complicadísimo con cuatro partidos de seis fuera de casa y rivales que en principio deben estar entre los aspirantes al anillo. Luego están los intangibles que casi siempre han perseguido a Chicago que, insisto en lo dicho anteriormente, brilla más en la alineación titular que en la banda. Y todo eso con la incógnita de Trubisky sin resolver. Seguramente los aficionados de los Bears piensen que pueden conseguir algo mejor que un 8-8, y quizá sea verdad, pero me resulta muy complicado creer que puedan mejorar esa marca.

    Así los veo: previa NFL 2018 de los Baltimore Ravens

    Así los veo: previa NFL 2018 de los Baltimore Ravens


    Una de las cosas más difíciles que hay en esta vida es acertar con el momento ideal en que hay que hacer algo. El momento en que hay que comprar una casa o un coche, cambiar de trabajo, tener un hijo, decir si quiero o no quiero verte más, hacer una...

    Una de las cosas más difíciles que hay en esta vida es acertar con el momento ideal en que hay que hacer algo. El momento en que hay que comprar una casa o un coche, cambiar de trabajo, tener un hijo, decir si quiero o no quiero verte más, hacer una inversión… o cambiar de quarterback. Lo curioso es que normalmente el protagonista de la decisión, el que más vueltas le ha dado al asunto, el que hay estudiado hasta el último detalle, tiene menos capacidad para acertar y menos perspectiva. El motivo es que le afectan muchos otros factores que no nublan el entendimiento del que lo ve desde fuera sin que ninguna carga le distorsione.

    Tal vez por eso quizá los únicos que no se habían dado cuenta hasta ahora de que Joe Flacco lleva algún tiempo restando en vez de sumar en Baltimore eran los propios seguidores de los Ravens. El staff lleva tiempo teniéndolo claro y haciendo cambios en su estructura y plan de juego para intentar que Flacco reviviera. Pero también creo que el vértigo de hacer una locura siempre les ha impedido dar un paso más radical, aunque fuera necesario. Vivir en la NFL sin quarterback es como vivir a la intemperie en Siberia, pero no cambiarlo a tiempo puede traer como consecuencia entrar en una somnolencia de la que es muy complicado salir. Un ejemplo son los años que los Bears han perdido con Cutler, sin atreverse a dar el paso de despedirle para salir de un círculo vicioso de desidia.

    Lo de los Ravens con Flacco no llega a ser tan perverso, que con él han ganado una Super Bowl y jugado seis de diez años en postemporada, pero en los cinco últimos años han entrado en una cuesta abajo cada vez más empinada, que incluso está afectando al espíritu de la franquicia. Han perdido la seguridad, la fe en el proyecto. Su ataque no para de dar bandazos de un lado a otro en busca de un camino que vaya a alguna parte. Mientras tanto están desperdiciando una defensa que tiene talento para ser comparada a las de los mejores tiempos de una franquicia y John Harbaugh se ve cada vez más agotado y con menos ideas.

    Los Ravens por fin se han atrevido a dar el paso que debe romper esa dinámica que les estaba llevando a ninguna parte, una lenta decadencia tocando los playoffs con la punta de los dedos, pero sin acabar de arrancar, algo muy similar a lo que les pasó a los Broncos, que fueron decayendo lentamente tras la retirada de Elway durante un puñado de años.

    Por eso ha sido tan importante la elección de Lamar Jackson en el draft. Un quarterback que podrá ser el futuro de la franquicia o no, pero que ha removido el avispero, vuelve a meterle presión a Joe Flacco, tendrá un sueldo de rookie barato durante los próximos cuatro años y, lo más importante, ha roto una tendencia que estaba haciendo polvo a los Ravens. Parece que harán falta por lo menos un par de años de formación para convertirle en un quarterback NFL, pero tienen incluso más, que a Flacco le quedan cuatro para terminar un contrato que ha lastrado cada año a su equipo en el mercado de fichajes, pero que ahora empieza a parecer asumible con lo que están pagando otras franquicias a sus quarterbacks.

    Así que, pase lo que pase, los Ravens ahora empiezan la temporada con otra perspectiva, y a Flacco se le acabó eso de echar siempre la culpa a los demás de que el ataque aéreo del equipo sea, como sucedió en 2017, el cuarto peor de la NFL en yardas conseguidas. La elección de Lamar Jackson es tan acertada que incluso podría hacer que Flacco mejore como quarterback. ¡La repera!

    ATAQUE: cambio radical de receptores

    Una de las quejas eternas de Flacco ha sido que casi nunca ha tenido buenos receptores. Este año también han aprovechado para poner la posición patas arriba. Se han marchado Wallace (número 1), Maclin (número 2) y Campanaro (número escientosmil). Que Perriman siga parece un acto de caridad inexplicable hacia un jugador elegido en primera ronda que siempre ha jugado con si fuera ‘no drafteado’. Han llegado Michael Crabtree, John Brown y Willie Snead, además de Jaleel Scott y Jordan Lasley en cuarta y quinta ronda ddel draft. Por si fuera poco, su primera elección del draft fue Hayden Hurst, según muchos uno de los mejores tight ends que nunca ha llegado a la elección colegial. Y en tercera insistieron con Mark Andrews, por si Flacco quería más tight ends. Ozzie Newsome, el mítico general manager de la franquicia, se despide del cargo para dar paso a Eric DeCosta después de redondear un draft ofensivo que podría pasar a la historia de la franquicia. Como veis, mucha juventud y tres veteranos capaces de rondar las mil yardas y con muchas ganas de reivindicarse, aunque todos ellos están pasando por un mal momento en su carrera. Un grupo que está pensado para potenciar los puntos fuertes de Flacco.

    En el backfield Alex Collins nos dejó estupefactos el año pasado, cuando tuvo que dar un paso adelante para arreglar el desastre Terrance West e irrumpió como un titular legítimo. No superó las 1000 yardas porque solo fue titular en 12 partidos y sumó 4,6 yardas por intento. Todos ellos números casi de jugador bueno, aunque le falta mejorar su eficacia en la zona de anotación. Detrás estarán Kenneth Dixon, que vuelve de una lesión, y Javorius Allen, muy eficaz en su labor de especialista de terceros downs, para formar un backfield que tal vez no acapare focos, pero que sí parece solucionar el problema que Baltimore había tenido con el ataque terrestre desde la marcha de Ray Rice.

    En la línea ofensiva sí parecen tener algunos problemas. Han perdido a Ryan Jensen (C) y a Austin Howard (RT) y tendrán que remplazarles con novatos y con lo que había en la plantilla del año pasado, que era muy poco. El tackle derecho tal vez no sea un problema con la elección de Orlando Brown en tercera ronda, pero no parece haber ningún center decente y tendrán que conformarse o con Matt Skura, que el año pasado ya sufrió en el guard derecho cuando faltó Yanda, o con Alex Lewis. James Hurst seguirá como left guard mientras Ronnie Stanley (LT) y Marshal Yanda (RG) serán las estrellas que sustentarán el bloque. El año pasado ya parecían tener puntos muy débiles pero terminaron entre los mejores en el ranking de sacks y tampoco estuvieron mal abriendo puertas a la carrera, por lo que es de suponer que podrán seguir sobreviviendo pese a todos los inconvenientes.

    DEFENSA: joven, profunda y dominante

    La defensa de Baltimore volvió a ser el año pasado la sexta que menos puntos permitió a sus rivales. Terrell Suggs sigue aterrorizando a los quarterbacks rivales como siempre pese a que cumplirá 36 años en octubre. El año pasado sumó 11 sacks y su rendimiento no parece decaer pese a la edad. Pero lo importante es que, al contrario de lo que ha pasado con el ataque, la defensa se ha renovado durante las últimas temporadas para estar llena de jugadores muy jóvenes extraordinarios. C.J. Mosley, el middle linebacker (1ª de 2014), quizá sea ya el mejor de su posición en la NFL y parece haberse sacado abono para la Pro Bowl. Después han ido llegando Za’Darius Smith (4ª de 2015), Judon (5ª de 2016), Correa (2ª de 2016), Onwuasor (no drafteado de 2016), Bowser (2ª de 2017), Tim Williams (3ª de 2017)… para formar junto a Suggs y Mosley el mejor grupo de linebackers de 3-4 de la NFL. Por delante, Brandon Williams, Michael Pierce y Brent Urban forman una línea potente que se ha ido reforzando con bastante éxito con elecciones de tercera o cuarta ronda casi año tras año (Kaufusi, Carl Davis, Willie Henry, Chris Wormley…).

    Pero lo mejor de todo es la secundaria. La llegada de Eric Weddle hace dos años le dio al bloque el ingrediente que le faltaba para ser dominante. Weddle forma junto a Tony Jefferson una pareja de safeties con el don de la ubicuidad. Marlon Humphrey seguramente sea el cornerback 1 después de impresionar en su año de rookie, Jimmy Smith sigue siendo muy bueno cuando consigue mantenerse sano, Tavon Young vuelve al slot después de perderse todo 2017 por lesión, han elegido a Anthony Everett en cuarta ronda del draft, y Brandon Carr renovó su contrato después de haber ido de menos a más en su primera temporada con los Ravens. Todos forman un grupo numeroso y con mucho talento, que debería ser incluso mejor esta temporada si Weddle no baja el rendimiento a sus 33 años.

    EQUIPOS ESPECIALES: el francotirador Justin Tucker

    En estas previas no suelo hacer referencia a los equipos especiales. Sin embargo aquí haré una excepción porque Justin Tucker, su kicker, se convierte en un factor desequilibrante. En las últimas dos temporadas ha metido 15 de 17 field goals de más de 50 yardas. Eso provoca que la zona roja real de los Ravens sea mucho más larga que la de la mayoría de los equipos, lo que les ha dado algunas victorias importantes. Sam Koch, su punter, también es uno de los mejores de la NFL y consigue tremendas posiciones de campo para la defensa. Los equipos especiales de Baltimore siempre suelen estar en la élite de la NFL.

    CONCLUSIÓN:

    Quedarse fuera de los playoffs de 2017 perdiendo in extremis en Pittsburgh y el último partido en casa contra los Bengals fue una auténtica catástrofe, pero también sirvió para confirmar que Baltimore es competitivo hasta en sus peores años. Cuando la mayoría vaticinábamos que iban a darse un trompazo de campeonato, ellos compitieron todo el año lidiando con un ataque que iba a tirones y, una vez más, agarrándose al terreno con una defensa agresiva y eficaz. Este año sigue estando la defensa, han remodelado el ataque y le han metido a Flacco un petardo en el culo para que espabile. Y ya puede hacerlo; tiene un par de años para demostrar que merece un último gran contrato en la NFL. Su calendario es complicado porque juegan al principio muchos partidos como visitantes y se cruzan con la NFC Sur, pero también abundan los rivales teóricamente asequibles. Bajar del récord 9-7 sería un fracaso tremendo para un bloque que debería aspirar como mínimo a jugar la ronda divisional.

    Los Eagles firman a exquarterback de los Jets

    Los Eagles firman a exquarterback de los Jets


    Christian Hackenberg llegó a la NFL en 2016 gracias a que fue tomado por los New York Jets en la segunda ronda del Draft. Sólo estuvo dos temporadas en 'La Gran Manzana' y sin poder iniciar en ningún partido de temporada regular fue canjeado a...

    Christian Hackenberg llegó a la NFL en 2016 gracias a que fue tomado por los New York Jets en la segunda ronda del Draft. Sólo estuvo dos temporadas en 'La Gran Manzana' y sin poder iniciar en ningún partido de temporada regular fue canjeado a Oakland.

    Pero tampoco duró mucho tiempo en el área de la Bahía, pues los Raiders lo cortaron a tres semanas de su llegada. Ahora se inicia otro capítulo en la joven historia de Hackenberg pues ha sido contratado por Philadelphia Eagles.

    A simple vista podría parecer un movimiento absurdo al contar con dos jugadores de buen nivel en la posición de mariscal de campo. Sin embargo, Wentz aún no entrena al ritmo de sus compañeros y Foles ha presentado molestias en el cuello y espalda.

    Además, en el roster de los Eagles están Nate Sudfeld y Joe Callahan, haciendo que el egresado de Penn State compita desde el primer día para alcanzar al menos el puesto de QB3.

    La lógica indica que Doug Pederson sigue sin estar tranquilo y ha buscado incorporar a Hackenberg para tener un nombre más en el grupo que pueda servir como posible back up de emergencia.

    Ramsey y Fowler son suspendidos por los Jaguars

    Ramsey y Fowler son suspendidos por los Jaguars


    Jalen Ramsey es un jugador con un talento enorme, desafortunadamente este se ve opacado por sus constantes problemas extra cancha. Hoy Jacksonville Jaguars han anunciado que el joven cornerback, junto con el defensive end Dante Fowler, no podrán...

    Jalen Ramsey es un jugador con un talento enorme, desafortunadamente este se ve opacado por sus constantes problemas extra cancha.

    Hoy Jacksonville Jaguars han anunciado que el joven cornerback, junto con el defensive end Dante Fowler, no podrán entrenar con el equipo. Además, no tendrán participación con los Jags en el segundo duelo de pretemporada frente a los Minnesota Vikings el próximo domingo.

    En la práctica de este día hubo un altercado que involucró a Fowler con el ala defensiva Yannick Ngakoue. El incidente fue grabado por Philip Heilman, reportero de un medio local, a lo cual el esquinero egresado de Florida State respondió.

    Vía Twitter, el ex Seminol confrontó al periodista, señaló que la divulgación del video no era adecuado y salió en defensa de sus compañeros de equipo.

    Ante la situación, la organización del norte de Florida decidió imponer una sanción a los dos jugadores por "violar las reglas del equipo y por conducta inapropiada para un jugador de Jaguars".

    Mayfield y Allen, notables en sus debuts

    Mayfield y Allen, notables en sus debuts


    Cinco quarterbacks fueron reclutados en la primera ronda del Draft 2018 y cuatro de ellos hicieron su debut en la primera semana de la pretemporada. Éstas son mis impresiones: Baker Mayfield (Browns) Completó 11 de 20 para 212 yardas, con dos...

    Cinco quarterbacks fueron reclutados en la primera ronda del Draft 2018 y cuatro de ellos hicieron su debut en la primera semana de la pretemporada. Éstas son mis impresiones:

    Baker Mayfield (Browns)

    Completó 11 de 20 para 212 yardas, con dos touchdowns y rating de 125.4. Dieciséis de sus envíos los hizo desde la Shotgun, incluido su segundo pase de anotación del partido ante los Giants.

    En tercer down y cuatro yardas por avanzar, con 13:48 en el reloj del cuarto periodo, Mayfield aprovechó de manera perfecta la cobertura man-to-man de los Giants y completó un slant con Antonio Calloway, quien rompió una tacleada y se escapó sin ser tocado hasta las diagonales, en una jugada de 54 yardas.

    Mayfield tuvo un sólido debut en la NFL y por el momento demostró que los Browns no se equivocaron al reclutarlo con la primera selección global del Draft. La titularidad, sin embargo, le pertenece a Tyrod Taylor.

    Sam Darnold (Jets)

    Completó 13 de 18 (72.2%) para 96 yardas, con un touchdown y sin intercepciones. Operó básicamente desde la Shotgun, pero excepto uno de sus envíos, todos fueron cortos, entre 5 y 10 yardas.

    Es una buena idea de los Jets, darle al novato jugadas de rápida lectura y poco a poco “soltarle” mayor volumen del playbook.

    Josh McCown sólo lanzó un pase y Teddy Bridgewater se vio muy bien (7 de 8 y un touchdown), así que la carrera por la titularidad en New York sigue abierta.

    Josh Allen (Bills)

    Completó 9 de 19 para 116 yardas, con un touchdown al final del juego y rating de 84.5. Jugó toda la segunda mitad del partido ante los Carolina Panthers. Mostró que puede hacer jugadas con los pies cuando la jugada se rompe: tuvo tres escapadas para 29 yardas, incluida una de 13 para primero y 10.

    Pero, en una de esas jugadas en las que estaba en problemas, en lugar de tomar una captura, lanzó un pase que rebotó en las manos de un defensivo. Allen tuvo suerte de que no fue interceptado.

    En general su actuación fue muy buena, pero debe trabajar más en el pase profundo, pues falló sus dos intentos de más de 25 yardas y desaprovechó a un receptor que estaba solo, en una jugada que debió terminar en seis puntos para Buffalo. Sus números debieron ser mejores porque le dejaron caer dos pases de las manos.

    Josh Rosen (Cardinals)

    Completó 6 de 13 para 41 yardas, sin touchdowns ni intercepciones. Su hoja de estadísticas debió incluir una intercepción, pero Desmond King soltó el balón, cuando tenía vía libre para llevárselo hasta las diagonales.

    Con 1:07 por jugarse en el segundo periodo, Rosen se tomó demasiado tiempo y los Cardinals fueron castigados por retraso de juego. No todo fue malo para Rosen.

    El novato de USC tuvo un par de buenos envíos, incluido uno de 21 yardas a la banda, donde únicamente el receptor podía atrapar el balón. El chico no mostró nada que pueda preocupar al veterano Sam Bradford.

    Lamar Jackson (Ravens)

    Completó 7 de 18 para 119 yardas, sin touchdown ni intercepciones. Jackson nuevamente mostró sus habilidades como corredor.

    En tercer down y cinco, dentro de la yarda 10 de los Rams, el novato de Louisville no encontró receptor abierto y de inmediato inició una carrera de nueve yardas a las diagonales, quitándose al menos a tres defensivos.

    Jackson corrió un par de ocasiones en jugadas de RPO (run-pass-option) y terminó con 5 carreras y 21 yardas.

    Sus receptores soltaron dos pases de las manos, pero también la defensiva de los Rams dejó caer una intercepción segura. Falló un par de pases largos, uno de ellos que pudo ser touchdown.

    Su actuación fue mediocre (su pase de mayor yardaje fue un pantalla) y por el momento Joe Flacco no tiene nada de qué preocuparse.

    Los Rams podrían estar más cerca de firmar a Donald

    Los Rams podrían estar más cerca de firmar a Donald


    No sólo los Raiders están preocupados por la relación que mantienen con su defensivo superestrella. En los Rams también han tenido problemas para poder firmar nuevamente al tackle defensivo Aaron Donald. El producto de la Universidad de Pittsburgh no...

    No sólo los Raiders están preocupados por la relación que mantienen con su defensivo superestrella. En los Rams también han tenido problemas para poder firmar nuevamente al tackle defensivo Aaron Donald.

    El producto de la Universidad de Pittsburgh no se ha presentado al training camp y ha sido multado por 405 mil dólares al negarse a participar en el primer juego de la pretemporada.

    Pero podría haber luz al final del túnel para la escuadra de Sean McVay. Este sábado el head coach declaró que han aumentado las conversaciones con Donald para llegar a un acuerdo que lo lleve de nueva cuenta a los Rams.

    "Nos sentimos positivos acerca de la dirección que están tomando las cosas", añadió McVay.

    El tackle de 27 años entra a su último año de contrato de novato en 2018 y es la segunda ocasión que se ausenta de la actividad antes del inicio de la temporada regular, pues en 2017 se presentó a las instalaciones del equipo californiano hasta el 9 de septiembre.

    Incluso con su ausencia, Donald logró sumar 41 tackles, 11 sacks y llevarse la distinción del Jugador Defensivo del Año.

    Los Rams se mantuvieron activos en la offseason y reforzaron la defensiva con nombres importantes. Como compañero de Aaron Donald estará Ndamukong Suh, además de la incorporación de Aqib Talib y Marcus Peters en la secundaria.

    Defensivo de los Jets enfrenta suspensión de un juego

    Defensivo de los Jets enfrenta suspensión de un juego


    Los Jets no contarán con el recién contratado Kevin Pierre-Louis para el duelo del 10 de septiembre frente a los Detroit Lions a causa de una sanción impuesta por la NFL. En enero pasado, el linebacker de 26 años fue detenido cuando aún formaba...

    Los Jets no contarán con el recién contratado Kevin Pierre-Louis para el duelo del 10 de septiembre frente a los Detroit Lions a causa de una sanción impuesta por la NFL.

    En enero pasado, el linebacker de 26 años fue detenido cuando aún formaba parte de los Kansas City Chiefs y acusado de algunos delitos menos, entre los que se encuentra la posesión de marihuana.

    En marzo, Pierre-Louis alcanzó un acuerdo con la Fiscalía de Kansas para quitar el cargo de posesión de estupefacientes a cambio de pasar un año en libertad condicional.

    La penalización de la liga fue anunciada hoy a través de un comunicado de los New York Jets.

    El apoyador firmó con los Jets por dos años, después de tener su mejor campaña como profesional en 2017, con un registro de 41 tackles y dos pases defendidos en 14 juegos con los Chiefs.

    Pierre-Louis llegó a la NFL en 2014, siendo seleccionado por los Seattle Seahawks en la cuarta ronda del Draft y jugó tres años en el Century Link Field. 

    Se encienden los focos rojos en los Colts por las lesiones

    Se encienden los focos rojos en los Colts por las lesiones


    Los Colts están perdiendo piezas de cara al inicio de la temporada 2018. El novato receptor abierto Deon Cain sufrió una ruptura de ligamento cruzado anterior que lo marginará de acción en su primer año como profesional. La lesión se dio en la...

    Los Colts están perdiendo piezas de cara al inicio de la temporada 2018. El novato receptor abierto Deon Cain sufrió una ruptura de ligamento cruzado anterior que lo marginará de acción en su primer año como profesional.

    La lesión se dio en la victoria de Indiana sobre los Seattle Seahawks, donde se impusieron con marcador de 19-17. El encuentro se realizó en la primera semana de la pretemporada.

    El egresado de Clemson llegó a los Colts en la sexta ronda del Draft y se perfilaba a convertirse en el tercer receptor detrás de T.Y. Hilton y Ryan Grant. Ahora Chester Rodgers se proyecta para tomar el puesto.

    Además de la baja de Cain, el corredor Marlon Mack, que se proyectaba para ser el running back titular, estará en observación debido a una lesión en el tendón de la corva. El también corredor RB Robert Turbin se encuentra en la misma situación, aunque el presenta molestias en el tobillo.

    Con esto, son Nyheim Hines, Jordan Wilkins y Christine Michael quienes buscarán destacar durante los entrenamientos y arrebatarle el puesto de corredor titular a Mack.

    Broncos: Nuevo quarterback, mismas incógnitas

    Broncos: Nuevo quarterback, mismas incógnitas


    El retiro de Peyton Manning dejó un hueco enorme en el backfield de Denver. En dos temporadas el puesto de quarterback fue rolado por Brock Osweiler, Trevor Siemian y Paxton Lynch sin poder cumplir las expectativas. Después de coronarse campeones en el...

    El retiro de Peyton Manning dejó un hueco enorme en el backfield de Denver. En dos temporadas el puesto de quarterback fue rolado por Brock Osweiler, Trevor Siemian y Paxton Lynch sin poder cumplir las expectativas.

    Después de coronarse campeones en el Super Bowl 50, en 2016 no pudieron acceder a postemporada con un récord de 9-7 y el año pasado, ya sin Gary Kubiak, sólo pudieron sumar cinco victorias en toda el año.

    Es el segundo año de Vance Joseph como head coach de los de Colorado y John Elway ha traído a Case Keenum desde Minnesota para tratar de tener un mariscal de campo confiable y que le quite presión a una defensa.

    El problema de la defensiva se encuentra en que perdieron a uno de los nombres más importantes de la secundaria. El esquinero Aqib Talib fue canjeado a los Rams a cambio de una quinta ronda del Draft 2018.

    En caso de que los Broncos no logren tener una temporada competitiva y queden fuera de playoffs por tercer año consecutivo, es probable que estemos presenciando el último año de Vance Joseph en los comandos de Denver.

    Denver Broncos División Oeste AFC

    Récord en 2017 (5-11)

    Estadio: Sports Authority Field at Mile High

    Títulos de Super Bowl: 3

    Head Coach: Vance Joseph

    Coordinador ofensivo: Todd Monken

    Coordinador defensivo: Mike Smith

    Draft (1ra ronda)

    (5 global) DE - Bradley Chubb (North Carolina State)

    Movimientos Altas (3):

    QB - Case Keenum

    P - Marquette King

    DE - Bradley Chubb

    Bajas (3):

    CB - Aqib Talib

    QB - Brock Osweiler

    QB - Trevor Siemian

    Jugador a seguir

    Von Miller es un peligro latente para los quarterbacks rivales. En su estancia de ocho años en la NFL se ha anotado 83.5 capturas y un premio de MVP en el Super Bowl 50. Estos datos han hecho ser el defensivo mejor pagado de la NFL en un contrato de seis años con valor de 114 millones de dólares. Si Miller sigue teniendo un desempeño parecido al de los últimos dos años, donde suma 135 tackles y 23.5 sacks, podemos estar seguros de que volverá a aterrorizar a las ofensivas contrarias.

    LeyendAS

    Pocos jugadores se han mostrado tan fieles a una institución como John Elway con los Broncos. El pasador llegó a Denver en 1983 proveniente de Stanford y durante 15 años consolidó a los de Colorado como un equipo competitvo en la liga, disputando seis Super Tazones y ganando dos, el XXXII y XXXIII.

    Buccaneers: Un barco que navega sin rumbo fijo

    Buccaneers: Un barco que navega sin rumbo fijo


    No se puede confiar en un pirata. Mucho menos en 11. Ya no digamos en 53. Los Tampa Bay Buccaneers empiezan una nueva temporada plagados de dudas. Muchas dudas, suficientes como para llenar un barco pirata y navegar… hacia ningún lado. Eso es...

    No se puede confiar en un pirata. Mucho menos en 11. Ya no digamos en 53.

    Los Tampa Bay Buccaneers empiezan una nueva temporada plagados de dudas. Muchas dudas, suficientes como para llenar un barco pirata y navegar… hacia ningún lado.

    Eso es precisamente lo que ha hecho Tampa Bay durante la década desde su última visita a los playoffs. Sí, de acuerdo, tuvieron una campaña de 10 victorias en 2010 y una de 9 triunfos hace apenas dos años. Pero todo parece indicar que eso fue la excepción, no la regla.

    La realidad es que la suspensión del quarterback Jameis Winston por los tres primeros juegos de 2018 es solo la cereza en el pastel. Al menos, sabemos que una vez que la liga le dé permiso de volver, la posición quedará en buenas manos. No se puede decir eso de gran parte del plantel.

    En especial a la defensiva. Los Bucs vienen de una campaña donde fueron el último lugar de la Liga en yardas permitidas, para coronar una tendencia a la baja de años. De hecho, la última vez que Tampa Bay se ubicó entre los 10 primeros de la liga en ese departamento fue con el coach Jon Gruden un año después de su última visita a playoffs.

    Eso es algo que no se resuelve de la noche a la mañana. Claro que la llegada del veterano Jason Pierre-Paul y la presencia del novato Vita Vea deben ayudar en algo, especialmente para remediar el hecho de que fueron el equipo que más touchdowns terrestres permitió en 2018.

    Pero ese es solo un agujero en el casco del barco pirata. El perímetro que permitió la mayor cantidad de yardas aéreas de la liga permanece intacto. Entonces ¿cómo pueden aspirar a trascender en una división con Drew Brees, Matt Ryan y Cam Newton?

    Tampa Bay Buccaneers División Sur NFC

    Récord en 2017 (5-11)

    Estadio: Raymond James Stadium

    Títulos de Super Bowl: 1

    Head Coach: Dirk Koetter

    Coordinador ofensivo: Todd Monken

    Coordinador defensivo: Mike Smith

    Draft (1ra ronda)

    (12 global) DT - Vita Vea (Washington)

    Movimientos Altas (3):

    DE - Jason Pierre-Paul

    DE - Vinny Curry

    C - Ryan Jensen

    Bajas (3):

    RB - Doug Martin

    DE - Robert Ayers

    S - T.J. Ward

    Jugador a seguir

    El talentoso pero inmaduro quarterback Jameis Winston iniciará la campaña con una suspensión de tres juegos, el más reciente foco de alarma fuera del campo para Winston, quien aún no ha demostrado lo suficiente dentro del terreno para que un equipo decida que vale la pena soportar ese tipo de atención. Si la suspensión no es suficiente para abrirle los ojos, tal vez el hecho de que los Bucs ganaron dos de los tres partidos que él no jugo, sí.

    LeyendAS

    Derrick Brooks podía hacerlo todo. Cubrir el pase y la carrera. Interceptar un pase o capturar al quarterback. Era más rápido que tú, y más fuerte también. Pero más importante, fue líder de una defensiva de época. Un quarterback defensivo que le facilitaba el trabajo a Warren Sapp en la línea y a John Lynch en el perímetro. Lo único que puede llegar a ser más sorprendente es el hecho de que tardara más de un año en ingresar al Salón de la Fama.

    Mack perderá 814 mil dólares por juego

    Mack perderá 814 mil dólares por juego


    Khalil Mack quiere un nuevo contrato y tal parece que está dispuesto a pagar el precio. El ala defensiva de los Raiders fue multado con 814,000 dólares por haberse ausentado al juego de pretemporada contra los Detroit Lions, según múltiples...

    Khalil Mack quiere un nuevo contrato y tal parece que está dispuesto a pagar el precio.

    El ala defensiva de los Raiders fue multado con 814,000 dólares por haberse ausentado al juego de pretemporada contra los Detroit Lions, según múltiples reportes.

    La multa está estipulada en el contrato colectivo de la liga con la Asociación de Jugadores. Mack decidió no asistir a los entrenamientos voluntarios y tampoco reportó al inicio del training camp de los Raiders, a finales de julio.

    En las tres temporadas más recientes Mack suma 36.5 capturas de quarterback; sólo Chandler Jones (40.5) tiene más en ese lapso. Von Miller, de Denver, ha registrado 34.5.

    Mack pretende convertirse en el defensivo mejor pagado en la NFL, pero algunos medios han reportado que los Raiders no pueden cumplir con sus demandas. Mack quiere ganar 22 millones de dólares al año.

    Según Over The Cap, Miller es el “cazador de quarterbacks” mejor pagado de la liga con un promedio anual por arriba de los 19 millones de dólares.

    Los Raiders han manifestado su deseo de darle a Mack un contrato multianual, pero por el momento no hay indicios de progreso.

    Mack, el Jugador Defensivo del Año 2016, ganará 13.85 millones de dólares esta temporada, la quinta y última de su contrato de novato. En las cuatro primeras campañas ganó 18.7 millones de dólares.

    En el juego ante los Lions, los Raiders usaron a Tank Carradine en lugar de Mack.

    Carradine tiene 6 años de experiencia en la NFL y fue firmado este año como agente libre, proveniente de San Francisco.La campaña pasada fue titular en siete partidos con los 49ers y terminó con 1.5 capturas. Los Raiders no pueden darse el lujo de iniciar la campaña sin su mejor defensivo.

    Y Donald también

    Aaron Donald, el tackle defensivo de los Rams, también fue multado por no presentarse al juego de pretemporada en Baltimore.

    Donald, quien también busca una extensión de contrato, deberá pagar 405,000 dólares. Donald fue nombrado el Defensivo del Año la campaña pasada, en la que terminó con 11 capturas de quarterback.

    Así los veo: previa NFL 2018 de los San Francisco 49ers

    Así los veo: previa NFL 2018 de los San Francisco 49ers


    Antes de empezar, no puedo menos que desearles garoppolos días a todos los aficionados de los Niners. Sí, todos esos que llevan todo el siglo XXI agarrándose al Kaepernick de turno y que ahora, de repente, sonríen sin saber por qué mientras se comen...

    Antes de empezar, no puedo menos que desearles garoppolos días a todos los aficionados de los Niners. Sí, todos esos que llevan todo el siglo XXI agarrándose al Kaepernick de turno y que ahora, de repente, sonríen sin saber por qué mientras se comen la magdalena en el desayuno, silban entre dientes mientras viajan al trabajo en transporte público e incluso le han encontrado el gustillo de delicatesen al sándwich envasado de máquina del almuerzo. Y es que cuando pones un quarterback en tu vida, pero uno de verdad de la buena, los días son más luminosos, los problemas se vuelven oportunidades, las verrugas se transforman en bonitos lunares y las noches de insomnio se deben a las juergas.

    Siempre habrá aguafiestas que digan que estamos haciendo un mito de un tipo que solo ha jugado siete partidos como titular en la NFL. Vale, sí, es verdad, pero el tío no conoce la derrota. En los dos que jugó con New England se nos cayeron los palos del sombrajo y en los cinco que dirigió a los Niners el equipo consiguió sumar cinco de las seis victorias de la pasada temporada. Las primeras por los pelos contra rivales asequibles, pero las dos últimas contra las imponentes defensas de Jaguars y Rams, que recibieron sin vaselina la friolera de 44 y 34 puntos respectivamente. Así que, mientras nadie diga lo contrario y Belichick siga con acidez de estómago por haber tenido que traspasarlo, Jimmy Garoppolo es el mesías y punto. Tiempo habrá para flagelarlo si a la hora de la verdad no sabe multiplicar panes y peces.

    En pleno subidón, John Lynch, general manager del equipo, se lio la manta a la cabeza para fichar a Richard Sherman, durante muchos años gran estrella defensiva de los Seahawks, rivales divisionales. El movimiento no solo mejora exponencialmente la secundaria; que un veterano de 30 años como Sherman eligiera la Bahía sonó como la confirmación de que dentro de la liga el run-run es que este proyecto puede empezar a aspirar a cosas serias en muy poco tiempo. ¡La pera!

    Toda esa felicidad que inundaba el corazón de los seguidores de San Francisco recibió un terrible jarro de agua fría cuando durante la offseason saltó un escándalo que parecía augurar un abrupto final para la carrera de Reuben Foster como jugador de la NFL: “Ahora que tenemos ataque nos vamos a quedar sin defensa”. Durante algunas semanas, la nación Niner, en un sube y baja de emociones, dejó de darse los garoppolos días y se puso a llorar en todas las equinas. Pero cuando el viento sopla de cara las cosas se arreglan solas. Y John Lynch pasó de cerrarle la puerta a Foster si había algo de verdad en su denuncia por maltrato a recibirle con los brazos abiertos cuando se supo que todo era falso. Y Foster, que debe aprender de la experiencia porque lleva mucho tiempo viviendo en el alambre en su vida personal, solo se perderá los dos primeros partidos de la temporada en una sanción que parece una broma comparada con las habituales en casos similares para el gatillo fácil de Goodell.

    Por tanto, que nadie me hable de expectativas excesivas, locura mediática ni milongas. Garoppolo ha llegado a San Francisco para convertirse en un arma de destrucción masiva en manos de Kyle Shanahan, la mente ofensiva más retorcida, imaginativa y de moda de la NFL actual. Y chico, qué quieres que te diga, el año que viene no me voy a perder un partido de San Francisco en las primeras jornadas. Y luego Dios dirá. Que en el fondo, muy en el fondo, los que empezamos a ver NFL en los ’80 tenemos un trocito de corazón de los 49ers y la pócima que se está cocinando en la Bahía tiene una pinta deliciosa, espectacular. Ya solo falta por saber el tiempo de cocción que le falta a la mezcla para volverse explosiva.

    ATAQUE: centrados en reforzar línea ofensiva.

    Una vez lanzados todos los fuegos artificiales, sorprende que los 49ers, que a día de hoy siguen estando sobrados contra el cap, tuvieran una agencia libre tan poco agresiva en ataque. Por supuesto, su prioridad fue hacerle un contratazo a Garoppolo, pero la llegada de estrellas veteranas ha brillado por su ausencia. Han fichado poco y, sobre todo, tipos que necesitan reivindicarse después de un inicio de carrera decepcionante o marcado por la lesiones. Dejar marchar a Carlos Hyde como corredor titular quizá tenga sentido si, como dicen, no tiene el perfil de corredor que le gusta a Kyle Shanahan, pero Matt Breida no parece llegarle a las suelas de los zapatos y Jerick McKinnon, por mucho que ahora lo estén comparando en la bahía con Devonta Freeman, es una incógnita y una apuesta muy atrevida. Por si acaso, yo lo intentaré fichar en mis ligas fantasy, pero sin poner en duda su capacidad para salir a recibir, se me hace complicado creer que pueda rendir mejor que Hyde corriendo con el balón. Como siempre, Shanahan seguirá apostando por jugar mucho con full back y tendrá a su disposición a Kyle Juszczyk, uno de los mejores de la NFL.

    También sorprende que su único refuerzo en el grupo de receptores haya sido la elección de Dante Pettis en segunda ronda del draft. Y más con la cantidad de estrellas que había en la agencia libre. Si hacemos caso a lo que explican los analistas de San Francisco, Shanahan quiere en su plantilla jugadores muy obedientes, capaces de correr muchas rutas y de adoptar en cada momento papeles diferentes. Por eso ha huido de las grandes estrellas del mercado. Garcon, Goodwin, Trent Taylor y el novato Pettis quizá formen un grupo muy al gusto del entrenador, pero al que le falta algo de empaque por mucho que Garcon vuelva en plena forma después de una lesión que le hizo perderse toda la segunda mitad de la temporada 2017. No se puede decir lo mismo de los Tight ends, una posición que Shanahan adora y con la que hace diabluras. George Kittle tuvo una magnífica temporada de rookie y este año podría empezar a tener también valor fantasy, así que no hay que perderle de vista. Y hasta Garrett Celek parece mejor en esta nueva etapa.

    La mayor preocupación de Lynch ha sido reforzar la línea ofensiva y, aunque el mayor agujero parecía estar dentro, lo cubrió con veteranos que no ofrecen demasiadas garantías mientras que eligió al tackle Mike McGlinchey en primera ronda, una posición que parecía perfectamente cubierta por Joe Staley en la izquierda y Trent Brown en la derecha. Nada más elegir a McGlinchey, traspasaron a Brown a los Patriots, que se encontraron con un regalazo inesperado por un pick de 3ª ronda. A priori no se entiende muy bien el movimiento. Staley tiene 34 años y los Niners tendrán que encontrarle relevo en muy poco tiempo mientras que Brown tenía futuro y estaba jugando de lujo. Al menos se han librado de Daniel Kilgore, el peor jugador de esa línea en 2017, que será sustituido por Weston Richburg, un buen center con un peligroso historial de conmociones. Laken Tomlinson y Josh Garnett repetirán como guards, aunque han fichado a Jonathan Cooper que peleará con ellos por el puesto de titular en una línea que por dentro sigue pareciendo bastante frágil.

    DEFENSA:

    El fichaje de Richard Sherman marca una offseason en la que los Niners no han terminado de arreglar todos sus problemas defensivos, que les lastró con uno de los bloques menos fiables de la pasada temporada. A sus 30 años, el antiguo miembro de la ‘Legion of Boom’ formará un buen trío de cornerbacks con Ahkello Witherspoon, que tuvo un buen debut en 2017, y el resucitado K´waun Williams, que jugó en el nickel a un gran nivel la pasada temporada tras estar al borde de la retirada en 2016 por una gravísima lesión de rodilla. Los Safeties serán Adrian Colbert y Jaquiski Tartt, aunque Tarvarius Moore, elegido en tercera ronda, competirá con Colbert por el puesto que deja libre Eric Reid. El caso de Reid es peculiar. Es un safety bastante bueno cuyo corte parece inexplicable. Sorprende todavía más que no lo haya fichado ningún equipo. Los últimos interesados fueron los Titans, que según parece prefirieron a Vaccaro después de que Reid no pudiera llegar a la entrevista a Nashville tras la cancelación de varios vuelos. La realidad es que Reid fue uno de los jugadores más comprometidos con las protestas de Kaepernick, y siguió arrodillándose tras la marcha del quarterback. Que cada uno piense lo que quiera, pero Reid ha denunciado a la NFL.

    Ahora que la vuelta de Reuben Foster es segura, parecen solucionarse gran parte de los problemas del grupo de linebackers que, sin embargo, queda cojo con Eli Harold y Malcolm Smith por fuera, que son muy poquita cosa. Han fichado a Jerry Attaochu en la agencia libre y eligieron a Fred Warner en el draft, y parece que de entrada habrá muchísimos relevos por fuera una vez que tienen bien anclado el middle linebacker con Foster.

    Los Niners fueron en 2017 uno de los equipos que menos presionó a los quarterbacks rivales. Solo consiguió 30 sacks, con Dumervil, que además ha sido cortado, como mejor man-eater con 6,5. Solomon Thomas, su elección de primera ronda en 2017 (pick 3 global), solo consiguió tres y no jugó como se esperaba. Será clave para ellos que mejore una barbaridad para no convertirse en un fracaso. Arik Armstead, el otro end, también fue una elección de primera ronda que lleva en la NFL tres temporadas sufriendo lesiones que no le han permitido jugar nunca como se esperaba. DeForest Buckner, uno de los dos tackles, es el tercer jugador de primera ronda de esta línea, aunque él sí que está jugando fenomenal. Earl Mitchell, que no es gran cosa, completa una línea que debería ser temible pero que por ahora es un misterio.

    CONCLUSIÓN:

    Los Niners tienen un entrenador revolucionario y un quarterback que podría ser el gran referente de la posición en la próxima década. Todo lo demás son promesas, proyectos y esperanzas. ¿Puede salir bien? Sí, pero también horriblemente. Con ellos entramos en el territorio de los ‘ysis’. ¿Y si todas las elecciones de primera ronda juegan como se esperaba? ¿Y si McKinnon es de verdad como Freeman? ¿Y si un grupo de receptores sin garantías se convierte en imparable? La experiencia nos dice que tantos ‘ysis’ no son un buen augurio. Incluso creo que aun harán algún fichaje que cambie algo el mapa que he dibujado en esta previa. El mejor termómetro de sus opciones será el mes de septiembre, en el que tienen que jugar tres partidos como visitantes, en Minnesota, Kansas City y LA (Chargers) y recibir a los Lions. Si ganan dos o tres de ellos habrá que mirarlos con lupa, porque habrán abierto la puerta a la lucha por los playoffs. Si pierden la mayoría, pelearán por un record equilibrado para acabar de cimentar el proyecto en la próxima offseason. Dicho lo cual, les deseo a todos ustedes unas garoppolas noches.

    Así los veo: previa NFL 2018 de los Dallas Cowboys

    Así los veo: previa NFL 2018 de los Dallas Cowboys


    Visto con perspectiva, el récord 9-7 de los Dallas Cowboys el año pasado no se puede considerar un fracaso. No es un retroceso. La anomalía fue el 13-3 de la año anterior, cuando Dak Prescott irrumpió como un quarterback increíblemente seguro y...

    Visto con perspectiva, el récord 9-7 de los Dallas Cowboys el año pasado no se puede considerar un fracaso. No es un retroceso. La anomalía fue el 13-3 de la año anterior, cuando Dak Prescott irrumpió como un quarterback increíblemente seguro y eficaz, Zeke Elliott creó el pánico en las defensas como el corredor con más impacto en el juego de los últimos años y Jason Garrett fue elegido mejor entrenador del año mientras hasta él mismo se frotaba los ojos incapaz de creérselo.

    En 2017 Prescott perdió el halo de infalibilidad de su temporada como rookie e hizo números mucho menos espectaculares. Todavía no tan mediocres como para que se enciendan las luces de alarma, pero sí suficientemente preocupantes como para que durante la temporada que viene el quarterback deba ponerse las pilas, porque va a ser analizado con lupa. Sus casi 3.700 yardas de pase en 2017 fueron un éxito, pero las 3.324 de 2017 empiezan a oler a chamusquina. Como esa, todas las estadísticas importantes se derrumbaron de una forma preocupante y él perdió su mayor virtud, que había sido no cometer errores. Si Prescott no recupera las sensaciones de su temporada como rookie, puede empezar a temer por su Futuro. Jerry Jones no tiene la paciencia entre sus grandes virtudes y ser heredero de Romo y Aikman no es una papeleta sencilla.

    Parte del bajón de rendimiento de Prescott se puede achacar a que Zeke Elliott no fue tan decisivo como un año antes. La sanción de seis partidos estuvo sobrevolando siempre sobre su cabeza y se creó una situación de provisionalidad que quizá no afectara tanto a su juego personal como al global del equipo. Cumplió su sanción a partir de la semana nueve, cuando el equipo tenía un récord 5-3, y los Cowboys perdieron sus tres siguientes compromisos. No es que bajaran en picado las cifras terrestres, gracias a un Alfred Morris que estuvo fenomenal, pero su ausencia sí afectó gravemente al bloque, dejó el ataque sin soluciones y creó un vacío de autoridad. Como si la presencia de Zeke sirviera para que todos sus compañeros rindieran por encima de sus posibilidades y sin él volvieran a ser simples morales.

    Este año Zeke vuelve sin cargas en la mochila ni sanciones en el aire. A jugar como él sabe y a darle a su equipo un control exagerado del reloj, que fue una de sus grandes virtudes en 2016. Sin embargo, Prescott no lo tendrá tan fácil. La retirada de Witten y la marcha de Dez Bryant le dejan sin sus dos mejores objetivos de pase de 2017. El caso de Dez Bryant merece un aparte. Sigo asombrado de que siga sin equipo. Una de las grandes estrellas de la posición no puede haberse diluido en tres temporadas y con solo 29 años. Hay algo que no nos están contando. Parece que está rechazando ofertas a la espera de una llamada de un equipo que aspire al anillo. Ya no es problema de los Cowboys, pero siempre me ha sorprendido que el bajón de Bryant coincidiera exactamente con la ausencia de Romo. Insisto en que en esta historia hay algo importante que no sabemos.

    Otro que tampoco puede permitirse un fracaso es Jason Garrett. En siete años en Dallas solo ha conseguido dos clasificaciones para playoff y, sinceramente, desde fuera sigue pareciendo que el traje le queda muy grande. Aunque, como siempre, es difícil de medir el lastre que supone Jerry Jones, un propietario al que le gusta meter la mano en el vestuario y tomar decisiones deportivas.

    Como siempre, los Cowboys seguirán teniendo ese tufillo a casa de los líos que siempre ha afectado a sus posibilidades, pero esta vez tienen que andarse con ojo. El nuevo proyecto tras la era Romo aún no se tambalea, pero empiezan a aparecer algunas grietas.

    ATAQUE: depende demasiado de Elliott

    Como os decía antes, la mayor urgencia de estos Cowboys parecía encontrar un relevo para Dez Bryant y Jason Witten. Han intentado cubrir la baja del segundo eligiendo a Dalton Schultz en cuarta ronda del draft, pero la sombra de Witten es muy alargada, no es un novato de garantías, en la plantilla no parece haber nada más que echarse a la boca (¿Blake Jarwin?) y Prescott necesita por su forma de jugar un tight end poderoso sea como sea. Que nadie descarte que a última hora se pongan a buscar uno debajo de las piedras. Tampoco el fichaje de Allen Hurns o Deonte Thompson parecen cubrir la baja de Bryant, aunque Hurns nunca jugó en Jacksonville al nivel que se le suponía cuando llegó a la NFL y podría ser una de las resurrecciones de la temporada entrante. Pese a todo, ninguno de los dos hizo en 2017 mejores números que Bryant y quizá el auténtico heredero pueda ser Michael Gallup, una elección en tercera ronda con vocación de receptor profundo. Siguen Cole Beasley, que fue una sombra de sí mismo y volvió a sus números habituales, y Terrance Williams que con Prescott ha ganado en fiabilidad pero no pasa de ser un número 2 decente. Es un grupo numeroso pero sin el glamour histórico de los Cowboys en la posición y, sobre todo, con un agujerazo en el tight end.

    La línea ofensiva se ha reforzado con la elección de Connor Williams en segunda ronda, que podría ser el left guard desde el primer día si La’el Collins no se mueve a esa posición, que es la suya natural. Sigue siendo una línea élite con Tyron Smith (LT), Travis Frederick (C) y Zack Martin (RG), pero que el año pasado no rindió al nivel de excelencia habitual por las lesiones de Tyron Smith, porque echó de menos al guard Ronald Leary, que se marchó a Denver y no fue demasiado bien sustituido por Jonathan Cooper, y por la mala temporada de La’el Collins en el tackle derecho, puesto para el que han fichado a Cameron Fleming en la agencia libre. Eso provocó la urgencia por encontrar un refuerzo con una elección alta del draft, aunque en esta pretemporada tendrán que volver a casar todas las piezas.

    En el backfield volverá a reinar Zeke Elliott, el alma de estos Cowboys. Ya no tendrá a Alfred Morris como escudero y los Cowboys tendrán serios problemas para cubrir la posición con garantías si se lesiona.

    DEFENSA: siempre mejor de lo que parece.

    La defensa de los Cowboys no rindió el año pasado al increíble nivel de 2016, pero sí que estuvo entre las mejores de la NFL. Algo que sigue llamando la atención en una plantilla sin grandes estrellas y que nombre por nombre incluso puede parecer mediocre. La diferencia la volvió a marcar Sean Lee, convertido en gran figura de la NFL en la treintena. Está en todas partes y es el auténtico motor defensivo de Dallas. La prueba del algodón está en que jugó once partidos, con un record 8-3 de su equipo, y se perdió cinco por lesión en los que toda la defensa le echó mucho de menos y por momentos parecían pollos sin cabeza. En esos cinco los Cowboys solo consiguieron una victoria y cuatro derrotas. En primera ronda del draft eligieron a Leighton Vander Esch, un middle linebacker llamado a ser el heredero de Lee. Vander Esch, Lee y Jaylon Smith pueden formar un tridente impresionante de linebackers. Pese a todo, Smith nos dejó el año pasado un poco fríos. Los Cowboys le eligieron en 2016 a pesar de que una lesión gravísima de rodilla parecía haber terminado con su carrera antes de empezar. Smith se recuperó y jugó el año pasado, pero nunca deslumbró como esperábamos.

    La línea tiene ends para dar y tomar. Y además muy buenos. Demarcus Lawrence consiguió en 2017 la friolera de 14,5 sacks y en el otro lado está jugando tan bien Tyrone Crawford que por ahora le ha cerrado la puerta a la titularidad a Taco Charlton, elección de primera ronda del año pasado. La posición estaría cubierta de maravilla solo con ellos, pero es que además han fichado a Kony Ealy, que el año pasado consiguió 9 sacks en los Jets. Por si fuera poco, vuelve Randy Gregory después de casi un año de sanción por consumo de drogas y en 4ª ronda eligieron a Dorance Armstrong, que parece ya un lujo innecesario teniendo en cuenta que lo que necesitaban de verdad era tackles. David Irving, su tackle estrella, es una bestia, pero se perdió media temporada el año pasado por lesión y tampoco podrá jugar los cuatro primeros partidos por sanción. El titular del otro tackle no está claro. Pelearán por él Maliek Collins y Jihad Ward.

    Lo de la secundaria parece un milagro por su rendimiento en los últimos tiempos. Casi siempre parece falta de profundidad y calidad, pero acaba consiguiendo muy buenos números. Su mejor jugador es Byron Jones, un back que puede jugar casi en cualquier posición en cobertura y que pasará de ser el free safety a ocupar el cornerback 1. Le acompañarán Chidobe Awuzie y Jourdan Lewis, que en su año de rookie jugaron bastante bien. Xavier Woods fue una sorpresa después de ser elegido en 5ª ronda y eso ha permitido el movimiento de Jones y Jeff Heath es un strong que debía haber sido mejorado en la agencia libre.

    CONCLUSIÓN:

    Los Cowboys tienen una defensa sólida y un juego de carrera tremendo. Ese siempre ha sido el punto de partida indispensable para un equipo ganador. Sin embargo, cada vez hay más dudas de que hayan cubierto con garantías el puesto de quarterback con Prescott, y tampoco le ayudan mucho con un grupo de receptores que no entusiasma demasiado. El calendario no acompaña porque la NFC Este siempre es una batalla campal en la que cualquiera puede ganar a cualquiera y las dos divisiones sur ahora están llenas de trampas. Yo apuesto por que rondarán un record 8-8. Si Prescott vuelve al nivel del primer año podrían sumar un par de victorias más y aspirar a jugar playoffs, pero sospecho que, más bien, en Dallas se va a abrir otra vez el temido debate del quarterback.

    Receptor de los Browns enfrenta problemas con la justicia

    Receptor de los Browns enfrenta problemas con la justicia


    Parece que los Browns son un imán de problemas. Apenas recuperaron al talentoso wide receiver Josh Gordon después de una larga suspensión impuesta por la NFL y ya podrían tener otro receptor metido en problemas. El pasado domingo Antonio Callaway fue...

    Parece que los Browns son un imán de problemas. Apenas recuperaron al talentoso wide receiver Josh Gordon después de una larga suspensión impuesta por la NFL y ya podrían tener otro receptor metido en problemas.

    El pasado domingo Antonio Callaway fue detenido por policías de Strongville, Ohio, por conducir en sentido contrario. Al pasar por una revisión se le encontró en posesión de marihuana y, de acuerdo con algunos reportes, con balas y partes de un arma de fuego; además, su licencia de conducir estaba suspendida.

    Esta situación provocó que el ex Florida Gator fuera citado para comparacer hoy en una corte del estado de Ohio.

    Los Cleveland Browns aún no han manifestado su postura y se han limitado a comentar que están conscientes de situación y están recopilando información, con lo que se reservan su opinión hasta más adelante.

    El abogado de Callaway, Kevin Spellacy, se presentó a los tribunales de Strongville para solicitar que la comparecencia del jugador de 21 años sea aplazada hasta el 23 de agosto.

    Spellacy agregó que esta solicitud se dio debido a que la droga encontrada en posesión de Callaway no es suya, aunque no señaló al dueño.

    También culpó a un asunto de papeleo el hecho de la carencia de una licencia adecuada y puntualizó que el joven receptor ahora cuenta con un documento válido expedido en Florida. No hizo mención de las armas de fuego.

    Antonio Callaway fue seleccionado en la cuarta ronda del Draft 2018 y competirá con Jarvis Landry y Josh Gordon por destacar. En el Combine se le detectó una sustancia prohibida en una prueba de doping.

    Se espera que el WR haga su debut profesional esta noche frente a los Giants.

    Así los veo: previa NFL 2018 de Los Angeles Chargers

    Así los veo: previa NFL 2018 de Los Angeles Chargers


    Antes de entrar en materia deportiva, una consideración que ya he repetido muchas veces, pero que sigue siendo un lastre para este equipo. Los Chargers necesitan sacarse de encima urgentemente ese sambenito de provisionalidad, de franquicia en tierra de...

    Antes de entrar en materia deportiva, una consideración que ya he repetido muchas veces, pero que sigue siendo un lastre para este equipo. Los Chargers necesitan sacarse de encima urgentemente ese sambenito de provisionalidad, de franquicia en tierra de nadie, de trasto que molesta en todas partes y que nadie sabe qué hacer con él. Vale sí, todavía hay algunos por este mundo de Dios que son aficionados de los Chargers, pero solo porque tiene que haber gente para todo.

    Un equipo de la NFL no puede jugar en un campo de 27.000 espectadores. Ni de forma provisional. Suena a desprecio, a que no le importa a nadie. Y cuando el realizador se despista, y pone alguna imagen de las diminutas gradas, se ven más camisetas del equipo rival que de los Chargers. ¿Qué todo va a cambiar cuando se trasladen al nuevo estadio (que es de los Rams por mucho que nos cuenten)? No se lo creen ni ellos. ¿Qué en cuanto sean un equipo ganador de verdad crecerá su base social? Tampoco se lo cree casi nadie. A estas alturas, le pese a quien le pese, este equipo tiene que dar carpetazo, trasladarse a otra ciudad sin equipo (hay a patadas y se darían bofetadas), cambiarse el nombre, empezar de cero y romper con una maldición que lleva siendo un lastre desde que se fundó en 1960… para mudarse de Los Angeles a San Diego en un solo año.

    Parece que todo lo anterior no tiene nada que ver con el deporte, pero influye decisivamente en el juego. No hay colores que defender, ni enjundia, ni compromiso, ni nada en que apoyarse. Casi un equipo virtual sin vida en el mundo real. Como si jugara en un estadio vacío y los jugadores no se avergonzaran de sus propios errores porque no los ha visto nadie. Pelillos a la mar. Una pena. Un extraño precedente convertido en grano en el culo de la NFL.

    Si eso fuera poco, los Chargers parecen abonados a la mala suerte. Las lesiones son otro lastre que les impide levantar cabeza. Y en 2018 han llegado como casi siempre, incluso antes que nunca. En el primer entrenamiento de mayo perdieron para toda la temporada a Hunter Henry, una de las joyas de su corona. Segunda ronda del draft de 2016 y heredero de un Antonio Gates que a sus 38 años se había retirado sin una gota de gasolina más, y que es muy probable que tenga que regresar para tapar el agujero.

    Y todo lo anterior sin negar el esfuerzo titánico que está haciendo el staff técnico para reunir una plantilla prometedora, y posiblemente ganadora y muy competitiva si vistiera otros colores. Anthony Lynn hizo un gran trabajo en su primera temporada y consiguió un récord positivo pese a todos los problemas que surgían como setas. Ken Whisenhunt y Gus Bradley son un espanto como entrenadores principales, pero se transforman cuando les ponen a hacer lo que dominan de verdad, que es crear ataques y defensas respectivamente.

    Otra de las bendiciones, y a la vez maldiciones de este equipo es Philip Rivers, su quarterback. Sin duda, por talento, una superestrella de la NFL. Un mago de los emparrillados. Pero Rivers es imprevisible para bien y para mal. Lo mismo te gana un partido él solo que te lo pierde en una sucesión de decisiones temerarias o, de pronto, parece irse mentalmente del campo. El año pasado, una vez más, jugó una decena de partidos magníficos y volvió a superar las 4.500 yardas de pase, pero, por poner unos ejemplos, en los dos choques con Kansas City se echó al monte como solo él sabe. Siempre he creído que Rivers sufre el ‘sindrome Chargers’ que os he explicado en los primeros párrafos.

    ATAQUE: demasiadas cosas pueden salir mal

    Ya os he hablado de su quarterback, una bestia pese a sus apagones. Y más cuando tiene al lado un tipo como Keenan Allen, sin duda el mejor receptor que ha tenido Rivers a su disposición. El año pasado por fin consiguió mantenerse sano y rozó las 1.400 yardas aunque su cifra de touchdowns, seis, no fuera maravillosa. También refleja una constante en la carrera de Rivers, que en las últimas yardas juega mucho más cómodo lanzando al tight end o a un running back. Una carrera con Antonio Gates y Tomlinson al lado explica ese tipo de manías. El grave problema, como os contaba, es que Hunter Henry, el tight end titular, se ha lesionado para todo el año y Gates, aunque salga del retiro, no está ya para muchos trotes. No sé el calvario que puede ser para Rivers jugar una temporada sin un buen tight end de referencia. Ahora será más importante que Mike Williams, su receptor elegido en primera ronda de 2017, también sea capaz de jugar sin lesionarse. Lo de Tyrell Williams, y sobre todo Travis Benjamin, ya lo doy por perdido. ¡Qué buenos serían los dos si no tuvieran las manos de mantequilla! Ahora bien, si me pongo optimista, Keenan Allen y Mike Williams se mantienen sanos y Tyrell Williams y Benjamin paran de dejar caer balones, Rivers puede montar un festival alucinante de fuegos artificiales.

    Anthony Lynn, el entrenador principal, es un especialista en corredores y está sacando petróleo de un Melvin Gordon que aún no ha llegado a las 4 yardas por intento en sus tres años como profesional, un lunar que empaña su meteórica irrupción en la NFL. Pese a las casi 1600 yardas entre pase y carrera que sumó en 2017, Gordon sigue pareciendo terriblemente irregular. Por ahora me gusta más como receptor que saliendo con el balón del backfield. La duda es si la solución está en él mismo o en el rendimiento de la línea ofensiva. Detrás de él había muy poca cosa con Austin Ekeler y por eso han elegido a Justin Jackson, que podría ser importante si se lesiona Gordon pese a ser elegido en séptima ronda.

    Ya que hablamos de la línea ofensiva, en teoría es potente, pero en la práctica parece algo cogida por los pelos y pendiente de evolucionar a pesar de que el año pasado fue la que menos sacks concedió y creo un muro delante de Rivers. Han fichado a Mike Pouncey para que sustituya en el center a Pulley, que era lo más flojo, pero al ex de los Dolphins ya le quedan más galones que juego. Como gran alegría estará de vuelta Forrest Lamp, que después de ser elegido en segunda ronda del draft 2017 se lesionó en verano y se perdió la temporada completa. En el otro guard estará Dan Feeney, elección de tercera ronda de 2017 que tuvo un primer año prometedor. Si Lamp rinde desde el primer día, y Pouncey rejuvenece, Gordon podrá correr por dentro, que fue el gran problema de esa línea en 2017. Pero si algo se tuerce, y hay muchas cosas que pueden hacerlo, puede ser otro año complicado para el corredor. Por fuera estará Russell Okung, un seguro de vida para el lado ciego de Rivers y Joseph Barksdale, cuya sustitución parecía una de las urgencias de los Chargers en la pasada offseason y sin embargo ahí sigue. Tal vez los 18 sacks totales del año pasado, una cifra irrisoria, han llevado al equipo a decidir no tocar a Barksdale y apostar por malo conocido.

    DEFENSA: la dictadura de Bosa e Ingram

    Cuando un equipo tiene a Joey Bosa y Melvin Ingram, dos defensive ends que superan los diez sacks cada uno y suman combinados los 23, significa que probablemente estemos hablando de una defensa sobresaliente. Sin embargo, todo lo buenos que eran los Chargers en 2017 presionando al quarterback y defendiendo el pase se convertía en catástrofe en la defensa contra la carrera. Todo el que quiso les corrió lo que quiso. Ese parecía el mayor problema del equipo, pero no se preocuparon de resolverlo en la agencia libre y esperaron para ello al segundo día del draft. Primero eligiendo al linebacker Nwosu en segunda ronda, que sin embargo parece más otro pass-rusher que un seguro contra la carrera. Luego, en tercera ronda, llegó Justin Jones, un tackle especialista en frenar la carrera que deberá ponerse a tono cuanto antes porque le necesitan como el comer para sustituir a Mebane e intentar que forme con Corey Liuget una barrera en la línea.

    Otra de las razones para el fracaso de San Diego frenando la carrera fue que Denzel Perryman se perdió gran parte de la temporada. Este año estará de vuelta y junto al novato Nwosu y Jatavis Brown debería formar un grupo de linebackers mucho mejor que el año pasado.

    Si Bosa e Ingram dan miedo, la secundaria puede rondar la perfección. Casey Hayward está en la super élite de los cornerbacks de la NFL actual, Trevor Williams se salió en 2017 y Desmond King tuvo un debut impresionante en el slot en su año de rookie. Jaheel Addae también es un gran jugador y solo había que encontrar un sustituto para Tre Boston, que en la agencia libre se marchó a Arizona después de jugar una grandísima temporada. Probablemente, los Chargers no pensaban elegir a un safety en primera ronda del draft, pero se encontraron con Derwin James, que increíblemente les llegó con el pick 17 para ser, si se cumplen las expectativas, un free sensacional.

    CONCLUSIÓN:

    Los Chargers tienen un equipazo. De verdad que lo tienen. La defensa parece haber resuelto el agujero del interior del front seven y el interior de la línea ofensiva debería mejorar. Esos fueron los problemas más graves de una temporada 2017 en la que terminaron con un récord 9-7. Además, sus rivales divisionales están iniciando procesos de reconstrucción o estrenan quarterback. Su calendario parece relativamente sencillo. Vista su plantilla y las circunstancias, lo lógico es que ganaran más partidos que el año pasado e incluso ganaran su división. El problema es que son los Chargers, ya se ha lesionado Henry y seguro que solo es el principio de otra tormenta perfecta y al final, por lo que sea, el equipo eléctrico de la NFL casi siempre termina cosechando un resultado mucho peor del que merece por calidad y talento.

    Bears: De lo terrestre a lo aéreo para apoyar a Trubisky

    Bears: De lo terrestre a lo aéreo para apoyar a Trubisky


    El Norte de la NFC puede ser una de las divisiones más complicadas de la próxima temporada. Los Packers tendrán de regreso a Aaron Rodgers; Matthew Stafford debe comprobar que los Lions hicieron bien en darle un jugoso contrato; Minnesota tiene...

    El Norte de la NFC puede ser una de las divisiones más complicadas de la próxima temporada. Los Packers tendrán de regreso a Aaron Rodgers; Matthew Stafford debe comprobar que los Lions hicieron bien en darle un jugoso contrato; Minnesota tiene finalmente a un quarterback franquicia; y los Bears buscan consolidar un promisorio ataque aéreo.

    Justamente es del conjunto de Chicago del cual hablaremos en esta edición de la serie de AS USA rumbo a la temporada 2018.

    Mitch Trubisky entrará a su segundo año como profesional. En la campaña anterior, la ofensiva de los Bears confió demasiado en su ataque terrestre conformado por Jordan Howard y Tarik Cohen. Ahora, la gerencia se encargó de darle nuevas armas a su quarterback para poder tener más variantes.

    Tras la lesión del ala cerrada Zach Miller, los Bears trajeron a Illinois a Trey Burton, campeón con los Eagles en 2017. Además, Taylor Gabriel, Allen Robinson y Bennie Fowler, serán los nuevos objetivos que tendrá Trubisky a su disposición.

    Por otra parte, el trabajo que continúe haciendo Jordan Howard será vital para manener vivas sus aspiraciones de avanzar en el complicado Norte. El corredor suma 2,435 yardas terrestres en 528 acarreos con 5 touchdowns en dos temporadas en la ciudad del viento. Sin embargo, Chicago no puede recaer por tercer año consecutivo en su brillante jugador si quiere buscar, por lo menos, pasar como comodín.

    Chicago Bears División Norte NFC Récord en 2017 (5-11)Estadio: Soldier FieldTítulos de SB: 1Head Coach: Matt NagyCoordinador Ofensivo: Mark HelfrichCoordinador Defensivo: Vic FangioDraft (1ra ronda) (8 global) LB - Roquan Smith (Georgia)Movimientos Altas (3): WR - Taylor GabrielWR - Allen RobinsonWR - Bennie FowlerBajas (3): HC - John FoxTE - Zach MillerLB - William YoungJugador a seguir

    Tras una temporada 2017 excepcional, Trey Burton llega a Chicago para un reto más. El campeonato se ve difícil que llegue este año para los Bears, pero el TE hará todo lo posible por repetir la historia y trascender con un equipo cuyas aspiraciones son pocas. La campaña anterior, el ala cerrada registró únicamente 23 recepciones para 248 yardas y cinco touchdowns, pero su valor real está en el bloqueo que puede hacer en la línea de golpeo.

    LeyendAS

    Pocos equipos pueden presumir de un jugador cuyo nombre fue utilizado para darle vida a un premio de la NFL. Ese es el caso de Walter Payton, talentoso running back que ayudó a los Bears a levantar el trofeo Vince Lombardi en el Super Bowl XX. Estuvo 13 años con Chicago, en donde fue llamado nueve veces el Pro Bowl y fue nombrado siete veces titular del equipo All Pro.

    Así los veo: previa NFL 2018 de los Buffalo Bills

    Así los veo: previa NFL 2018 de los Buffalo Bills


    Los Bills hicieron en 2017 lo imposible. ¡Llegaron a los playoffs después de diecisiete temporadas de vacío absoluto! Todavía estamos frotándonos los ojos. Fue impresionante ver su tercera temporada con récord positivo en 18 años. Han necesitado...

    Los Bills hicieron en 2017 lo imposible. ¡Llegaron a los playoffs después de diecisiete temporadas de vacío absoluto! Todavía estamos frotándonos los ojos. Fue impresionante ver su tercera temporada con récord positivo en 18 años. Han necesitado mucho tiempo para llegar a su mayoría de edad, pero al fin lo han conseguido, aunque la clasificación quedara resumida a un paseo de ida y vuelta por Jacksonville.

    Ahora, la pregunta es si este viaje ha sido solo un accidente o marca una tendencia. Que nadie me diga que con esa defensa se puede llegar al fin del mundo. Ni siquiera fue para tanto, y aunque la secundaria jugó a un gran nivel, por tierra les corrió lo que quiso medio mundo. En 2014 tenían una mucho mejor, y duró un año. Incluso entre 2003 y 2004, con Takeo Spikes como líder, formaron un grupo demoledor que duró muy poquito. Lo único cierto es que justo en esos tres momentos fue cuando consiguieron sus temporadas ganadoras, aunque no sirvieran para jugar en enero.

    Lo malo es que en todos esos años de buenas defensas nunca consiguieron tener un ataque medianamente decente. Ni un quarterback. El mejor fue un Bledsoe ya de vuelta de todo. Los nombres de los demás, enumerados de carrerilla, ponen los pelos de punta, así que os ahorro el disgusto. Es suficiente con decir que Tyrod Taylor ha aguantado tres años como titular. Un tipo que no merecía haber estado tres meses, que ha jugado bien tres veces, que se ve que es un paquete en tres horas, da a duras penas para tres minutos de highlights y se olvida en tres segundos. Incluso la frase “es un quarterback cuya gran virtud no es el pase” se acuñó en su nombre (no recuerdo ahora el analista que dijo la genialidad), que conseguir jugar en la NFL como quarterback sin que tu mayor virtud sea el pase tiene un mérito de narices. Y por mucho que nos empeñemos, un quarterback está ahí para lanzar pases y lo demás son milongas.

    Ha costado, pero ya se han quitado de encima a Taylor, que como no podía ser de otra forma a recalado en Cleveland, un universo paralelo en el que la gente camina con la cabeza, piensa con los pies y todo está patas arriba. Han necesitado tres años para librarse de él, que estaba agarrado como una lapa e incluso tenía una corte de defensores entre los aficionados. Libres de ese lastre, llegaron al draft en busca de un nuevo Jim Kelly y después de pagar dos segundas rondas a los Buccanners (que les habrían venido muy bien para otras necesidades) entregaron el alma al diablo eligiendo a un quarterback que según muchos analistas necesitará un par de años en el banquillo para madurar, y ni siquiera los más optimistas se atreven a decir que pueda jugar con garantías este mismo año. El ínclito individuo responde al nombre de Josh Allen y fue elegido con el pick 7 global pese a que pocas semanas antes algunos mock draft ni siquiera le incluían en la primera ronda por mucho que asombrara por la potencia de su brazo y su movilidad en la Combine y en su Pro Day. Un tipo que parece más que verde, llegado de una universidad pequeña, que es una elección arriesgadísima, casi suicida, y que, sin embargo fue elegido antes que un Josh Rosen que pocas semanas antes era el máximo favorito para el número 1 del draft.

    De momento, no parece que vaya a ser titular, aunque yo creo que sí lo será más pronto que tarde. Supongo que las dudas no están entre él o McCarron, sino en la posibilidad de que el elegido pierda la vida en menos de un mes detrás de una línea ofensiva que se ha quedado en cuadro. Y claro, siempre es mejor sacrificar a los dioses a un macarrón que está de paso e intentar proteger tu inversión de futuro. Aunque me temo que, por muy verde que esté, Allen tendrá que jugar en cuanto sea posible para evitar un levantamiento popular de una afición muy sufrida, pero que ya no está para muchas bromas.

    ATAQUE: literalmente, no hay línea ofensiva.

    Después de la alegría de la clasificación para postemporada, llegó un baño de realidad con el anuncio de la retirada de Richie Incógnito. No exagero si digo que él era el alma de la línea ofensiva de los Bills, que no era nefasta gracias a él, y a que Tyrod Taylor no sería muy bueno, pero sí parecía una lagartija esquivando defensas. Si fue la séptima peor de la NFL con 47 sacks recibidos, imaginad lo que puede pasar este año sin Incognito y con un quarterback menos móvil. El guard no es el único en retirarse, también ha colgado los trastos el center Eric Wood y se ha marchado el left tackle, Cordy Glenn, a los Bengals. Un solar. De los titulares de 2017 solo siguen Vladimir Ducasse y Jordan Mills, que ya puestos, mejor que se hubieran pirado. Al menos tienen a Dion Dawkins, que después de una temporada esperanzadora como rookie podría ser un left tackle sólido. En la agencia libre ficharon a Russell Bodine (C) y Marshall Newhouse (G), en 5ª ronda del draft eligieron a Wyatt Teller (G) y tenían como suplentes a John Miller y Ryan Groy. Con todos esos ingredientes tienen que montar una OL que, salvo milagro, parece una película de terror.

    El grupo de receptores también está en cuadro, y reforzarlo en sexta y séptima ronda no parece lo más adecuado. Kelvin Benjamin está en el límite para ser considerado un receptor número 1 de garantías y no para de lesionarse, Zay Jones decepcionó en su año de rookie y no está claro si volverá después de intentar tirarse desnudo desde 30 pisos de altura durante la offseason, Rod Streater y Andre Holmes prometían mucho hace tres o cuatro años cuando empezaban en Oakland, pero desde entonces no se les ha visto… Solo se salvan Jeremy Kerley como receptor de slot y Charles Clay como Tight end, que tampoco es que sean nada del otro mundo.

    En este ataque solo tiene auténtico empaque LeSean McCoy, que a sus 30 años sigue incombustible, aunque el año pasado firmó 4.0 yardas por intento, la peor cifra de su carrera. Para compensar, recuperó su faceta de receptor desde el backfield. El problema es que salvo milagro con McCarron o irrupción milagrosa de Allen, volverá a estar más solo que la una como arma ofensiva de los Bills.

    DEFENSA: más ruido que nueces

    Lo más dudoso en la defensa de los Bills el año pasado era el grupo de Linebackers. En este draft, además de encontrar el teórico líder del ataque para la próxima década, pueden haber encontrado su líder defensivo para los próximos años. A sus 20 años, Tremaine Edmunds es un gigante versátil y tremendamente agresivo que puede dominar todo el campo desde el middle linebacker... aunque también llegue a la NFL demasiado verde y necesite mejorar sus lecturas. A su lado estarán Matt Milano, que tuvo un prometedor año de rookie, y Lorenzo Alexander, que a sus 34 años se está quedando sin gasolina, con sus tres sacks quedó muy lejos de los 12,5 del año anterior, y necesitará ser relevado en la próxima offseason.

    En realidad, la defensa de Buffalo no destacó el año pasado por el número de sacks. Al contrario, fue la tercera peor de la NFL con solo 27. Sin embargo, eso se debió en parte al bajón de rendimiento de Edmunds y a que no pudieron contar con Trent Murphy, un end que en 2016 había conseguido nueve sacks en Washington, ni al ciento por ciento con Shaq Lawson, su elección de primera ronda de 2016, que consiguió cuatro sacks, pero no alcanzó las expectativas por culpa de una lesión de hombro que le impidió hacer su primera pretemporada como profesional y le hizo perderse los siete primeros partidos. Este año, por fin, ambos podrán debutar por fin y luchar con Jerry Hughes por la titularidad en una posición de defensive end que parece muy bien cubierta. La posición de tackle también tiene tres nombres para dos posiciones. Han fichado a Star Lotulelei, que no está mal, han renovado a Kyle Wiliams, que a sus 35 años es una sombra del que fue y en tercera ronda eligieron a Harrison Phillips, que ya puede darse prisa para ponerse a tono porque Adolphus Washington tampoco acaba de arrancar.

    Lo mejor de largo de esta defensa fue la secundaria, que puede sufrir un golpe letal tras la marcha a Cleveland de E.J. Gaines. En Buffalo deben calcular que se perdió un tercio de la pasada temporada y no se notó demasiado gracias a la tremenda irrupción del novato de primera ronda Tre’Davious. Sin embargo, falta profundidad en la posición. El fichaje de Vontae Davis no garantiza nada a sus 30 años y después de perderse la mayoría de la temporada 2017 por una lesión en la ingle. También ficharon a Phillip Gaines, que ni siquiera era titular en Kansas City. Taron Johnson y Siran Neal, elegidos en 4ª y 5ª ronda del draft, parecen más que una solución para ya, disparos de postas a ver si algún perdigón da en la diana. Por suerte, Micah Hyde, que resucitó en Buffalo el año pasado, y Jordan Poyer forman una pareja magnífica de safeties.

    CONCLUSIÓN

    Que me perdonen sus seguidores, pero los Bills me parecen uno de los peores equipos de la NFL 2018. Me sigue pareciendo increíble que se clasificaran para playoffs el año pasado y, con ese ataque, y una defensa con tantos frentes abiertos, creo que será complicadísimo que sean medianamente competitivos salvo que suceda un milagro. Su calendario es temible con cinco visitas en los primeros siete partidos y sería un éxito que terminaran el año con más de cuatro o cinco victorias. En realidad, su auténtico objetivo es que Josh Allen se asiente como quarterback de futuro. Si consiguen eso, que me parece un milagro, la temporada habrá sido un exitazo. Yo sospecho que en dos o tres años volverán a buscar un quarterback en el draft… con un staff técnico diferente. En el fondo, lo habitual en Buffalo.

    Browns: Dez Bryant no contesta las llamadas

    Browns: Dez Bryant no contesta las llamadas


    Cuando los Dallas decidieron cortar a Dez Bryant en abril, muchos pensaron que el receptor podría ser un nombre muy cotizado en la agencia libre. A menos de un mes de que inicie la temporada 2018 Dez Bryant sigue sin equipo. Gran parte de esto se debe...

    Cuando los Dallas decidieron cortar a Dez Bryant en abril, muchos pensaron que el receptor podría ser un nombre muy cotizado en la agencia libre. A menos de un mes de que inicie la temporada 2018 Dez Bryant sigue sin equipo.

    Gran parte de esto se debe al mismo Bryant. Por una parte, quiere ser contratado bajo sus condiciones: un contrato de un año que incremente su valor e intentar de nuevo el mercado de verano.

    Por otro lado, parece ser que el producto de Oklahoma State no quiere estar con algunos equipos. O eso es lo que dice John Dorsey, gerente general de los Cleveland Browns.

    "Él no regresa ninguna llamada. Quizás está pensando en otras cosas", fue lo que le dijo Dorsey a Mary Kay Cabot, reportera de un medio local.

    Aunque los Browns podrían tener un as bajo la manga. El recién adquirido Jarvis Landry, que llegó desde los Dolphins, ha intentado captar la atención de Bryant en Twitter.

    Esta temporada Cleveland está intentando darle una cara nueva al cuerpo de receptores. Además de Landry, se desprendieron de Corey Coleman en un canje con los Bills y draftearon a Antonio Callaway.

    Lo que es seguro es que pronto sabremos el destino de Dez Bryant para jugar la siguiente campaña, la incógnita es, ¿qué jersey usará?

    Los Patriots reestructuran contrato de Brady

    Los Patriots reestructuran contrato de Brady


    ¿Cuánto estaría dispuesto a pagarle a un quarterback de más de 40 años? Tal parece ser que los New England Patriots no tienen reparo en pagarle 20 millones de dólares a Tom Brady. Tom Pelissero, insider de NFL Network, reveló que los de...

    ¿Cuánto estaría dispuesto a pagarle a un quarterback de más de 40 años? Tal parece ser que los New England Patriots no tienen reparo en pagarle 20 millones de dólares a Tom Brady.

    Tom Pelissero, insider de NFL Network, reveló que los de Massachusetts están trabajando con el ex Wolverine de Michigan para otorgarle cinco millones más a lo estipulado en su contrato actual.

    La modificación contractual no impactará directamente en el tope salarios de New England, pues el dinero extra será otorgado al pasador como un bono de rendimiento deportivo.

    Este es un caso similiar al del ala cerrado súper estrella de los Pats, Rob Gronkowski, quien en 2017 mejoró sus ganacias de 5.25 a 10.75 millones de dólares con este incentivo como respaldo.

    El mariscal de campo californiano tiene dos años más en su contrato y en caso de completarlo, tendría 43 años para su siguiente trato.

    Hay que destacar que a pesar de lo rentable que ha resultado Brady para el conjunto de Bill Belichick, el QB no está dentro de los cinco pasadores mejor pagados de la NFL.

    Matt Ryan comanda la lista con 30 millones de dólares por temporada. Lo siguen Kirk Cousins (28 millones), Jimmy Garoppolo (27.5 millones), Matthew Stafford (25 millones) y Derek Carr (25 millones).

    Dalvin Cook se prepara para regresar a los emparrillados

    Dalvin Cook se prepara para regresar a los emparrillados


    Al inicio de la temporada 2017 muy pocos podrían afirmar que el novato Dalvin Cook tendría un arranque tan espectular con Minnesota Vikings. El pick 41 del Draft promedió 88.5 yardas desde la línea de scrimmage y de haber terminado la campaña sano...

    Al inicio de la temporada 2017 muy pocos podrían afirmar que el novato Dalvin Cook tendría un arranque tan espectular con Minnesota Vikings. El pick 41 del Draft promedió 88.5 yardas desde la línea de scrimmage y de haber terminado la campaña sano hubiera estado con un acumulado de más mil 400 yardas.

    Pero desafortunadamente no pudo ser así porque en el cuarto juego de la campaña, el ex Florida State sufrió una rotura de ligamento cruzado anterior que lo marginó por lo que restó del año.

    Después de la operación y la rehabilitación propia de una lesión de esa magnitud, Cook está de vuelta para ser la opción número uno de Mike Zimmer en el backfield. El jugador de segundo año ha trabajado arduamente para recuperar la forma anterior a su lesión.

    "Estoy cien por ciento confiado en lo que estoy haciendo" aseguró Cook para NFL Network. "Puse suficiente trabajo y tiempo en mi recuperación durante el tiempo que estuve fuera que estoy cien por ciento seguro de que estoy listo para jugar".

    Con el retorno de Cooks y la adición de Kirk Cousins a los controles de los Vikes, es probable que Minnesota vuelva a ser un equipo contendiente en la NFC.

    Baker vs. Barkley, duelo para arrancar la pretemporada

    Baker vs. Barkley, duelo para arrancar la pretemporada


    Las dos primeras selecciones del Draft 2018 tienen su debut en la NFL la noche de este jueves, cuando los Cleveland Browns visiten a los New York Giants en el arranque oficial de la pretemporada. Y es “sólo” eso, un juego de exhibición, pero para...

    Las dos primeras selecciones del Draft 2018 tienen su debut en la NFL la noche de este jueves, cuando los Cleveland Browns visiten a los New York Giants en el arranque oficial de la pretemporada.

    Y es “sólo” eso, un juego de exhibición, pero para ambos novatos es una excelente oportunidad para comenzar a familiarizarse con la velocidad de la NFL y, sobre todo, para dejar ir nervios y ansiedad.

    “Estoy emocionado. Se nota que los muchachos están muy emocionados de salir el jueves y competir contra alguien más además de nosotros”, dijo Baker Mayfield, quarterback de los Browns y primera selección global del Draft.

    “Es otra oportunidad de competir. Creo que va a ser una buena prueba para nosotros, ver cómo traducimos lo que hemos estado trabajando, cómo lo usamos contra alguien más y si podemos ejecutarlo”, agregó el producto de Oklahoma. “Cada vez que tengo la oportunidad de jugar, me emociono. El tiempo que juegue, tengo que aprovechar la oportunidad. Eso es seguro”.

    El veterano Tyrod Taylor, que llegó a Cleveland vía canje con los Buffalo Bills, es el favorito para quedarse con la titularidad. En siete años en la NFL y tres como titular, Taylor tiene marca de 22-20 y llevó a los Bills a los Playoffs de la campaña pasada.

    Buffalo reclutó al también quarterback Josh Allen con la séptima selección global del Draft.

    El coach Hue Jackson dijo que Taylor iniciará el juego contra los Giants y luego usará a Mayfield en un par de series ofensivas.

    “Voy a salir y competir, hacer el mejor trabajo al ejecutar nuestro plan de juego y competir. Quiero liderar nuestra ofensiva y liderar a nuestro equipo”, dijo Mayfield.

    Los Giants usaron la segunda selección global del Draft en el explosivo corredor Saquon Barkley, de Penn State.

    Para muchos scouts, Barkley era el mejor jugador de la Clase 2018 y este jueves es una buena oportunidad de comenzar a mostrar lo mucho que puede ayudar a Eli Manning y el resto de la ofensiva neoyorquina.

    “Creo que probablemente [el jueves] por la mañana es cuando los nervios y la emoción comenzarán a aparecer”, reconoció Barkley. “Y entonces podré finalmente vivir mi sueño, finalmente podré ponerme el uniforme y salir a jugar para los Giants y jugar en la NFL. Ese va a ser un momento que nunca olvidarás. Espero poder salir y maximizar cada oportunidad que tenga”.

    Saquon corrió para 3,843 yardas y 43 touchdowns en tres años con los Nittany Lions.

    “Definitivamente estoy ansioso. Es un juego real, es un juego de la NFL. Es en vivo, con pleno contacto, y estoy tratando de salir y tomar todas las repeticiones que pueda para tratar de maximizar mi esfuerzo”, agregó Barkley. “También es la primera vez que te verán en el video. Los equipos van a verlo y lo van a estudiar. Entonces, quieres salir y maximizarlo”.

    El coach de los Giants, Pat Shurmur, no ha indicado cuánto tiempo pretende usar a Barkley contra los Browns.

    ¿El consejo de Tyrod Taylor para los novatos? “Sal y confía en tus instintos. Estás aquí por una razón. Sal y juega”.